Vale la pena aprender de los chicos

10 Mar 2012

"En la sociedad en la que vivimos, donde la tecnología y la información se encuentran tan presentes en nuestra cotidianidad, es fundamental que los adultos conozcamos al respecto, estemos informados y seamos usuarios de la tecnología. No desde el consumismo o moda. Pasa por conocer lo que sucede en esos espacios y descubrir sus beneficios, como también las formas de prevenir y acompañar a nuestros chicos sobre un uso crítico y creativo de los recursos", sostiene Karina Crespo, especialista en creatividad y tecnologías de la información y comunicación.

- ¿Es importante que los padres se aggiornen para relacionarse con sus hijos? - Cuando hablamos de saber o no sobre el uso de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) hablamos de una nueva alfabetización a la que es necesario acceder para estar en sintonía con nuestros hijos. Conocer estos mundos puede posibilitar una mayor y mejor comunicación, un intercambio diferente, compartir material al que verbalmente no es posible acceder, como por ejemplo, un video, una imagen, una canción. Expresar emociones que muchas veces cara a cara no es frecuente que se pongan de manifiesto, o tal vez contar con el tiempo necesario para responder, pensando antes lo que se va a decir, de forma tal que es una ejercitación que podría favorecer a la reflexión.

- ¿La tecnología puede ofrecer una mejor comunicación entre padres e hijos?
- Somos los adultos los responsables de estimular la comunicación con nuestros hijos. Y eso no tiene que ver solamente con la tecnología, sino con un hábito establecido en nuestras formas de vincularnos con los demás. La tecnología es un recurso que permite potenciar lo que somos o tenemos. No creo que sea la solución a nuestros problemas de comunicación. Me parece que hay que comenzar preguntándonos cómo nos relacionamos, qué tanto propiciamos esas instancias de comunión con el otro. Recapacitar puede ayudar a dar nuevos pasos y probar. ¿Qué perdemos aprendiendo algo nuevo y descubriendo otros mundos para estar presentes en la vida compartida con nuestros hijos? Una forma de compartir muy estimulante puede ser que nuestros hijos ¡nos enseñen! Es un ejercicio interesante para descubrir sus capacidades y aprender a recibir algo diferente de ellos, y viceversa.

- ¿En algunos casos la tecnología puede ser contraproducente?
- Si la única forma para comunicarse es mediante la tecnología, teniendo la oportunidad de hacerlo cara a cara, se estarían perdiendo de un intercambio riquísimo que permite la expresión de muchas formas posibles, como cuando la mirada, un beso, un abrazo, dicen más que muchas palabras.

Comentarios