Cartas de lectores

18 Mar 2012

LA IGLESIA DE SAN PEDRO DE COLALAO

La actual edificación de la iglesia de San Pedro de Colalao cumplirá 100 años el 29 de marzo. La habilitación de la nave mayor ocurrió 10 años antes, en 1902, pero faltaba completar la espléndida torre con su campanario que se completó con alguna demora en 1912, por problemas en la construcción. La primera misa fue celebrada por el párroco de Trancas en aquel entonces, Mariano Godoy. Vale señalar que la primera capilla para la asistencia espiritual de la comunidad del Colalao se había levantado entre 1679 y 1689. Así la iglesia de esta población tiene una antigüedad que sobrepasa los 420 años. El primer cura doctrinero desde aquellos remotos años fue el reverendo Alonso Ruiz de Marañón. Es interesante recalcar que este sacerdote informó a sus superiores de Santiago del Estero en junio de 1692 que su iglesia del Colalao era "una capilla edificada en base a paredes, techo de madera y tres puertas", en terrenos del encomendero Blas Díaz. El temblor del 28 de enero de 1826 la destruyó y se la reconstruyó con aportes vecinales en 1834, pero ya bajo la advocación de San Pedro, que continúa hasta hoy. Pasaron los años y con San Pedro de Colalao convertida como la primera villa veraniega de la provincia, los hermanos Medici (Antonio, Venancio y Marcos), constructores italianos radicados en Tucumán desde 1890, comienzan más adelante la construcción del actual templo que festejará los 100 años. Historiadores de la arquitectura adjudican que el templo posee un "sobrio lavado neogótico con detalles neorrománticos", lo cual contribuye a resaltar su ejemplar construcción. El proyecto fue del cuerpo de ingenieros del municipio de Tucumán. La nave central acuña un fresco de 1911, obra de Sebastiá y Perst que da realce a su interior. Posee otras reliquias como la antigua imagen de San Pedro tallado en madera blanda con su báculo y triple tiara papal de plata, más la obra pictórica del italiano Gaspar Spadafora, realizada después de 1912, que representa en gran tamaño a la Inmaculada Concepción. También ostenta la campana de casi 90 kg que fue hallada en 1981 y estaba perdida en nuestros cerros, cuando la transportaban a lomo de mula desde los Valles Calchaquíes; su una antigüedad estimada es de más de 300 años, dadas las características y detalles de su fundición. La actual villa de San Pedro de Colalao nació en 1858 en un terreno de 22 hectáreas donados por la comunidad del Colalao a la iglesia, representados por su apoderado don Ambrosio Colombres y Córdoba. Es decir que la villa nació en torno a la iglesia.

Franco A. Fogliata

[email protected]


LAS DECLARACIONES DE VIDELA

En LA GACETA del 6/3, se publicó un extracto de declaraciones de una persona acusada por múltiples crímenes de lesa humanidad, hechos dolorosamente vividos entre 1976 y 1983, cuando gobernaba la última dictadura militar. El declarante no fue ajeno a estos sangrientos sucesos; menciona que el entonces presidente interino de nuestro país les había dado prácticamente licencia para matar (sic). Estimo que fueron este y sus subordinados muy obedientes del entonces poder político que conducía la Argentina. No tuvieron en cuenta estos ambiciosos militares que les impartieron mediante decreto de febrero de 1975: "hay que aniquilar la subversión". Es indudable que mal interpretaron la totalidad del texto porque salieron como chacales a buscar en las penumbras de la noches, casa por casa a humildes trabajadores, y/o sus mujeres, estudiantes secundarios e universitarios, profesionales, médicos, abogados, ingenieros, contadores, sacerdotes, etcétera, que en su gran mayoría simplemente querían un país mejor. Eran simpatizantes de las organizaciones que para aquel entonces existían, no todos tenían un arsenal o dormían armados. El criterio que impusieron estos mal soldados de la patria, que en su pecho con altivez lucían muchas condecoraciones (¿en qué batallas las ganaron?) Hace 36 años, este declarante encabezó el golpe militar de marzo de 1976, muy sangriento por cierto; se mencionan siempre 30.000 desaparecidos, ¿cuántos fueron los muertos? Lo prudente sería que este sicario guardara silencio y cumpliera los años de prisión que le impusieron los fiscales y jueces, que analizaron detalladamente la documentación que había, ya que fueron muy cuidadosos porque bastantes elementos de prueba desaparecieron. Viva la patria y nuestra querida democracia. Videla, San Pablo lo recuerda; usted durmió en una escuela pública en la navidad de 1975, ya preparando el terreno para los acontecimientos ocurridos tres meses después.

Carlos Alberto Drube

Avenida San Martín 51

San Pablo-Tucumán


PUBLICIDAD SOBRE EL SIDA En LA GACETA se viene publicando un aviso que muestra un enorme corazón que contiene la frase: "Cuidándote vos, cuidas al otro. Si vas a estar con alguien, usá preservativo. Y si tenés dudas, hacete el test de VIH sida. El test es voluntario, gratuito y confidencial. Presidencia de la Nación". Mi pregunta es: ¿Desde cuando "un estar con alguien", que no es lo mismo estar con tu "amor", lo representa un corazón? Usurpación de contenido. En tal caso, el alerta debería estar representado por un cerebro o los órganos genitales. Estar enamorado no es algo temporal en la humanidad, es eterno. El sexo, en su plenitud y esplendor, es su consecuencia. Por todo ello, sería bueno publicitar otro aviso: "la ignorancia es maleducada", en todos los órdenes sociales. La Presidencia de la Nación en todos estos años apoyó las investigaciones en ciencia y técnica; en ese entorno científico, también el análisis es el que expongo cuando a seres humanos se refiere.

