Aplausos y lágrimas en el último adiós a la actriz Nelly Beltrán

La artista falleció el domingo, a los 82 años, luego de algunas complicaciones derivadas de un cuadro agudo de anemia y diabetes.

04 Dic 2007
1

MUY POPULAR. Nelly Beltrán fue un ícono del humor de los años 70 y 80. ARCHIVO LA GACETA

Buenos Aires.- Los restos de la querida actriz Nelly Beltrán recibieron ayer el último adiós en el Panteón de Actores del Cementerio de la Chacarita. Beltrán, de 82 años, falleció el domingo en su domicilio del barrio de Palermo Viejo, luego de unas complicaciones que sufrió derivadas de su cuadro agudo de anemia y diabetes.
La actriz, junto con su marido Maurice Jouvet (que falleció en 1999), integró una de las parejas más queridas del ambiente artístico, como el caso de los recordados Pepe Cibrián y Ana María Campoy. Más allá de sus dotes artísticas, le pusieron el pecho al terrible momento que vivieron cuando su joven y única hija Mónica Jouvet, perdió la vida el 19 de abril de 1981, luego de un accidente de tránsito, que la dejó en coma profundo durante 11 días. Para la pareja de actores fue un golpe devastador y, de alguna manera, nunca pudieron reponerse. Sin embargo, con entereza trataron de seguir adelante, sobrellevando esa tristeza infinita en sus corazones.
En televisión, la querida Nelly protagonizó tiras como "Telecómicos", "La banda del Golden Rocket", "Todo es amor" y "Noche de comedias". En radio hizo "La revista dislocada" y en el teatro, "Boeing Boeing" y "Las lágrimas también se secan".
Mientras que en cine, formó parte de los elencos de "Rosaura a las diez", "El rufián" y "Ya no hay hombres", su último filme, con la dirección del también recordado Alberto Fischerman y los protagónicos de Georgina Barbarossa y el italiano Giuliano Gemma (ídolo de los famosos western spaghetti). "La gorda" (con Rodolfo Zapata, el autor de la entonces popular chacarera homónima), "Villa Cariño", "La sonrisa de mamá", "El profesor erótico", "Yo también tengo fiaca" y una seguidilla de películas protagonizadas por Alberto Olmedo y Jorge Porcel, también la contaron en los respectivos elencos.
Su cordialidad y su enorme sentido de la amistad le brindaron infinidad de amigos en el mundo del espectáculo, donde "La Gorda" Beltrán se había convertido en un ícono del humor más placentero. Ayer, al mediodía, en el Panteón de Actores, Beltrán fue despedida con aplausos y lágrimas por sus pares. (Télam-DPA)
Comentarios