Facundo Manes: "La viveza criolla es uno de los dramas de la Argentina"

El periodista Federico van Mameren entrevistó al neurocientífico, un dirigente que suena como posible integrante de una fórmula presidencial radical.

10 Agosto 2022

De manera ineludible, a Facundo Manes le fluyen sus conocimientos sobre la medicina a la hora de reflexionar sobre un problema del país. Por ejemplo, afirma que antes de aplicar una receta para las crisis de la Argentina resulta fundamental acertar en el diagnóstico.

El diputado por provincia de Buenos Aires concedió una entrevista al periodista Federico van Mameren, para el programa "Panorama Tucumano", la nave insignia de LGPlay. Durante la conversación, el médico habló, principalmente, de su visión política para el país. Afirmó, de manera rotunda, que la Unión Cívica Radical (UCR) pondrá el presidente el año que viene; pero consultado por Van Mameren, rechazó autopostularse o dar otros nombres: "será quien designe la gente; no hay proyectos personales. Este movimiento excede al radicalismo; hay que hacer un movimiento grande, que exceda la grieta, porque esta solo le sirve a los extremos".

Durante la entrevista con el conductor del ciclo, Manes dejó, entre otros, los siguientes conceptos:

"Soy un argentino comprometido con su país, que se cansó de ser espectador de la decadencia, y decidió involucrarse para ser protagonista. La opción no era irme del país; ya viví afuera, en Estados Unidos y en Inglaterra; trabajaba en los mejores hospitales y en los mejores laboratorios científicos de mi especialidad del mundo; me pagaban bien, tenía buena calidad de vida, me iba bien profesionalmente y materialmente. Pero todos los días de aquellos años que viví afuera sentía que el país no estaba dentro de mí; y necesitaba hacer algo. Acá es duro, pero el país está dentro de uno; esta es nuestra patria, y tenemos la obligación de involucrarnos".

"Estoy contento de estar en Tucumán, porque mi viejo era de Lules, y tengo familia tucumana; todos los años vengo".

"Yo me crié en un pueblito de campo, donde se hacía un culto a la viveza criolla, de la cual tanto nos jactamos acá. Y yo me crié en ese ambiente. Y una de las cosas que aprendí afuera es que la viveza criolla es una inteligencia de patas cortas. Cuando en la Argentina hay una inundación, el argentino inmediatamente muestra su solidaridad. Los suecos, por ejemplo, son más fríos; pero ellos no son un país corrupto: hacen obras y evitan la inundación. La viveza criolla es uno de los dramas de la Argentina".

"La viveza criolla nos lleva a un 50% de pobreza, a tener el mismo ingreso económico per capita que hace 40 años, a que haya una corrupción sistémica. Los países fracasan debido a la falta de instituciones. ¿Cómo se combate la viveza criolla? Con instituciones fuertes, transparentes, con planificación a largo plazo. Si no volvemos a pensar en grande vamos a seguir administrando pobreza".

"Yo tenía cinco años, y me sentaba junto a mi 'viejo' a ver televisión; y veíamos programas políticos. Y hace 48 años ya se hablaba de inflación, del dólar, de la fuga de divisa... Lo mismo que ahora. Aquí falta previsibilidad, faltan políticas de Estado; no hay plan estratégico. En Estados Unidos también hay grieta, pero hay instituciones fuertes. Tenemos un riesgo país similar al de Ucrania, un país devastado por la guerra".

"Soy optimista porque sé que la Argentina es un paciente sin tratamiento correcto. Los médicos debemos hacer un buen diagnóstico, y de ese modo ayudamos".

"Todos somos pobres en la Argentina. Un porcentaje de ciudadanos la pasan muy mal; los que viven en la pobreza material: no pueden comer, vestirse o dormir en un lugar confortable. Pero nosotros, los 'privilegiados' que no tenemos que pensar en qué comerá nuestro hijo a la noche, también somos pobres, porque tenemos recursos mentales limitados. No pensamos en grande. Cuando durante la segunda guerra mundial bombardeaban ciudades europeas, refugiados en sótanos había gente que ya estaba pensando en la ciudad de la posguerra".

"El año pasado no pensaba en ser candidato; pero la UCR me fue a buscar. Hicimos 20 días de campaña contra dos estructuras fenomenales: el kirchnerismo y el PRO -teníamos en contra a Mauricio Macri, a María Eugenia Vidal, a Elisa Carrió, a Horacio Rodríguez Larreta-, y al poder empresarial y económico. Y ganamos en la mayoría de los distritos; levantamos la UCR en la provincia de Buenos Aires, y cuando eso ocurre, la UCR se levanta en el país. La UCR pondrá presidente el año que viene".

"Ahora debemos expandir la coalición. Por primera vez desde la vuelta de la democracia le ganamos al peronismo unido en la provincia de Buenos Aires. Ahora debemos pensar un país, y explicárselo a la gente. Hay que decirle a la sociedad que hay un status quo que no quiere que cambie nada. Esto no lo cambia ni un político, ni un partido ni una coalición. ¿Por qué Raúl Alfonsín pudo reconstruir la democracia? Porque cuando Aldo Rico se levantó la sociedad estaba en la plaza".

"Alfonsín fue el último proyecto colectivo exitoso, con la reconstrucción democrática. Ahora el radicalismo está llamado a liderar el otro proceso exitoso: la modernización. Debemos hacer nuevo escalón civilizatorio; el radicalismo lo puede hacer, el PRO no, porque ya falló en el último Gobierno; y peronismo tampoco, porque viene fracasando durante 14 de los últimos 18 años, cuando gobernó".

"La política es la mayor herramienta de trasnformación social que tiene la sociedad. Mi único adversario es la decadencia, el atraso. Acá no es cuestión de personas; lo que falló desde la democracia es que hubo proceso narcisísticos. Hay que acordar qué país queremos. Yo tengo un modelo de desarrollo: debemos tener una estrategia en el valor agregado, que genera riqueza. Debemos exportar más valor agregado. El mundo requiere hoy lo que Argentina produce"

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios