El fiscal del caso Ciccone dijo que no puede fijar plazos para lograr avances

Jorge Di Lello negó haber recibido presiones para investigar al ex Procurador Esteban Righi.
Compartir
CASO CALIENTE. Jorge Di Lello dijo que no fue presionado. FOTO TOMADA DE PERFIL.COM

BUENOS AIRES.- El fiscal federal Jorge Di Lello aseguró hoy que "es imposible fijarse plazos" para obtener avances judiciales en la investigación por supuestas irregularidades en la ex Ciccone Calcográfica y remarcó que "de ninguna manera" recibió presiones para investigar al ex Procurador Esteban Righi.

Di Lello citó como ejemplo que en la causa que se investiga el posible enriquecimiento ilícito del vicepresidente Amado Boudou "debe haber no menos de 10 o 12 personas investigadas" y remarcó que hay "pilas de informes que están llegando", lo que no permite estimar un plazo de resolución del asunto.

Al ser consultado sobre la existencia de eventuales "presiones" para investigar a Righi tras la denuncia que formuló en su contra Boudou, el fiscal remarcó que "de ninguna manera" tuvo condicionamientos para avanzar con su labor.

Según reconoció, "el hecho en sí genera presión porque es un hecho institucional, el vicepresidente -el mejor o el peor- es la segunda cabeza del país". Por eso, explicó que "siempre hay presiones, el problema es no dejarse manejar por esas presiones".

Di Lello también se refirió a Alejandra Gils Carbó, la candidata a reemplazar a Righi como Procuradora General, tras la fallida experiencia de Daniel Reposo y señaló en diálogo con radio América que "profesionalmente tiene una trayectoria demasiado conocida, le sobra capacidad para desempeñarse" en ese puesto.

"La mejor forma de evaluarla va a ser su conductora de todos los días", opinó el fiscal sobre la candidata cuyo pliego es evaluado en el Congreso.

El gobierno dispuso el pasado martes intervenir a la principal imprenta del país, que quedará a cargo del ministro de Economía y Finanzas Públicas, Hernán Lorenzino y de la Presidenta de Casa de Moneda, Katya Daura.

Además, envió al Congreso un proyecto de Ley que la declara de utilidad pública y sujeta a expropiación, iniciativa que el oficialismo analizó en un plenario de comisiones donde obtuvo dictamen favorable en el Senado.

La iniciativa indicó que la decisión apunta a "recuperar para el Estado las capacidades indelegables e insustituibles como es la emisión de moneda de curso legal", entre otros argumentos.

La UCR y parte de los senadores del FAP expresaron su rechazo al proyecto, mientras que otros opositores lo apoyaron.

Di Lello, que ingresó como fiscal luego del alejamiento de Carlos Rívolo, estuvo a cargo de la imputación del titular de la AFIP, Ricardo Echegaray por presuntas irregularidades en el plan de facilidades de pago otorgado a la calcográfica.

El fiscal ya había advertido que la eventual expropiación de la ex Ciccone Calcográfica "debería facilitar la investigación" de las irregularidades en torno a la empresa.

De concretarse la iniciativa kirchnerista, "con la causa no va a pasar absolutamente más que lo que tenga que pasar como consecuencia de la investigación que conduce el juez (Ariel) Lijo. En términos normales, debería facilitar la investigación en aquellos puntos que todavía conservan oscuridad, como por ejemplo, quiénes son los auténticos titulares", planteó. (DyN)

Más como esto