Algunos viernes son días de furia adolescente

20 May 2017
1

“Esto pasa todos los viernes, pero esta vez tuvo consecuencias más graves. Cuando salimos a ver, nos dimos cuenta de que ese chico estaba muy mal. La calle de pronto se volvió un caos de corridas y gritos. No se deberían permitir este tipo de juntadas. Siempre pasa lo mismo. Los colegios mismos lo deberían prohibir, o los padres”, relató Luisa Marino, empleada de un comercio cercano. Tanto ella como algunos vecinos y pasajeros de los colectivos que pasan por la calle Santiago del Estero advirtieron que la costumbre de los adolescentes de juntarse en un local de comidas rápidas de la zona podía terminar mal. “Fuman cigarrillos y toman vino, incluso las chicas. Son tantos que no dejan pasar a la gente, y si uno les pide permiso te miran mal o te ignoran. Gritan, cruzan la calle por donde quieren y no tienen respeto por nadie. No les importa nada; si hace un tiempo ya les habían advertidos sobre los horarios para realizar las caravanas y terminaron haciendo lo que quisieron”, acusó Delia Martínez, vecina de Barrio Norte.

Según las personas consultadas, de lunes a jueves sólo se ven por allí a los jóvenes de los colegios cercanos. Sin embargo, los viernes llegan de todos los establecimientos. Y si coincide con la marcha de la semana de algunos de los colegios, la presencia se triplica.

En cuanto a los testigos de la escena, reconocieron que se vivió un momento de extrema violencia. “No sé qué hubiera pasado si es que la gente no se metía”, concluyó Rosa de Heredia, ama de casa que vio todo mientras esperaba el colectivo. “Se pegaban como animales. Parecían salvajes, no estudiantes. No sé qué le espera al país si esos chicos son el futuro”, opinó indignado Juan Carlos Mendoza, empleado de comercio.

Incluso la Policía admitió que los viernes le prestan una atención especial al lugar. “Se envían más efectivos para que estén atentos”, informó el comisario Martín Galván, jefe de la Regional Capital.

En Esta Nota

Violencia
Comentarios