El “dios del rock and” cumple 85 años

Desde la década de los 50, Little Richard es uno de los mayores ídolos artísticos de EEUU

05 Dic 2017
1

CREADOR. En 1955, Little Richard lanzó su mayor éxito, “Tutti frutti”. blog.godreports.com

Impuso el rock and roll en los 50 y sentó las bases para el funk y el soul: Little Richard, que hoy cumple 85 años, tuvo unos orígenes humildes pero se convirtió en una superestrella, el “dios del rock and roll”. Además, es uno de los pocos “padres” de ese estilo que sigue vivo. “Sólo quedamos Jerry Lee Lewis y yo”, reconoció en octubre, tras la muerte de Fats Domino.

Desde hace años vive en Tennessee, apartado de los escenarios, y suele especularse sobre su estado de salud. Pero él afirma que se encuentra bien. “Dios fue bueno conmigo. Voy a la iglesia todos los sábados, no falto nunca. Me siento estupendo”, afirmó recientemente, en una de las pocas entrevistas que concede.

Con un grito casi incomprensible, Little Richard lanzó el rock and roll al mundo. “A wop bop a loo mop alop bom bom”, aulló al empezar a grabar la legendaria “Tutti frutti” en un estudio de Nueva Orleans. La idea de ese arranque le había llegado poco antes, sobre el escenario, inspirado por un ritmo de batería. La composición subió en las listas de ventas y el hasta entonces desconocido músico se convirtió en una estrella de la noche a la mañana. Aquella canción abrió una nueva era en la música, sostiene la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

Richard Wayne Pennniman nació en 1932 en el seno de una familia afroamericana muy humilde del sur de Georgia, en medio de la segregación racial que existía en aquella época. “Vengo de una barriada, y eso nunca se olvida”, afirmó en una ocasión. Era tan delgaducho que empezaron a llamarle Little Richard, nombre que conservó durante su carrera artística. Tercero de 12 hermanos, su padre era contrabandista de whisky y fue asesinado cuando él tenía 19 años. “Me rompí por dentro”, contó alguna vez. Aquella experiencia le dio fuerzas y el convencimiento y la perseverancia para saber que algún día conseguiría lo que quería. En aquel entonces los negros de Georgia sólo vivían en zonas insoportablemente ruidosas junto a las vías del tren, recordaba: “los trenes hacían temblar las casas por la noche. Yo los escuchaba de niño y pensaba: ‘Algún día haré una canción que suene exactamente así’”.

Hizo trabajos ocasionales, empezó a cantar gospel y a actuar y finalmente consiguió su primer contrato discográfico. Por aquella época publicó canciones como “Good Golly, Miss Molly” y “Lucille”, de la que hicieron versiones artistas como Elvis Presley. Protagonista de giras y de salvajes fiestas bisexuales, de pronto todo se acabó. En 1957, durante un viaje a Australia, decidió por sorpresa dejar la música y convertirse en predicador cristiano. Desde entonces vive entre la Iglesia y la música, idolatrado por Tina Turner, Prince, Mick Jagger, Rod Stewart, David Bowie, Elton John, Paul McCartney, Bob Dylan, Freddie Mercury y Bruno Mars.

Comentarios