Juana Sadir de Asfoura

[email protected]


BELGRANO (I)

Por el decreto 292/2011, que lleva la firma de la presidenta de la Nación, se declara a 2012 como el "Año de Homenaje al Doctor D. Manuel Belgrano". El título de general, como nos enseñaron nuestros abuelos, padres y maestros; y que transmitimos a nuestros hijos y nietos, por lo que puedo apreciar, en la nueva Argentina del siglo XXI ha sido sepultado por un decreto. Ahora bien, ¿acaso no estamos celebrando los 200 años de grandes epopeyas de la patria ocurridas en 1812: creación de la Bandera Nacional; bendición y juramento en Jujuy; Éxodo Jujeño, combate de las Piedras, batalla de Tucumán, entrega del bastón de mando a la Imagen de la Virgen de la Merced? ¿Olvidamos ya que estos acontecimientos fueron llevados adelante por un ejército y un pueblo, conducidos, motivados, e inspirados por un hombre que tenía título militar cuando comandaba el Ejército Auxiliar del Perú? Paradójicamente, en estas magnas celebraciones de sus glorias, le quitamos el grado de general, título que el prócer se lo ganó por la vida de austeridad, ejemplo de desapego a las cosas materiales, y sacrificios extremos con que llevó adelante sus campañas militares para salvar la naciente libertad y sentar las bases del soñado proyecto de Independencia, no sólo de nuestra patria, sino también de América. Mi general, desde la eternidad, sus palabras de "Ay, patria mía" vuelven a mi memoria, y perdón por el despojo que le hicieron con el decreto 292/2011. También usted debe ocultar su grado militar, con el cual condujo a sus soldados y a los valientes paisanos del norte en 1812. Descanse en paz en las glorias de Dios, mi General. Mi admiración por usted hoy se potencia por la inspiración profética que tuvo hace 200 años, al dejarnos inmortalizada su vida y sus glorias entregando, en el propio campo de batalla en Tucumán, su bastón de mando a la Imagen de la Virgen, madre de Dios en su advocación de la Merced, nombrándola generala; para que fuera ella, en los tiempos futuros de la patria, la aureola inmortal de su memoria y la sublime estrella que ilumina los corazones argentinos.

Lorenzo Villafañe

Moreno 851

San Miguel de Tucumán


BELGRANO (II)

No puedo aceptar que se intente degradar a uno de los más grandes próceres de nuestra independencia, como fue el general Manuel Belgrano. Fue abogado de profesión y ostentaba el merecido título honoris causa de General del Ejército Argentino. Fue triunfador, entre otras, de la Batalla de Tucumán, quizás la más importante de entre las que le tocó actuar, ganando con verdadero patriotismo y con su propia estrategia de guerra. Quisiera recordarles a aquellos que sienten repulsión hacia las Fuerzas Armadas y creo que profesan la doctrina e ideas del general Juan Domingo Perón, basadas en su mayoría en la Doctrina Social de la Iglesia Católica, que el mismo general sostenía: "Toda nación debe tener ejército..." Asimismo, decía: "Yo soy un general del Ejército"; "Al Ejército hay que respetarlo..." ¿Por qué, entonces, quienes dicen ser sus seguidores actúan precisamente al contrario de las ideas de su líder? A mi entender no son verdaderos peronistas, además de no tener autoridad moral para degradar al general doctor Manuel Belgrano, verdadero artífice de las guerras de la Independencia".

Constanza M. Terán de Colombres

[email protected]


EL SEÑOR DIABLO

Hace más de cuatrocientos años, don Francisco de Quevedo y Villegas sorprendía a los lectores de uno de sus famosos relatos, mostrándoles un personaje que trataba al diablo de "señor Diablo". Según relataba el escritor español, "era tan cortés y ladino, que hallándose en su lecho de enfermo, a las muchas oraciones, plegarias y protestas que hacía, las remataba diciendo: 'Y Dios me libre de las manos del señor Diablo'. Tratándole siempre con esta cortesía todas las veces que le nombraba. Reparó en esto último uno de los circunstantes, preguntándole por qué llamaba señor al diablo, siendo la más vil criatura del mundo. A lo que respondió prestamente el enfermo, diciendo: "¡Qué sé yo a quién habré de necesitar cuando muera, ni en qué manos he de dar!" Disparatadamente, a casi treinta años de la satírica democracia en que vivimos, nuestra querida Argentina no para de producir constantemente, en la realidad, personajes de diverso calibre con estas características. Cuya cortesía al diablo se advierte no ya en las páginas de un libro o de un diario, sino, en las públicas malas acciones que practican día a día, como si fuera que con ellas quisieran rendirle culto al malo referido, convencidos de que al final de su existencia, será a él y a nadie más que él a quien deberán mirar a la cara. "¡Ay, Argentina! ¡Cómo me duele tu herida!/ -dice el poeta-. Partido en dos está tu corazón/ y el pueblo a la deriva/ olvidado va de los mandatos de Dios".

Daniel E. Chavez

Pasaje Benjamín Paz 308

San Miguel de Tucumán


Las cartas para esta sección deben tener un máximo de 200 palabras, en caso contrario serán sintetizadas. Deberán ser entregadas en Mendoza 654 o en cualquiera de nuestras corresponsalías haciendo constar nombre y domicilio del remitente. El portador deberá concurrir con su documento de identidad. También podrán ser enviadas por e-mail a: [email protected],  consignando domicilio real y N° de teléfono y de documento de identidad. LA GACETA se reserva el derecho de publicación.


Comentarios