Una mirada tucumana: "Stephen Hawking fue un gran divulgador científico"

1

DOS SÍMBOLOS. Stephen Hawking y el sudafricano Nelson Mandela, durante un encuentro que mantuvieron en 2008 en Johannesburgo. REUTERS

La astrónoma Olga Pintado reconoció la tarea del físico inglés para llegar al gran público.

14 Mar 2018

Lo conoció de manera ocasional hace más de 20 años, en la Universidad de Cambridge. La astrónoma tucumana Olga Pintado reconoce que no se animó a molestarlo aunque, a propósito, acudió a la sala de café para coincidir con Stephen Hawking, el físico inglés que revolucionó las ciencias durante la segunda mitad del siglo XX.

"Muchos de sus trabajos tuvieron que ver con la cosmología. Creo que él dio las bases y explicó muchas cosas sobre el origen del universo, como ocurrió con la teoría del Big Bang, que no se conocían", comentó Pintado, que además reconoce entre las grandes obras de Hawking su capacidad para llegar al gran público.

"Fue un gran divulgador científico porque contaba muchas cosas y su opinión tenía injerencia. Además escribió libros accesibles para todo público. El libro 'Breve historia del tiempo', sobre un tema no tan común, vendió millones de ejemplares. Fue uno de los libros de divulgación de la ciencia más vendidos en la historia", explicó la tucumana doctora en Física.

Poco después de la medianoche se conoció la noticia de que, a los 76 años, Hawking había dejado de existir, después de lidiar durante décadas con una patología llamada ELA, que fue deteriorando los músculos de su cuerpo al punto de dejarlo en una silla de ruedas, sin siquiera la posibilidad de sostener erguida su cabeza.

Sin dejar de reconocer la trayectoria de Hawking dedicada al estudio de las ciencias, Pintado también destacó los aportes del inglés al desarrollo de herramientas para luchar contra el deterioro que le provocó el ELA. "Hizo que se desarrollen muchas cosas para que el pueda tener mejores condiciones de vida, como ocurrió con la silla, los mandos de voz y los programas de computación", recordó la tucumana que, cuando lo tuvo cerca, ni siquiera se animó a saludarlo. "Sabía que lo iba a ver, pero no soy de acercarme a la gente que no conozco".

En Esta Nota

Stephen Hawking
Comentarios