Una carrera espacial enfrenta a las potencias por la Luna

El director de la NASA dice que China quiere apoderarse del satélite para explotar sus recursos. Estados Unidos lanzó un módulo como parte de la exploración para mandar misiones tripuladas

MAPA DE TAREAS. Ante funcionarios de la NASA, Nelson habló sobre misiones futuras, a la Luna y a Venus. MAPA DE TAREAS. Ante funcionarios de la NASA, Nelson habló sobre misiones futuras, a la Luna y a Venus.
04 Julio 2022

WASHINGTON, Estados Unidos.- Como si no fuera suficiente con las guerras, el peligro de hambruna mundial, la crisis energética o los desastres producto del calentamiento global, el mundo ahora podría perder la Luna. A manos chinas, para más datos, según la teoría que lanzó el director de la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA), Bill Nelson, en una entrevista con el diario alemán “Bild”.

Concretamente, Nelson dijo que China quiere construir, junto con Rusia, una base en la Luna con intención de “apoderarse” del satélite natural.

“Debemos estar muy preocupados de que China aterrice en la Luna para decir: ahora es nuestra y ustedes no pueden venir”, expresó. Además, Nelson aseguró que Estados Unidos está en una nueva “carrera espacial” con China, y la comparó con la que la potencia americana protagonizó con la Unión Soviética durante la Guerra Fría.

Según dijo, la potencia oriental y Rusia planean terminarla en 2035, lo que permitiría que -a partir de 2036-, ambos países estén en condiciones de experimentar en la superficie lunar.

El motivo detrás de esta iniciativa, dijo Nelson, es una competencia por controlar el polo sur de la Luna debido a la presencia de depósitos de agua que podrían utilizarse para fabricar combustible para cohetes.

Señaló que China lleva años trabajando en tecnología para atrapar satélites con redes o brazos robóticos, o hacer que se estrellen, supuestamente para limpiar sus propios deshechos espaciales, pero que también podría utilizarse para atacar a otros países.

En enero de 2004, China aprobó un programa nacional de exploración lunar. En enero de 2019, aterrizó por primera vez en la cara oculta del satélite.

Estados Unidos tiene previsto un viaje a la Luna para 2025. La misión Artemis I llevará a la primera mujer y persona de color a la superficie lunar.

La misión Artemis tiene el objetivo de explorar la superficie del satélite como nunca antes, en busca de información para hacerlo un espacio habitable antes de fines de esta década.

El 28 de junio, la NASA lanzó con éxito, desde Nueva Zelanda, un satélite CubeSat, que se dirige hacia la órbita prevista para Gateway, la estación espacial lunar que está previsto construir para el programa Artemis.

CubeSat, apenas más grande que un horno a microondas y parte de la misión histórica para volver a enviar humanos a la Luna, transportaba el diminuto módulo CAPSTONE. Se encuentra actualmente en una órbita terrestre baja y tardará unos cuatro meses en alcanzar la órbita lunar para la que ha sido diseñado, según la agencia espacial estadounidense.

En medio de estas investigaciones, surgieron misteriosos hallazgos. El 28 de junio se supo que la NASA encontró un extraño cráter doble en la Luna luego del impacto de un cohete propulsor, que se estrelló contra la cara oculta de la Luna, el 4 de marzo de 2022. El doble cráter tiene unos 28 metros de ancho en la dimensión más larga.

Según la NASA, el tamaño y forma del doble cráter puede indicar que el cuerpo del cohete tenía grandes masas en cada extremo. “Como el origen del cohete sigue siendo incierto, la naturaleza doble del cráter puede ayudar a indicar su identidad”, escribió Mark Robinson, de la Universidad Estatal de Arizona, investigador principal del Lunar Reconnaissance Orbiter Camera.

Ningún otro impacto de cuerpo de cohete en la Luna ha creado cráteres dobles.

El cohete llamó la atención por primera vez a principios de año, cuando se creyó que era una etapa superior de SpaceX, que había lanzado el Observatorio Climático del Espacio Profundo de la NASA. Nuevas observaciones y cálculos cambiaron esa idea, lo que llevó a muchos científicos a concluir que el cuerpo del cohete era probablemente parte del propulsor Long March 3 que lanzó la misión china Chang’e 5T1 alrededor de la Luna en octubre de 2014. China ha negado esa afirmación, por lo que el misterio perdura.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios