A estadio lleno, Evo Morales jugará al fútbol en Famaillá

Desde las 15.30, el jefe de Estado de Bolivia será el capitán de un combinado de su país que enfrentará a estrellas de la Argentina. Video.

LOOK DEPORTIVO. Evo Morales descendió del avión vestido de sport; en Famaillá ultimaron los preparativos para recibirlo. LA GACETA/ OSVALDO RIPOLL LOOK DEPORTIVO. Evo Morales descendió del avión vestido de sport; en Famaillá ultimaron los preparativos para recibirlo. LA GACETA/ OSVALDO RIPOLL
01 Julio 2008
CONCEPCION.- A ritmo febril, se ultimaban ayer los preparativos en Famaillá para recibir hoy al presidente boliviano Evo Morales. Tras participar del plenario de jefes de Estado del Mercosur, el mandatario jugará de un encuentro de fútbol a beneficio del hospital Parajón Ortiz de esa ciudad.
El partido está programado desde las 15.30. Morales integrará un combinado de su país, que se enfrentará con una Selección de estrellas argentinas, de la que formarán parte Ariel Ortega, Ricardo Bochini (el estadio lleva su nombre), Ubaldo Fillol, Alfredo Gracián, Carlos Enriquez y Héctor Armandoz, entre otros. "Se trata de una fiesta de integración con un país hermano", dijo el intendente Enrique Orellana.
El partido servirá de clausura de la Primera Fiesta Latinoamericana de la Empanada, que se viene desarrollando en la plaza San Martín desde el viernes pasado.

Capacidad limitada
Las expectativas que generó la disputa futbolística son enormes. Hay una gran demanda de entradas (las anticipadas se venden a $ 10 y hoy costarán $ 15 en el estadio) de tucumanos y de la colectividad boliviana en la provincia.
Aunque la capacidad máxima es de 5.000 asistentes, los organizadores esperan superar sobremanera la cifra. "Nuestra intención es llegar a las 7.000 personas para presenciar el partido", le adelantó a LA GACETA la directora de prensa de la Municipalidad, Andrea Quinteros.
Sin embargo, un allegado al club Famaillá advirtió que la seguridad personal de Morales muy difícilmente permita que el estadio se desborde de público. Además, la ciudad estará virtualmente sitiada por las fuerzas policiales (había 100 efectivos de la Policía Provincial, a los que se agregarán miembros de la Policía Federal y de la Gendarmería) que se apostarán en el lugar antes de la llegada del jefe de Estado del vecino país.
"Estamos muy contentos de que nuestro Presidente venga hasta aquí a participar de una fiesta solidaria. Nos llena de orgullo y queremos estar para saludarlo y brindarle el aliento de todos los bolivianos", afirmó Jorge Aldana.

Desde las 11
El club abrirá las puertas a las 11, y el acceso del público será por calle Sarmiento, mientras que por calle San Martín arribarán los jugadores y el presidente Morales, que llegará en helicóptero. A las 12.30 se iniciará un espectáculo musical, en el que actuará Peteco Carabajal, entre otros folcloristas. Es posible que el músico santiagueño también se calce los botines y salga a la cancha, para compartir el desafío deportivo.
Para este acontecimiento inusual, Famaillá se vistió de celeste y blanco. Las calles están sembradas de banderas. El muro que rodea al estadio también fue pintado con colores de la bandera argentina. Incluso, hasta anoche las calles que rodean el "Ricardo Bochini" eran acondicionadas por personal y maquinarias municipal. (C)

Llegó en zapatillas y bajó a los saltos

El arribo del presidente de Bolivia, Evo Morales, sorprendió desde el mismo momento en que se detuvo el avión en el aeropuerto. Al principio, hubo contratiempos del personal aeroportuario por la falta de una escalerilla adecuada para las dimensiones de la aeronave.
La que se había utilizado hasta ese momento no servía para el avión de Bolivia. Los minutos pasaban y Morales seguía adentro sin poder descender. Mientras tanto, en la pista aguardaban el gobernador, José Alperovich, y la diputada nacional, Beatriz Rojkés para saludar el jefe de Estado.
Morales no dudó en descender del avión por una precaria escalera de mínimas dimensiones, con la ayuda de los custodios y a los saltos, al igual que el resto de la comitiva. La incomodidad pasó sin sobresaltos. Luego Morales volvió a sorprender a todos: caminó por la alfombra roja y se notó que había llegado de zapatillas negras. "Se vino listo para jugar al fútbol", bromeó un funcionario de Prensa de la gobernación.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios