LA GACETA Literaria

Del gobierno border al gobierno light*

09 Sep 2018

Por Jorge Asís

En los últimos doce años, entre Néstor, El Furia, y La Doctora mantuvieron entretenida a la sociedad. Con la congoja en la garganta. A través de una sucesión inagotable de situaciones límite, todas fronterizas. Con las tensiones que siempre bordearon el drama existencial.

Acordarse, por ejemplo, del lío con Uruguay por las pasteras. De aquel patriótico Corsódromo de Gualeguaychú, repleto de gobernadores arrastrados. Y con Juan Carlos Blumberg incluido (tener presente también aquellas conmovedoras velas que complementaban los discursos del olvidado Blumberg).

Acordarse de aquellas impresionantes concentraciones populares, cuando transcurrió el lío del campo.

De la tarde en que, entre aplausos y papelitos, El Furia abrazó a La Doctora en un final y le dijo “te amo”.

Hasta derivar en la caída, el “no positivo”.

O evóquese brevemente la guerra perdida con Clarín. El Grupo amigo que tanto ayudó para conquistar la hegemonía, transformado, de repente, en el enemigo que los iba a vencer.

Evóquese la frontera clavada en aquel 7 de diciembre. Cuando no pasó absolutamente nada.

Los altibajos cinematográficos del kirchnerismo siempre emocionaron. Las caídas entendidas como vísperas de recuperaciones. Por el campo, por Clarín, por los Buitres, por el Uruguay. O por perder las legislativas con Francisco de Narváez, El Caudillo Popular. Para ellos un Supermercadista Colombiano.

Sin ir más lejos, evóquese el dolor con que La Doctora recibió la coronación del enemigo Jorge Bergoglio. “Habemus Papa”. Cuando la pobre notificó la terrible novedad en Tecnópolis, ante los militantes dispuestos a abuchear al cura. Para ser el papa Francisco, en menos de un mes, el conductor de La Doctora.

* Fragmento de La Mafia del Bien.