Para hidratarte, no hay como el agua pura

Diversos estudios indican que los argentinos cada vez consumimos más bebidas gaseosas y aguas saborizadas. Y esa tendencia no es la más saludable, porque cuando las ingerimos no nos percatamos de que muchas veces estamos consumiendo “calorías ocultas”, advierten expertos en Nutrición. En los días de calor, convertí la botella con agua en tu mejor compañera.

27 Ene 2014 1 282
1

TRAMPA. Nutricionistas advierten que cuando consumimos bebidas gaseosas y aguas saborizadas el cuerpo puede estar recibiendo calorías ocultas. PRENSAMERCOSUR.COM

Los argentinos nos hidratamos mal e ingerimos más azucar de lo que pensábamos, presos de las bebidas “bajas calorías” o de las aguas con aditivos. Un relevamiento que hizo la consultora TNS Gallup sobre cómo se hidratan las personas en épocas de calor arrojó nuevas conclusiones sobre los hábitos de ingesta de bebidas en nuestro país. La encuesta fue solicitada por la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (Aadynd) y la empresa Danone a TNS Gallup. Y de las conclusiones se desprende que tenemos distorsionada la percepción sobre cuánta azúcar incorporamos con las bebidas. Creemos que ingerimos el equivalente a 4,5 sobrecitos diarios de azúcar, cuando en realidad incorporamos cerca de siete sobrecitos con bebidas frías, lo que representan 1.100 calorías adicionales a la semana.

Otra conclusión importante es que hay que aumentar la ingesta de líquidos en días de intenso calor para evitar la deshidratación. Igual de relevante es la bebida que se tome para hidratarse. “El agua es la bebida más noble y está al alcance de la población. Por lo tanto debería ser la elegida para hidratarse correctamente”, recomiendan los nutricionistas.

“Las calorías que se incorporan a través de la hidratación no tienen valor nutricional, no generan saciedad y -por si esto fuera poco- muchas personas no son conscientes de cuántas calorías están ingiriendo mientras se hidratan. Esto es un verdadero problema en el marco de un país con el 54% de su población con sobrepeso y obesidad. Es necesario mejorar los patrones de ingesta de líquidos e inclinarse por una alternativa saludable como el agua, que no aporta calorías ni aditivos”, advirtió el licenciado Luciano Spena, director de la carrera de Nutrición de la Universidad de Morón.

La Aadynd mostró preocupación porque la población subestima las calorías provenientes de bebidas. “Según el relevamiento reciente, el 55% piensa que toma suficiente agua. Esto se debe a que tenemos una inclinación por el sabor dulce, y en parte a que existe un prejuicio arraigado sobre el sodio del agua. Sin embargo, el aporte de calorías ‘vacías’ es el verdadero problema asociado a la hidratación porque favorece la obesidad”, explicó.

Por su parte, la licenciada Beatriz Ravanelli, miembro de la comisión directiva de la Aadynd y directora de las carrera de Nutrición de la Universidad de Belgrano, sostuvo: “la calidad nutricional de las bebidas es de vital importancia, porque en esta época de mucho calor el cuerpo transpira más y aumenta sensiblemente la necesidad de tomar líquido para mantener un balance hídrico adecuado”.

Romina Sayar, vicepresidente de Aadynd, coincidió con sus otros colegas. “Una de las principales medidas para prevenir el golpe de calor consiste en beber abundante líquido, especialmente agua. Si durante el año la recomendación oscila alrededor de los dos litros diarios, hoy es conveniente beber más que esa cantidad”.

Balance hídrico

El cuerpo pierde más de tres litros de agua por día; elabora 300 ml de agua metabólica por la respiración celular, y recibe 800 ml a través de los alimentos. Todo el resto (2000 ml) debe incorporarse a través de la ingesta de líquidos. En épocas de altas temperaturas, las pérdidas son mayores porque aumenta la sudoración. Por esta razón hay que aumentar la ingesta de agua para mantener el balance hídrico -entre lo que se incorpora y lo que se pierde- a fin de asegurar el correcto funcionamiento del organismo.

Escuchar al cuerpo

Alrededor del 60% del peso del cuerpo humano de un adulto está formado por agua; y pequeñas modificaciones de esta en los compartimentos corporales determinan grandes cambios en los comportamientos fisiológicos.

