INICIATIVA

Proponen reestatizar el servicio de energía eléctrica en Tucumán

En los argumentos de un proyecto de ley dicen que “las inversiones han sido mínimas y el servicio es deficitario”.
Compartir
COMPLICACIONES POR EL TEMPORAL. Más de 20.000 usuarios quedaron sin luz durante algunas horas por la tormenta del lunes. LA GACETA EN WHATSAPP

“La evidente crisis energética es un problema de larga data y no se vislumbran soluciones por parte de los responsables (empresa EDET SA), quienes sólo justifican su falta de inversiones tecnológicas en falacias”, reza una parte de los argumentos del proyecto de Ley para reestatizar el servicio de energía eléctrica que presentó Ariel García (UCR).

Propone la conformación de “Energía de Tucumán SA con participación estatal mayoritaria” (ET Sapem) que cubra el servicio que hoy presta EDET. Un 90% propiedad del Estado provincial y un 10% de los trabajadores de manera proporcional.

Señala que la totalidad de los empleados será absorbida por esta Sapem y que para el primer año el Poder Ejecutivo podrá designar como directores a agentes públicos de su dependencia, en cuyo caso, los cargos se desempeñarán “Ad Honorem”.

Los argumentos -dice el cuerpo del proyecto- que acompañan esta ley son idénticos a los que usó la Nación para reestatizar YPF. “Lo que se ha visto hasta ahora es que las inversiones han sido mínimas y el servicio sigue tan deficitario como antes que fuera privatizado”, señala el proyecto. Uno de los disparadores fueron los cortes prolongados que se han venido registrando en la provincia desde que arrancó el verano.

Licitación

Desde el 1 de noviembre está vencido el plazo para la licitación del paquete accionario. En una de las últimas reuniones de la Comisión de Energía de la Legislatura analizaron un pedido del Poder Ejecutivo de extender el plazo hasta mediados de 2017. Según el PE, se dilató debido a los juicios iniciados a raíz de los incrementos tarifarios fijados por la Nación. El argumento que usaron fue que la provincia corría riesgo de perder dinero por una posible demanda de la empresa EDET por incumplimiento de contrato, a partir del hecho de no llamar a licitación respetando los tiempos que corresponden.