El chico que había sido expulsado vuelve a clases hoy

"Es un problema de la sociedad, y esta avala la expulsión", advirtió la ministra de Educación.

27 Jun 2011
El adolescente que había sido expulsado del colegio debido a que la directora del establecimiento encontró marihuana en el bolsillo de su campera retomará las clases hoy, pero en una escuela pública. La información fue confirmada por la ministra de Educación, Silvia Rojkés de Temkin, a LA GACETA. Ella comentó también que el padre llevó al adolescente a vivir con él (está separado de la madre) y que está de acuerdo en que su hijo siga estudiando (según las primeras versiones, el chico iba a dejar las aulas y a trabajar de albañil junto con su papá).

Garantizar la inclusión
La funcionaria destacó asimismo el trabajo de su equipo de especialistas en relación con este caso. "Además de garantizarle un lugar en la escuela pública, escuchamos la opinión del padre, a quien se le dio a optar entre dejar a su hijo en el colegio o cambiarlo. Él optó por otro establecimiento", añadió, y dejó entrever que su ministerio había ordenado que el colegio volviera a tomar al alumno con todas las garantías que asegura la ley y asumiera la responsabilidad de asistirlo. "Debe quedar en claro que el objetivo de esta gestión de gobierno es que nadie queda afuera del sistema", señaló, y agregó que el director de Enseñanza Privada, Juan Castañeda, trabaja con las autoridades el establecimiento.

La reacción inadecuada
Se le preguntó a la ministra por qué en general las autoridades escolares, cuando surge un problema, tienden a llamar la Policía y no al Ministerio. "Responden a viejas prácticas que queremos revertir, con un trabajo a favor de la infancia, a favor de la democratización de las escuelas. Un trabajo que involucre a los ministerios de Educación y Desarrollo Social, a la Dirección de Familia y Minoridad y también a la Justicia", respondió.

"Creo que tenemos que profundizar la tarea formadora con la responsabilidad que implica ser docente, ser directora y ser ministra; este problema es un problema de todos, de toda la sociedad. Porque la sociedad avala la expulsión de un joven que necesita un apoyo específico... Mi pregunta es ¿adónde se va a ir un niño de 15 años que necesita el apoyo de sus formadores? Nadie debe quedar afuera; es el eje de nuestra gestión", insistió.

La ministra llamó a la reflexión: en un universo de 1.800 escuelas y 500.000 alumnos, claramente habrá dificultades. "Es un problema de todos -enfatizó Rojkés de Temkin-. Queremos que se trabaje con todos los recursos disponibles para ayudar, para incluir, para asistir y formar ciudadanía".
Comentarios