CIFRAS QUE ASUSTAN

Las mujeres entre 30 y 39 años son las que más sufrieron violencia familiar durante 2015

El informe de la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema se realizó sobre 11.348 casos atendidos el año pasado.
Compartir

BUENOS AIRES.- Las mujeres de entre 30 y 39 años de edad pertenecen al grupo de las más afectadas por hechos de violencia familiar, nueve de cada 10 de esa franja etaria tiene uno o más hijos y un 5% de ellas se encontraba embarazada cuando, durante 2015, efectuó la denuncia por la agresión.

Así lo reveló la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación sobre 11.348 casos atendidos el año pasado.

La OVD, a cargo de la jueza de la Corte Elena Highton precisó que las mujeres de 30 a 39 años integran el 28% de quienes efectuaron denuncias en la sede de Lavalle 1.260, de esta capital, en tanto que las que tenían entre 20 y 29, llegaron al 23%.

Los restantes grupos etarios arrojaron los siguientes porcentajes: de 40 a 49 años, diecisiete por ciento; de 50 a 59 y de 18 a 21 años siete por ciento; y de 60 a 74 y niñas de 15 a 17 años, uno por ciento.

La OVD consignó que -en relación a los varones-, el grupo etario de 30 a 39 años representó el 4%: 40 a 49, 3%; de 22 a 19 años y de 50 a 59 años, 2% y mayor de 60 a 74 años, 1%.

El informe agregó que "más de la mitad de las afectadas tenía un vínculo de pareja con el agresor" y un 22% convivía con el denunciado, mientras que el 15% eran los cónyuges y un porcentaje igual de ex parejas.

El mayor porcentaje de tipo de violencia más de uno cada cuatro expedientes- fue psicológica; la física representó un quinto de los casos denunciados, y siguieron, de mayor a menor, la cantidad de simbólica, ambiental, económica, social y sexual.

Un tercio de las denuncias implicaban un riesgo medio, el 26% fue alto, en un 6% se consideró altísimo, e inexistente en el 2% de los casos.

Cuatro de cada 10 denunciantes correspondieron a un nivel socioeconómico medio-bajo, 29% a medio, 15 % bajo y 5% a carenciado, en tanto que el "medio alto" llegó al 11% de los casos.

El 70% de las denunciantes contaba con actividad laboral, una de cada 10 laboraba como ama de casa sin remuneración y una de cada tres manifestó recibir un plan social.

De acuerdo a la OVD la frecuencia de los episodios de violencia se dio de manera semanal en mayor porcentaje, en tanto que el maltrato se habría prolongado entre uno y 15 años y solo el tres por ciento dijo que había sido la primera vez.

Según lo expuesto por la mitad de las afectadas, concurrieron a la OVD por estar atravesando una situación límite, experimentado miedo, y consideraron que el principal desencadenante de la violencia estuvo asociado al consumo de alcohol y sustancias psicoactivas y a la celotipia del agresor. (Télam)