Pakistán quedó en el centro del escándalo

Buscan al que filtró actas secretas a una web.

28 Jul 2010
1

ATAQUE. Soldados de EEUU auxilian a un compañero herido en combate. REUTERS

KABUL.- Tras la filtración de archivos secretos del Pentágono que entre otras resonantes revelaciones acusan a Pakistán de ayudar a los talibanes, el gobierno afgano reclamó a los países occidentales que revisen su política hacia la nación vecina y que dejen de dar miles de millones de dólares "a un país que entrena terroristas".

"Nos resulta difícil ver cómo un país que recibe U$S 11.000 millones para la reconstrucción y sus fuerzas de seguridad entrena al mismo tiempo a terroristas en Afganistán", declaró en Kabul el consejero de seguridad del presidente afgano Hamid Karzai.

Secuestrado y ejecutado
En un intento por disipar el escándalo en momentos en que el Congreso debate un refuerzo presupuestario para la guerra en Afganistán, Washington anunció ayer una investigación penal sobre la divulgación en el sitio web Wikileaks de los documentos secretos, que develan la existencia de crímenes de guerra en Afganistán, donde, además, fue hallado ayer el cadáver de un soldado norteamericano secuestrado la semana pasada por los talibanes.

Con este hallazgo quedó superado el techo psicológico de los 400 muertos entre las fuerzas estadounidenses en lo que va del año, y nuevos ataques contra las tropas de la OTAN dan señales de que el conflicto está muy lejos de llegar a su fin, pese a los cálculos del presidente Barack Obama. Karzai llamó también a las fuerzas internacionales y estadounidenses a negociar con los insurgentes directamente en las zonas tribales pakistaníes, antes de que se infiltren en el vecino Afganistán. Los servicios secretos pakistaníes (ISI) han sido acusados desde hace tiempo por Kabul de apoyar a los talibanes ofreciéndoles refugio en las zonas tribales fronterizas, e incluso de organizar sus ataques para debilitar a Afganistán. Pakistán, aliado del régimen talibán (1996-2001) y después de EEUU, niega que apoye a la insurgencia afgana.

Entre tanto, expertos militares de Dinamarca, Noruega y Suecia analizan los miles de documentos secretos sobre la guerra de Afganistán filtrados. Uno de los archivos habla de la muerte de un niño afgano de cinco años en combates en los que participaron fuerzas del país escandinavo. Las tropas danesas operan sobre todo en la convulsa provincia de Helmand, al sur del país. (Reuters-DPA)
Comentarios