INVESTIGACION - TRABAJO HISTORIOGRAFICO

El nombre de Cristóbal Colón era en realidad Pedro Scotto

Un experto español publica una genealogía que discute la teoría genovista tradicional. El estudioso afirma que el nauta era rubio, de ojos claros y pecoso, y que provenía de una familia vinculada a escoceses.
Compartir
EL DESCUBRIMIENTO. Cuadro que ilustra el momento en que Cristóbal Colón pisó el suelo americano.

MADRID.- Un minucioso trabajo historiográfico de un español revela la genealogía de Cristóbal Colón. En forma documentada, Alfonso Enseñat de Villalonga expone desde el lugar en que nació hasta los viajes que lo condujeron al Descubrimiento de América y sorprende con la revelación del nombre con el que fue bautizado. Colón se llamaba Pedro Scotto.
Según el diario digital "ABC", de España, en su nuevo libro "Cristóbal Colón. Orígenes, formación y primeros viajes", Enseñat desbroza, sistematiza y simplifica sus anteriores trabajos y traza la verdadera historia del nauta. En primer lugar, aclara, que no era hijo de laneros sino de comerciantes y que no fue llamado Cristóbal ni Cristóforo sino Pedro. Provenía de la familia Scotto, que procedía de los Douglas de Escocia. De allí -consigna el artículo- que el verdadero aspecto físico de Colón, de ojos claros, pelo rubio y pecoso según Enseñat, haya respondido a su raíz familiar, y aclara: "nada que ver con la iconografía tradicional, totalmente inventada".
Tenaz en su empeño de desmontar definitivamente la teoría "genovista tradicional", que es la más divulgada y según la cual el descubridor era hijo del lanero Domenico Colombo de Quinto y de Susana Fontanarossa, Enseñat concluye que Colón era, en efecto, genovés, pero de otro linaje y de una extracción social más elevada.

Lejos de la verdad
Enseñat estima que a lo largo de todos estos años los historiadores han cometido dos pecados capitales que les han apartado de la verdad: el primero, los sucesivos y casi perennes intentos de apropiación nacionalista por el que muchos autores han tratado de convertir a Colón en gallego, catalán, mallorquín o portugués, y, el segundo, el progresivo apartamiento de las fuentes originales; esto es, de los testimonios de los coetáneos del nauta.
En el apasionante capítulo V de su nuevo libro, Enseñat explica por qué el almirante cambió su nombre de pila: primero porque fue ordenado clérigo menor y en esa ceremonia recibió otro nombre, el de Cristóforo.
También explica en qué sustenta que originariamente se llamara Pedro. Por un lado, lo acreditan los documentos correspondientes al linaje genovés Colonne, en los que "Pietro" aparece como primogénito de Domenico Scotto Colonne y, por otro, porque Lucio Marineo Sículo, cronista de los Reyes Católicos, se refirió a él en sus escritos como Pedro Colón. Pero como en no pocas ocasiones se ha cuestionado el rigor de este personaje, hace constar también que el historiador portugués del siglo XVI Gaspar Frutuoso (a quien se considera fiable) relata que en Madeira el nauta era conocido como Pedro Colón.
Ayudado por textos del Archivio di Stato di Genova, del Archivo Histórico Nacional, de la Real Academia de la Historia y de la Biblioteca Nacional Enseñat ha intentado aclarar los verdaderos y complejos orígenes familiares de Colón.

Una faceta desconocida
El autor describe y documenta los viajes de Colón antes del Descubrimiento por todo el Mediterráneo, el Atlántico norte, la cosa africana y los archipiélagos atlánticos de las Azores, Madeira, Canarias y Cabo Verde y cuenta las peripecias que vivió como corsario y pirata.
Aduce también que, nacido en el seno de los Colonne genoveses, trabajó después al servicio del pirata Vincenzo Colombo y en esa etapa de rapiña adoptó tal apellido (Colombo) para no ensuciar el de sus auténticos allegados. (Especial)

Alfonso Enseñat de Villalonga afirma que los defensores de la tesis que coloca a Colón en el seno de la familia Colombo de Quinto, "lo encajaron allí porque encontraron una familia en la que el progenitor se llamaba Domenico y su primogénito Cristoforo. Como todo lo demás no encajaba se determinó que los datos eran falsos", explica el historiador.
Más como esto