Climas sonoros de enigmática belleza

02 Dic 2015 Por Roberto Espinosa
1

PRODUCTOR: Sin datos. GÉNERO: Fusión de folclore, jazz, rock, tango. DURACIÓN: 37’. SELLO: Acqua Records.
MUY BUENO

Ecos tímbricos. Rasguidos punzantes. Golpes percutidos. Cuerdas que modulan un misterio. Disonancias. Armónicos que titilan como luciérnagas. Una escena nocturna se abre en el corazón de la guitarra de Darío Barozzi. “Savia” se titula el cedé de este guitarrista y compositor argentino que reúne una docena de piezas de su cosecha. El intérprete que ejerce la docencia y ha compuesto música para teatro y cine, ha sido acompañante de prestigiosas figuras, como Ramón Ayala, José Ángel Trelles, Ángela Irene y Juan Carlos Baglietto, entre otros. Es integrante de los conjuntos La Usina Trío y de Trinca Fusión. En sus composiciones, confluyen vertientes del folclore, el tango, el rock, el jazz, la música clásica contemporánea (ecos del cubano Leo Brouwer). “Gran parte de estas canciones instrumentales fueron compuestas entre 2004 y 2007. Tuve la necesidad de regrabarlas en tiempo presente porque subsistían. La savia es pulsión, es lo latente. En algún momento y en cualquier estado, emerge”, explica el músico. Barozzi apela a una amplia paleta musical para construir sus paisajes sonoros y crear atmósferas habitadas por la introspección y una enigmática belleza. Por momentos, da la impresión de que en sus obras e interpretaciones se va descubriendo , dialogando consigo mismo. La guitarra suena sutil, expresiva, limpia, plena de savia, vida y poesía, entre sus dedos.

Comentarios