Cada día pueden presentarse signos de deshidratación, pero no los identificamos como tales. A medida que se aumenta el porcentaje de deshidratación, se incrementa también la gravedad del cuadro:

- Con el 1% de deshidratación aparecen síntomas como dolor de cabeza, sueño, distracción, falta de energía y deterioro de la termorregulación.

- Con el 2% se puede sentir sed, disconfort y disminución del apetito.

- Con el 3% se tiene sensación de “boca seca”.

- Teniendo una deshidratación del 4 y el 9% se percibe un aumento del esfuerzo para realizar trabajo físico, náuseas, dificultad en la concentración, mareos, debilidad creciente.

- Con más del 10% pueden aparecer alteraciones graves (espasmos musculares, delirio, insomnio)

-Con un 20% en adelante, hay posibilidad de muerte.

“Sin llegar a los límites más graves, remarcó Spena, hay ciertos síntomas que pueden aparecer inclusive antes de la sed o sensación de ‘boca seca’. Esto refuerza la recomendación de que no hay que esperar a tener sed para hidratarse. Mucho menos en épocas de elevadas temperaturas, y menos aún en los niños y los adultos mayores, en quienes el riesgo de deshidratación es más elevado”.

Expertos recomiendan que una medida práctica y fácil de implementar para lograr una hidratación saludable es servir agua a la hora de las comidas, dado que en esos momentos se concentra el 70 por ciento de la ingesta de líquidos, y es en los cuales habitualmente menos agua pura se toma.

El relevamiento fue descriptivo, prospectivo, observacional y transversal. Consistió en la realización de 1010 entrevistas directas y domiciliarias a mayores de 18 años de ambos sexos nivel nacional durante septiembre de 2013. Se aplicó un muestreo probabilístico, estratificado con cuotas de sexo y edad en el hogar, con el propósito de evaluar la calidad de la hidratación en relación con la época estival.

Malos y viejos hábitos

TNS Gallup ya había investigado en 2010 el tema, por pedido del Centro de Estudios Sobre Nutrición Infantil (Cesni). Esa investigación revelaba que la “Jarra de ingesta de líquido promedio Argentina” estaba entonces compuesta “en un 50 % por bebidas con sabor e infusiones azucaradas, un 29 % por bebidas con sabor e infusiones sin azúcar y tan sólo 21 % por agua pura”.

La muestra, que entonces incluyó a 800 personas en distintos centros urbanos del país, reveló que del total de líquidos que ingieren por día los argentinos, sólo el 21 por ciento es agua pura, mientras que el resto corresponde a bebidas con sabor e infusiones con o sin azúcar.

El estudio poblacional, denominado HidratAR y realizado a personas de entre 0 y 65 años, reveló que la “Jarra de ingesta de líquido promedio Argentina” está compuesta “en un 50 por ciento por bebidas con sabor e infusiones azucaradas, un 29 % por bebidas con sabor e infusiones sin azúcar y tan sólo 21 % por agua pura”.

Los datos del estudio HidratAR mostraron que los adolescentes son quienes proporcionalmente tienen menor preferencia por el agua: dos terceras partes de las bebidas elegidas en 2010 por adolescentes fueron azucaradas.

En Esta Nota

Tucumán
1 Comentarios

Comentarios 1

Para poder comentar debes Ingresar / Registrarte

Más recientes

Cachito #1 27 Ene 2014 10:38 Hs

¿A quien le pidieron datos? parecen mandados por la AFIP. ¿Nadie se acordó que además de agua se pierden electrolitos como sodio, potasio, calcio y magnesio? y que esos electrolitos son los responsables de las alteraciones metabólicas?. Señores no les digo que tomen gaseosas, aguas saborizadas ni otro producto comercial, pero si es importante reponer tanto agua como electrolitos. En las farmacias se venden sales de hidratación que pueden ser disueltas en doble volúmen de agua y usarse para tomar durante la actividad física y luego completar la hidratación con la ingesta de alimentos. El agua por si sola, sin alimentos, es muy pobre en electrolitos y son estos los que hacen funcionar el organismo. Aclaro por si los expertos lo dijeron y los periodistas lo obviaron.