WOS: “Siempre fui haciendo lo que tenía ganas, sin encerrarme”

Se presentó hace poco en Tucumán con entradas agotadas, y brindó una exclusiva a LA GACETA. Presente y sentimientos.

CONFESIONES DESDE EL ÉXITO. “Hay algo del vértigo que es inevitable” afirma el cantante. la gaceta / foto de inés quinteros orio CONFESIONES DESDE EL ÉXITO. “Hay algo del vértigo que es inevitable” afirma el cantante. la gaceta / foto de inés quinteros orio

Valentín Oliva es una de las figuras más importantes del nuevo género urbano en nuestro país. Mejor conocido como WOS, cosecha fanáticos en todo el continente y es uno de los artistas argentinos más reproducidos en todas las plataformas digitales. Y todo lo que crea lo hace éxito.

Empezó como freestyler y se convirtió en uno de los representantes de la movida, pero luego decidió volcarse a la música. Su primer disco le consiguió una nominación a los Grammy Latino y tres premios Gardel. En 2021 sacó su segundo trabajo, que rompió todos los esquemas y lo lleva a realizar una gran gira por el país. Con el tour “Oscuro Éxtasis”, se presentó en Tucumán hace unas semanas y fue un suceso. Arrasó con las entradas, y sus fanáticos hicieron horas de fila para verlo.

Antes de su visita, y a pesar del hermetismo con el que el artista se maneja (casi no da entrevistas), WOS se brindó por completo a a LA GACETA en una extensa charla para el programa Cultura Latente.

- “Oscuro Éxtasis”, tu nuevo disco, tuvo una gran repercusión. ¿Cómo está siendo la gira y cómo te imaginas que continuará?

- “Oscuro Éxtasis” repercutió rápidamente en el público más propio. Así se siente en los shows y en esta gira, que viene siendo muy gratificante. Es la primera gira nacional, de esta dimensión, y la devolución del público es increíble. Lo que está sucediendo en los shows me parece que está muy bueno. Y es la primera vez que está pasando de este modo: con un disco propio, más largo y con un show armado de otra manera y otra contundencia. Estoy contento con lo que me está pasando, y creo que la gira va a continuar de la misma manera.

- Sos uno de los artistas más jóvenes de la Argentina, ¿te sorprende lo que logras con tu música en diferentes generaciones?

-Sí. Por suerte la sorpresa es algo que no perdí aún. Creo que uno a veces está muy embebido en lo que está haciendo y pierde la noción de ciertas cosas que se generan alrededor de lo que uno hace, pero cuando tengo un tiempo para parar y miro, desde afuera, todo lo que estamos haciendo, me impacta y me gratifica. Y esa conexión que se da con distintos públicos es hermoso.

- ¿Cómo es tu relación con tus fans?

- El amor del público es algo que se siente un montón en esta vuelta. Es emocionante en cada lugar al que vamos; en cada show que damos la recibida, la expectativa y la identificación con la música que estamos haciendo... todo es enorme. De varias maneras ellos hacen llegar a ese amor; creo que es un impulso... una sensación de que, bueno, eso, hay gente a la que le llega, que acompaña, que está ahí, que tiene ganas. Eso retroalimenta un montón; y empezar a sentir esa gente cada vez más cercana a lo que uno hace, está muy bueno. Es algo que está en desarrollo, en crecimiento... Me hace bien ver lo que se genera en vivo y en esa conexión.

- Antes de este disco, durante el aislamiento, sacaste un EP. ¿Cómo fue la pandemia de Wos?

- Como la de muchos, paso por varias etapas porque duró mucho más de lo que pensábamos. Fue un proceso muy diverso. Al principio resultó un poco inspirador para componer porque, por suerte, podía estar tranquilo y no resolviendo cosas urgentes. Después, creativamente, se agotó un poco el estímulo que tenia y empecé a entrar en una etapa, obviamente, mucho más difícil con relación a la música, porque empecé a extrañar el vivo, a extrañar tocar, a extrañar la realidad. Todo sucedía mucho por celular, por las pantallas... Creo que, como a la gran mayoría, me costó bastante caer en eso, aceptar esa realidad y aceptar que iba a durar un tiempo. Pero fue un aprendizaje en muchos aspectos: se han perdido y ganado muchas cosas.

