Tucumán está segundo en suicidio de jóvenes: hay casi el doble que la media nacional

Pobreza, adicciones y suicidios van de la mano, según afirmó el director de Salud Mental de la Nación.

13 Oct 2017
1

PROPUESTAS. Andrés Blake, titular de Salud Mental, dice que hay que cambiar el modelo de atención. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA.

En la Argentina ya hay más suicidios que homicidios. Más de 3.000 personas se quitan la vida por año, según el último estudio realizado en el país. Y es, junto al consumo de sustancias, la problemática que más le preocupa a Andrés Blake, director nacional de Salud Mental y Adicciones del Ministerio de Salud de la Nación.

De visita en nuestra provincia, en el marco del Día Mundial de la Salud Mental que se conmemora cada 10 de octubre, el funcionario mostró el último informe sobre la situación de los suicidios en el país. Según el estudio, las tasas de muerte por esta causa en Tucumán superan la media nacional. Nuestra provincia ocupa el segundo lugar con más casos de fallecimientos intencionales de personas entre los 15 y los 24 años.

La Costanera llora a "Huguito", otro adolescente víctima de las drogas

El trabajo muestra además que las tasas de suicidios van en aumento como también las de intentos de quitarse la vida. Para dar un ejemplo, mientras que en la Argentina el promedio de suicidios entre jóvenes de 15 a 24 años es de 12,2 casos cada 100.000 habitantes, en nuestra provincia es de 28 casos, más del doble. El 80% de las muertes las protagonizan varones.

"No quiero enterrar más hijos por el paco", lloró la madre de "Huguito"

Cambiar el modelo de atención y bajar los niveles de pobreza y de consumo de sustancias son los grandes desafíos que, según Blake, hay que encarar para bajar los cada vez más altos índices de suicidios entre los jóvenes.

- ¿Hoy las personas sufren más problemas de salud mental que en otros tiempos?

- Sí, totalmente. Se calcula que en 2025 va a ser la primera causa de problemas de salud. Esto se debe a las condiciones de vida, el estrés es muy significativo en la sociedad. No estamos adaptados para el ritmo de vida que llevamos. En las ciudades grandes, la gente se siente sola y eso la estresa. Entonces, aumentan la ansiedad y la depresión.

- ¿Estaremos preparados para enfrentar esa realidad?

- Hay que cambiar el modelo de atención. Hoy tenemos un sistema que es muy individual. La gente pide ayuda cuando ya está muy mal. Hay que virar a un modelo basado en la atención primaria, la detección precoz y la prevención; no esperar que la gente se sienta mal.

- ¿El suicidio es hoy lo más alarmante?

- Lamentablemente en Argentina estamos mal; estamos peor que en los países limítrofes. Los casos aumentan y esto está directamente relacionado con el consumo de sustancias. Lo que más preocupa es la edad de quienes se quitan la vida, que son mayormente adolescentes, y la cantidad de hechos.

- ¿Cómo se pueden prevenir estos suicidios?

- Hay que fortalecer el primer nivel de salud, evitar que los chicos se sientan desamparados o solos. Buscar que se sientan con oportunidades, que vean un futuro posible, con algo para hacer.

- ¿Está al tanto de la situación de suicidios en Tucumán y su relación estrecha con el consumo de paco? ¿Sabe además que la construcción de un centro para tratar adictos en la provincia quedó abandonada y que no le renovaron el contrato a operadores comunitarios que trabajaban con adictos en zonas vulnerables?

- Sobre el recurso humano no tengo idea, eso depende de la Sedronar, no es mi área. El tema de las adicciones es un problema tan grave en el país... la capacidad instalada es baja y además es poco el recurso humano entrenado específicamente. El abordaje, si es sólo comunitario, es insuficiente. Y finalmente tenemos otro inconveniente: la Ley de Salud Mental nos genera muchas dificultades a la hora de la internación de adictos porque si el chico no quiere internarse no puede ser obligado. Y difícilmente un adicto quiera hacerlo. Los chicos que consumen, incluso cuando no están intoxicados, también están condicionados por la abstención; no pueden decidir si quieren tratarse o no. Eso hay que modificar; hay un proyecto en Diputados para cambiar el artículo 4 de la ley. Esto sería bueno. Además, hay un solo artículo que habla de adicciones. ¡Es insuficiente!

- ¿Faltan lugares de atención?

- No es que falten muchos más lugares, sino que el sistema de atención está muy fragmentado y por eso no alcanza. Igual sí son necesarios más espacios de internación, hospitales de día, sitios para desintoxicación, psicopedagogos en escuelas y colegios especializados en el tema, y más lugares deportivos que contengan a los chicos.

- ¿Cómo cree que llegamos a esta situación alarmante de consumo de sustancias?

- Porque se banalizó el tema del consumo. La sociedad acepta que las previas se hagan en la casa de los padres. Y también tuvo mucho que ver el aumento de la pobreza.

- ¿A qué otras cosas preocupantes se relaciona el aumento del consumo de sustancias además de los suicidios?

- Se están incrementando los embarazos adolescentes y también aumentan los casos de epilepsia en los más chicos, porque sus cerebros están en pleno desarrollo.

- ¿Qué opina de la ley que autoriza el uso de cannabis medicinal? ¿Cree que sería bueno avanzar hacia una legalización de la marihuana para consumo personal?

- El narcotráfico no utiliza la marihuana como su principal fuente de comercialización -lo que más comercializa es cocaína y pasta base-, así que liberar la marihuana pienso que no tendría efecto en lo que se refiere a combatir el narcotráfico. Los efectos medicinales de la marihuana están en investigación. Lo que sí conocemos son los efectos tóxicos. Creo que en la Argentina seguir aumentando las posibilidades de sustancias a consumir legalmente en el contexto actual sería grave para la salud pública. Tenemos cada vez más casos de adicciones, y el principal problema es el alcohol.

- ¿Hay fallas en la atención de adictos?

- El sistema de salud tiene un modelo de tratamiento que no es eficiente porque está psicoanalizado y requiere la voluntad del adicto para tratarse, cuando la realidad es que no tiene la voluntad. Es necesario cambiar el modelo.

- ¿Cuál diría que es el gran desafío frente a las adicciones?

- Bajar los niveles de pobreza y marginalidad y que el sistema de salud tenga muchas variantes de atención. Que el sistema se adapte a la gente y no la gente al sistema.

Comentarios