Conicet: cuál fue la participación de las mujeres en la Revolución del 25 de Mayo

Investigadoras del NOA cuentan qué rol jugaron las mujeres y por qué quedó silenciado.

ELLAS TAMBIÉN LUCHARON. Las llamadas ‘rabonas’ marchaban armadas junto a sus esposos o parejas. ELLAS TAMBIÉN LUCHARON. Las llamadas ‘rabonas’ marchaban armadas junto a sus esposos o parejas.
25 Mayo 2022

Los argentinos lo sabemos: el 25 de mayo de 1810 se formalizó en Buenos Aires la Junta de Gobierno. Y todos hemos aprendido de memoria, en la escuela, los nombres de aquellos que la integraron. Sin embargo, poco se sabe del rol que desempeñaron las mujeres en estos años críticos.

Ese desconocimiento es lo que buscan modificar Romina Zamora y Marisa Davio, investigadoras del Instituto Superior de Estudios Sociales (ISES -Conicet/UNT).

“El problema de los científicos sociales para reconstruir la trayectoria de las mujeres es que son difíciles de localizar como actores sociales en documentos elaborados por varones, en función de determinados valores y creencias. Documentos que además han sido leídos por mucho tiempo en clave masculina”, explica Zamora. “Y lo cierto es que, si bien la mujer era considerada incapacitada en la tradición jurídica, durante el dominio hispánico en América contaba con un margen de acción mucho mayor que el regulado”, añade. “Por ejemplo, muchas de ellas estaban al frente de su casa en la ciudad, como jefas de hogar. Es que por lo general los hombres se encontraban en la campaña, porque allí desarrollaban sus actividades mercantiles, y para ser considerados vecinos y tener representación en el cabildo, debían tener casa poblada en la ciudad”, explica y comparte un dato muy interesante: a fines del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX, en San Miguel de Tucumán, casi el 75% de la población urbana estaba compuesta por mujeres.

“Y en Buenos Aires, preguntándose sobre las mujeres en las actividades mercantiles, Marcela Aguirrezabala encontró que las mujeres podían participar en el ámbito de producción de la riqueza como comerciantes, transportistas o prestamistas, determinadas tanto por las condiciones y las necesidades del contexto como por sus propias necesidades familiares”, agrega Zamora

También en la guerra

“La presencia de las mujeres en las guerras revolucionarias fue significativa -relata Davio, especialista en los ejércitos revolucionarios y realistas durante la guerra en el Alto Perú-. A simple vista las fuentes no lo evidencian, pero hay documentación que permite intuir su participación en la guerra, ya en los cuerpos militares, ya con recursos materiales y monetarios necesarios para el abastecimiento de las tropas”.

“Juana Azurduy, líder de movimientos revolucionarios en la región altoperuana, o Manuela Pedraza, que intervino junto con su marido en la defensa de Buenos Aires durante las invasiones inglesas, constituyen casos de estudio excepcionales destacados por la historia tradicional argentina del siglo XIX”, describe Davio-

La investigadora agrega: “los recientes trabajos apuntan a rescatar la historia de las mujeres que actuaron directa o indirectamente en las guerras, es decir, combatiendo al lado del varón; sufriendo males y enfermedades; muriendo por la causa política a la cual habían sido convocadas, o contribuyendo con víveres y vestimentas para oficiales o tropas”.

Como ejemplo, destaca que en la zona andina, las llamadas “rabonas” marchaban armadas junto a sus esposos o parejas, acompañando en la guerra y proveyendo alimentos y vestimenta para las tropas. Esta era una actividad admitida por jefes y oficiales para evitar la desmoralización y la deserción de las tropas.

Tamaño texto
Comentarios