El sexo oral entre murciélagos ganó el premio IgNobel

Los galardones distinguen el lado más divertido de la ciencia. Mocos de ballenas y medias fuera del zapato.

01 Oct 2010
1

TIENEN CON QUE RELLENAR. Tres premios Nobel demuestran el uso de una máscara de gas en forma de corpiño. FOTO TOMADA DE ELMUNDO.ES

WASHINGTON, Estados Unidos.- Investigadores que usaron un helicóptero a control remoto para recolectar mocos de ballena, que documentaron a murciélagos teniendo sexo oral o que probaron que maldecir cuando se sufre un golpe en el pie brinda alivio estuvieron entre los ganadores de los premios IgNobel 2010.
Los premios, que tienen por fin tanto el humor como instar la investigación científica, son entregados cada año por el "Journal of Improbable Research" ("Anales de la investigación improbable") como respuesta a los Premios Nobel, que serán entregados a partir de la próxima semana. 
Expertos que descubrieron que usar calcetines afuera de los zapatos puede evitar resbalar en el hielo y quienes concluyeron que las organizaciones tendrían mejores resultados si los encargados fueran promovidos al azar recibieron sus distinciones de las manos de ganadores anteriores, en una ceremonia en la Universidad de Harvard. 
Ballenas y murciélagos
Karina Acevedo-Whitehouse y Agnes Rocha-Gosselin, de la Sociedad de Zoología de Gran Bretaña, y Diane Gendron, del Instituto Politécnico Nacional en México, ganaron el IgNobel de ingeniería por una nueva forma para estudiar enfermedades respiratorias en ballenas. "La técnica involucra volar un helicóptero a control remoto y, cuando el animal sale a la superficie, atrapar su mucosidad en bandejas para recoger muestras", explicaron. 
El IgNobel de Biología fue para un equipo de investigadores chinos que documentó científicamente el sexo oral entre los murciélagos de la fruta. "Nuestras observaciones son las primeras que demuestran el fellatio regular en animales adultos que no sean humanos", escribieron. 
Por otra parte, un grupo de investigadores de derrames petroleros ganó un premio por desacreditar la antigua creencia de que el petróleo y el agua no se mezclan. (Reuters)

Comentarios