Un ente nacional ejecuta obras por $1.275 millones, pero no podrá licitar nuevos proyectos

La secretaria de Infraestructura Urbana, Marina Klemensiewicz, manifestó que existe el compromiso de finalizar los trabajos iniciados.

12 Sep 2018
1

BELLA VISTA. Klemensiewicz visita el adoquinado junto a una vecina a moto. @Klemensiewicz

La secretaria de Infraestructura Urbana de la Nación, Marina Klemensiewicz, llegó a Tucumán con dos noticias en su equipaje.

La primera: que el área a su cargo está llevando a cabo obras públicas en esta provincia por $ 1.275 millones, en el marco de mejoras que benefician a unas 18.000 familias de una veintena de localidades del interior. La segunda: que debido al contexto financiero que atraviesa el país, la repartición que conduce se abocará por ahora a concluir lo que está en marcha, y no podrá licitar nuevos proyectos.

“Una siempre quisiera tener más presupuesto para iniciar obras, y eso es lo que realmente no vamos a poder hacer. Es importante que la población entienda el enorme esfuerzo que estamos haciendo para terminar lo que está en ejecución, y no podemos asumir el compromiso de arrancar nuevas obras”, afirmó Klemensiewicz a LA GACETA.

La funcionaria, que pertenece a la órbita del ministro de Interior y Obras Públicas de la Nación, Rogelio Frigerio, supervisó en su visita de ayer el avance de las inversiones en Yerba Buena ($ 57,8 millones) y en Bella Vista ($ 158 millones). “Es importante ver cómo viene el ritmo de las obras. Y también estar cerca de las familias y escucharlas. Todos sabemos que es un momento complicado el que atraviesa el país, y como funcionaria siempre me parece importante acompañar, como lo hago desde el día uno”, indicó. Consignó que los trabajos en ejecución son relativos a mejoras en hábitat: agua y cloacas, cordón cuneta, iluminación, asfalto y tendido eléctrico, entre otros aspectos. “Son obras que recuperan sectores de municipios y comunas que han crecido o que no han tenido inversión en su momento”, detalló.

- Manzur asegura que está afligido por posibles recortes y su impacto en obras públicas. ¿Esto puede llegar a suceder?

- Todas estas obras siguen en pie. Tenemos toda la intención de terminarlas y el objetivo es estar en las distintas etapas de ejecución. Puedo entender perfectamente la preocupación del gobernador, pero el compromiso del Ministerio de Interior y Obras Públicas es que toda obra en ejecución (sea finalizada). Estamos haciendo esfuerzos enormes, pero está todo el compromiso de poder terminarlas.

- Cuando el dólar sube, suele tener impacto en los insumos de la construcción. ¿Cuál es la situación en los trabajos a su cargo?

- La inflación ha impactado en todas las obras que tenemos activas en el Ministerio, en lo que es los precios. Esto es algo que venimos absorbiendo desde el primer año, desde 2016. (Cuando sucede) afecta enseguida los precios de la construcción. Pero todas las obras de la Secretaría están con un nivel de ejecución de más del 70%. Eso significa que venimos haciendo los desembolsos. Los fondos que tenemos son para terminar de pagar lo que estaba convenido. Si hubiese alguna suba en los costos finales, como firmamos los convenios, lo tiene que aportar la unidad ejecutora (correspondiente). En el caso de Yerba Buena, la Intendencia está haciendo un aporte porque le están subiendo algunos precios. Pero no serán aumentos en obras que no arrancaron. Tenemos todas entre un 70% y más de un 90% de ejecución.

- En Tucumán existe una grave situación en cuanto al servicio de agua y cloacas. ¿Qué puede hacer la Nación al respecto, más allá de que la SAT está cargo del servicio?

- El Gobierno nacional puede aportar fondos a través de esta Secretaría de Infraestructura Urbana o del Enhosa para financiar obras de ampliación de plantas potabilizadoras o de tendido de redes. Pero cuando se trata de lo operativo y es el sistema lo que quedó arcaico, la prestación en sí es de cada empresa y eso queda a cargo de la jurisdicción provincial. Para ampliaciones de redes y de plantas siempre hay una posibilidad para presentar proyectos. Pero aunque eso ocurriese, hoy tenemos que terminar las obras en ejecución, no podríamos arrancar una obra nueva. De todas maneras, esta situación (sobre el servicio público de agua) no es algo que ocurre sólo en Tucumán. En el país hay un déficit de infraestructura muy importante, sobre todo el Norte Grande. Han sido décadas de Gobiernos nacionales en los que realmente no se invirtió en esa infraestructura, Y a eso se suma la corrupción kirchnerista de la última década: todo ese dinero no se volcó a cubrir esas necesidades, y hoy esas necesidades son más profundas. Porque si ese dinero, en vez de estar en bolsos o anotado en cuadernos, estuviese en redes de agua y cloacas, el déficit sería mucho menor. Pero esta es la Argentina que tenemos y sobre esta Argentina tenemos que mirar para adelante y construir, con una mirada de mediano y largo plazo.

En Esta Nota

Rogelio Frigerio
Comentarios