- Volviendo a lo nuevo. ¿Por qué hay tanta sensibilidad en las letras de tu disco?

- Con “Oscuro Éxtasis” aparece una desnudez; eso es algo que me atrapó de escribir, esto de poder exponer ciertos sentimientos y ciertas sensaciones en las canciones. O quizá es la manera en la que me nació, en la que me sale escribir. Creo que es algo que siempre está presente en mis temas, de manera distinta y contando cosas diversas. Es algo que me gusta que pase, cuando los temas están empapados de algo mío, propio, aunque sea mezclado con fantasía o de alguna sensación real. Si no tienen eso, no me terminan convenciendo.

- ¿Y cómo se produjo “Culpa”? La canción que grabaste con Ricardo Mollo

- Culpa arrancó en una sesión de estudio con Evlay y Omar Varela, el productor. Empezaron a aparecer los primeros sonidos del tema. Primero un bloque de guitarras, luego armamos las percusiones... Después con Evlay seguimos trabajándolo; después, cuando el tema empezó a volverse algo más consistente, apareció la voz de Ricardo como una posibilidad. Y se lo propuse. Por suerte aceptó; tuvimos una sesión junto con Ricardo y Evlay, dónde Mollo grabó voces y guitarras. Es una de las sesiones más lindas, más hermosas que he tenido.

- ¿Tenés pensadas nuevas colaboraciones?

Por el momento no podría anticipar colaboraciones. Sí hay varias conversaciones o acercamientos, pero por el momento no hay nada que sea muy concreto. Sólo seguimos creando...

-Venís de familia de músicos. Si no te hubieras dedicado al canto y a las rimas. ¿Qué hubieras sido? ¿Veríamos más al Valentín actor?

- Es medio imposible de pensar, pero siento que todo lo que me atrapó o me generó una pasión tuvo que ver con el mundo artístico. Así que imagino que algo de eso... Y Valentín actor creo que sí, es algo que no se me fue, que tengo ganas de investigar más adelante. Este momento no es el indicado porque la música me abarca demasiado tiempo físico y emocional, pero puede aparecer en cualquier momento...

- Hace poco sacaste una nueva canción, “Arrancarmelo”, que está en los primeros puestos de todos los rankings del país y que no para de crecer en el mundo. ¿Por qué crees que gustó tanto?

- Creo que tiene que ver con la cercanía o con la identificación que pudo generar. Hay algo de simpleza en los elementos: una guitarra y una voz, con menos que otras cosas que veníamos haciendo, pero abordando una temática que quizá identifica a la gente, más que otras; tiene que ver con el amor, con el desamor, con el miedo.... Un poco de todo; de eso que no sabemos bien qué es tampoco. Sí fue sorprendente el hecho de ver en rankings un tema que tiene dos elementos simples como la guitarra y la voz, algo que es cada vez más raro de ver.

-Caravana, tu primer trabajo, fue un éxito. Ahora, con “Oscuro Éxtasis” pasó lo mismo. No fallás. ¿Eso te empodera o te genera algún vértigo con lo que sigue?

- Hay algo del vértigo que es inevitable. Aparece justamente cuando estás subiendo, cuando estás a determinada altura, yendo... así que es una buena señal, señal de que las cosas vienen saliendo bien. Ese vértigo es parte de todo lo que se vive y creo que está bien. Después hay que manejarlo; creo que lo que me saca de ese lugar es que siempre fui haciendo lo que tenía ganas, sin encerrarme... Salieron estos discos y pasa lo que pasa. No hay ninguna fórmula más que la fórmula. Y las sensaciones que vengan hay que vivirlas y atravesarlas. Obviamente las incluyo también en mi música. Creo que ese vértigo aparece en los discos y también aparecen todas las sensaciones contradictorias que hay con lo que sucede en este camino.

Tamaño texto
Comentarios