Nuevos salones y equipamiento para las clases de luthería en la UNT

Tras innumerables mudanzas, pasando por sitios precarios, los docentes y alumnos encontraron un lugar definitivo en barrio Sur

17 Abr 2018
2

NUEVOS ESPACIOS. El profesor Antonio Leiva (izquierda) junto a otros docentes en el salón remodelado de la escuela de Luthería de la UNT. LA GACETA / FOTO DE INÉS QUINTEROS ORIO.

Cuando tenía 13 años ingresó a la Escuela de Luthería. Desde aquel momento Antonio Leiva quedó vinculado para siempre con la Facultad de Artes de la UNT. Fue asistente de taller, luego docente y ahora, director de la carrera. Con 64 años, “El Profe”, como lo llaman alumnos, multitud de amigos y conocidos, exhibe la emoción en el rostro al confirmar que la escuela tiene, al fin, su propia casa. Fueron muchos años de mudanzas, de no contar con un sitio específico para dictar las clases. Pero ayer comenzó una nueva etapa para la carrera de Luthería, que tiene su sede definitiva en Buenos Aires 768.

Su padre fue “El Gordo” Leiva, músico y guitarrista estable de radio Splendid. Acompañaba a todos los cantantes que venían de Buenos Aires y a los que surgían en Tucumán, como Mercedes Sosa, antes de ser famosa y cuando se la conocía como Gladys Osores, a fines de los años 40. “En casa hacíamos luthería, muy empíricamente, con mi hermano mayor, Raúl. Ayudábamos a mi papá. Hasta que un día, a través de la radio escuchamos que se abrían las inscripciones en una escuela de luthería en Tucumán y así nos presentamos”, recordó.

En aquel tiempo eran apenas 20 alumnos. Ahora hay alrededor de 200 estudiantes que llegan desde distintas provincias. Tiene tanta buena fama la enseñanza que pasaron por allí alumnos de Venezuela, Colombia, Bolivia, Chile, Perú y hasta de Israel.

“Pudimos jerarquizar nuestra carrera; era algo que veníamos trabajando desde hace 12 años -remarcó Leiva-. Nosotros somos profesionales de la Luthería, esta es una carrera que tiene mucho de unidad entre los compañeros, los alumnos y los docentes. No puede desarrollarse este oficio si no existe esa unidad; habernos mantenido lejos de la sede de la Facultad nos hizo fuertes, porque deambulábamos de un lado a otro y ese desarraigo me ha producido mucho dolor. Pero este es el primer cambio con el que me siento feliz, porque pienso que es el definitivo”.

Al momento de referirse a la producción de sus alumnos, Leiva subraya el cariño por las guitarras. “Se construyen en nuestra escuela debido a que es un instrumento que nos pertenece y está muy arraigado en nuestra cultura -dijo Leiva-. En la casa más humilde hay una guitarra, aunque sea con cuerdas yapadas el hombre toca su música y recrea su espíritu”.

Sueño cumplido

Para la inauguración se realizó una ceremonia formal en la que participaron docentes, alumnos y personal no docente, entre otros. El acto fue encabezado por el vicerrector de la UNT, José García, y por la decana de la Facultad de Artes, Raquel Pastor. “Esta es la celebración de un sueño que se hizo realidad para varias carreras, pero principalmente para la de Luthería -resaltó la decana-. Inaugurar supone siempre alcanzar una meta, que en este caso tiene un resultado visible, mucho más visible que tantos otros que se pueden emprender desde una política institucional”.

El antiguo inmueble fue puesto en valor por la Dirección de Construcciones, junto con la Secretaría de Planeamiento de la UNT. Por esa razón, Pastor agradeció al personal que trabajó en las refacciones y el acondicionamiento del local.

Este año, el ciclo lectivo de Artes tendrá cuatro anexos para el dictado de clases y talleres: el edificio principal, la Sala Paul Groussac, la sede de Aguilares y la de calle Buenos Aires al 700. Además, carreras como Teatro y Fotografía podrán contar con aulas y nuevos espacios para el funcionamiento de clases y de laboratorios.

García resaltó el logro de la inauguración del espacio. “En la Facultad de Artes podemos decir que este es el año de la Luthería -destacó-, porque tiene sede propia y va a ser carrera de grado. El objetivo son los estudiantes, con el deseo de que sean cada vez más reconocidos. El desafío es que nos sigan deleitando con los instrumentos, la música y el arte”, insistió.


UN CONSEJO ASESOR PARA EL DESARROLLO
Quedó oficialmente conformado el Consejo Asesor para el desarrollo de la luthería en la provincia, como lo marca la Ley 7.855. Lo integran Mauricio Guzmán (en representación del Ente Cultural), Silvia Rojkés (Legislatura), Silvia Chiarello (Ente de Turismo), Marcos Soria (IDEP) y Antonio Leiva (UNT), en cuya representación acudió a la primera reunión Tomás Spieth. Se acordó convocar a los luthiers de la provincia para establecer una base de datos y formalizar una serie de iniciativas que beneficiarán al sector.
> Un Consejo Asesor para el desarrollo
Quedó oficialmente conformado el Consejo Asesor para el desarrollo de la luthería en la provincia, como lo marca la Ley 7.855. Lo integran Mauricio Guzmán (en representación del Ente Cultural), Silvia Rojkés (Legislatura), Silvia Chiarello (Ente de Turismo), Marcos Soria (IDEP) y Antonio Leiva (UNT), en cuya representación acudió a la primera reunión Tomás Spieth. Se acordó convocar a los luthiers de la provincia para establecer una base de datos y formalizar una serie de iniciativas que beneficiarán al sector.

Comentarios