La izquierda mundial proclama el fin del “dios mercado”

Lula da Silva, Chávez, Correa, Lugo y Morales criticaron a Wall Street.

31 Ene 2009
1

BelEm, Brasil.- Las manifestaciones de júbilo por la “quiebra del dios mercado” marcaron el encuentro entre cinco presidentes sudamericanos y los participantes del IX Foro Social Mundial, la mayor cita de izquierda del planeta, que se celebra hasta mañana en la ciudad brasileña de Belém.
“El dios mercado quebró por irresponsabilidad. Los ‘yuppies’ de Wall Street se dedicaban a calcular los riesgos de nuestros países y ahora nos piden socorro”, expresó el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, en su alocución ante unos 8.000 representantes de la izquierda internacional.

Idéntico tono
El mismo tono utilizaron los presidentes de Bolivia, Evo Morales, de Ecuador, Rafael Correa; de Paraguay, Fernando Lugo, y de Venezuela, Hugo Chávez, quienes, así como Lula, representan los gobiernos más izquierdistas del subcontinente.
El ascenso de la izquierda en Latinoamérica fue destacado por Chávez, quien afirmó que el subcontinente revivió “como un gran Lázaro”, después de pasar décadas como “un gran laboratorio para el veneno del neoliberalismo”. También Morales y Lugo celebraron las victorias electorales obtenidas por representantes de la izquierda.
El presidente paraguayo recordó que, hace seis años, participó en Brasil en el III Foro Social Mundial, al cual se desplazó a bordo de un autobús. “Hoy vuelvo como presidente, para poner fin a esa falacia que es decir que no hay alternativas en este mundo”, afirmó el ex obispo.
El mandatario boliviano, a su vez, atribuyó el éxito electoral de los representantes de la izquierda en América latina a los movimientos sociales representados en el FSM: “Es porque ustedes se despertaron que hoy tenemos a estos presidentes”.
En un largo discurso, Correa volvió a defender la creación de una moneda común y de un banco regional en Sudamérica, y exhortó los gobiernos y pueblos de la región a “sepultar el capitalismo” y a construir un socialismo justo y eficiente. Además, atacó al Foro Económico Mundial, que se celebra simultáneamente en la ciudad suiza de Davos y reúne a unos 40 mandatarios de economías industrializadas y emergentes: “Los culpables de la crisis no pueden querer darnos lecciones. Ellos están buscando una terapia para moribundos en los Alpes”.
Los ataques también estuvieron dirigidos al Fondo Monetario Internacional (FMI), que durante décadas dictó recomendaciones de políticas de ajuste fiscal para países en problemas económicos.
“Ahora, espero que el FMI le diga a nuestro querido Barack Obama (flamante presidente de Estados Unidos) qué tiene que hacer para reparar el país, y que diga a los otros países ricos cómo deben enfrentar la crisis”, expresó Lula da Silva. Lula centró su intervención en la crisis económica mundial e insistió en que es imprescindible discutir el control del Estado sobre los mercados y la especulación, resaltó el mandatario anfitrión. (DPA-Télam)

Comentarios