Jaldo intercedió, pero el conflicto político en Yerba Buena no cede

Polémica por la renovación de autoridades.

07 Dic 2017
1

EN EL EJECUTIVO. Jaldo recibe a cinco ediles, entre peronistas y camperistas. twitter @OsvaldoJaldo

Ayer se los oía tranquilos. En sus voces había otro tono. Las cosas habían cambiado, en comparación con los días anteriores. Los cinco concejales de Yerba Buena que acusan al actual presidente de ese cuerpo, el radical Benjamín Zelaya, de haber usurpado el cargo debido a que se niega a llamar a elecciones de autoridades pese a que su mandato ha culminado el 28 de noviembre, se reunieron con el vicegobernador, Osvaldo Jaldo.

A primera hora de la mañana, la segunda autoridad de la provincia les dio su palabra: va a mediar para que los cuatro ediles restantes “entiendan” que en los parlamentos deciden las mayorías, les dijo -según los relatos del quinteto-. Y esa mediación consistirá, en principio, en una conversación con Ariel García, del radicalismo disidente y vicepresidente segundo de la Legislatura. Así lo contaron los peronistas Héctor Aguirre y Walter Aráoz, y los concejales Javier Jantus, Marcelo Rojas y José Macome, afines al intendente de esa ciudad, Mariano Campero.

Ocurre que tres integrantes de ese cuarteto, al menos, responden a la conducción del legislador. Según Aráoz, la Provincia se ha puesto a disposición, debido a la crisis institucional que desató Zelaya. “El vicegobernador ha decidido intervenir para garantizar el funcionamiento del Concejo. Dijo que hará todo lo que esté a su alcance porque le están causando un daño a la democracia”.

Jaldo negó haber sido candidato testimonial: “no defraudé a los tucumanos”

Aráoz apuntó contra Zelaya, contra los también radicales Lucas Cerúsico y Maximiliano García (hermano del legislador) y contra el macrista Pedro Albornoz Piossek.

El peronista Aguirre aseguró que en los años que lleva en política yerbabuenense no ha visto una situación parecida. “Es natural que se cite a votaciones. Esto es inaudito; no ha pasado nunca antes”, declaró. Luego calificó de “lamentable” la intromisión de García, y opinó que al provenir de un partido identificado con la democracia, debería respetarla.

Jantus relató que Jaldo quería saber si era cierto que él y los dos representantes del partido Compromiso Yerba Buena van a darle su voto a Aguirre para que asuma el manejo del órgano. “Le respondimos que el único modo que el Concejo vuelva a funcionar, es sacar a Zelaya de la presidencia. Con esto, no nos volcamos hacia el peronismo. Simplemente, necesitamos salir de esta situación”, dijo.

La renovación que impulsa este sector se completa con el macrista Rojas en la vicepresidencia primera y con el justicialista Aráoz como vice segundo. Según Jantus, ahora esperan que la otra facción dé quórum, pues Campero podría convocarlos, en los próximos días, a una sesión extraordinaria para que elijan a sus nuevas autoridades.

Rojas remarcó que ellos entienden que lo que está en juego, en estos momentos, es la normalización del Concejo; no los cargos. Remarcó, además, que considera importante que el vicegobernador se ponga por detrás del conflicto: “la situación se había tornado ingobernable”. Su compañero de banca, Macome, añadió que la única intención de los cinco ediles que han participado de esa charla es enfocarse en los problemas de los vecinos. Para ello -prosigue-, se requiere de un Concejo en funcionamiento. “Más de 200 carpetas se encuentran paralizadas en la comisión de Obras Públicas porque no se emiten dictámenes. Eso le ha llamado la atención a Jaldo”, relató Rojas.

Comentarios