El dólar blue y los factores que dan cuenta que las subas llegaron para quedarse

El mercado anticipa un posible cambio de estrategia en los inversores.

REUTERS REUTERS
19 Mayo 2022

El dólar blue se mantiene en su mayor nivel en tres semanas. Desde el lunes de la semana pasada, la divisa comenzó un proceso ascendente. La rueda previa subió $3 y en apenas dos días de esta semana, ya registra un avance de $4,50. 

Si bien aún se encuentra lejos de su valor máximo en el año ($223), previo al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), un informe presentado por el porta leconómico, Ámbito, indica que las subas llegan para quedarse.

1. Inflación

Tras un mes y medio en el que billete informal naufragó en valores mínimos del año generada principalmente por el acuerdo con el FMI, la divisa no podía sostenerse en el tiempo con los altos índices mensuales de inflación. El pico en el mes de marzo del 6,7% incrementó la incertidumbre entre los inversores lo que volvió a impulsar el tipo de cambio al alza, por efecto del ajuste de precios. Gustavo Quintana, de PR Operadores aseguró que los datos de inflación "no fueron alentadores". El jueves 12 de mayo se difundió el dato de inflación de abril, que fue del 6%, algo por debajo del 6,7% de marzo, pero aún en niveles preocupantes.

Además, dice que las expectativas negativas van en aumento y que es posible que haya "algo más de pesos en la calle y una menor oferta" por estos días. Igualmente, aclara que "en un mercado chico como el del dólar blue, la tendencia puede cambiar de un día para otro". De todas formas, ya se podría decir que una inflación elevada siempre repercute en la expectativa de devaluación.

2. Devaluación

En relación al punto anterior, si bien el Gobierno viene corriendo detrás de la inflación, para Salvador Di Stéfano "el dólar mayorista para el mes de mayo aumentaría en torno del 4,1% al 4,3%, por ende, dejaría un piso muy alto de inflación para el mes, las perspectivas de inflación de mayo estarían en un piso del 5%. A este ritmo de inflación, para fin de año, terminaríamos con un aumento de precios en torno del 70% anual". Esto podría hacer migrar nuevamente los instrumentos en pesos ajustados por CER hacia el plazo fijo tradicional u otros instrumentos.

3. Emisión monetaria

En lo que va de 2022, la emisión monetaria se aproxima a los $400.000 millones. El equipo de Martín Guzmán volverá este jueves al mercado de deuda en pesos para intentar apuntalar el cumplimiento de la meta monetaria acordada con el FMI luego de la aceleración de la asistencia del Banco Central al Tesoro en las últimas semanas, sobre la que el organismo ya puso la lupa.

En el primer trimestre, con un financiamiento neto de $640.000 millones (y amplia participación de títulos indexados), el Gobierno sobrecumplió la meta trimestral de asistencia monetaria: le pidió al BCRA $122.000 millones, casi la mitad del tope permitido. En los próximos días, se formalizaría el visto bueno de Washington. Pero en abril hubo un traspié: Economía apostó a extender los plazos de colocación y a reducir la proporción de instrumentos atados a la inflación, tal como plantea el programa de Facilidades Extendidas, y el mercado se mostró más reticente a prestarle en medio de la aceleración de los precios. Así, pudo renovar sólo el 90% de los vencimientos mensuales.

Este hecho volvió a sembrar las dudas sobre la decisión del gobierno de frenar la inercia inflacionaria. El economista Roberto Cachanosky hizo mención al tema: "Si se empieza a mover el tipo de cambio y la gente va a los bancos a retirar los pesos, los bancos le van a decir al Central 'dame los pesos que tengo que pagar', pero, ¿de dónde saca los pesos?", inició la explicación de la sombría advertencia. "Entonces tiene que volver a emitir y eso hace que estalle la inflación porque la cantidad de LELIQ que hay circulando supera a los pesos que hay circulando, de manera que esto va a terminar indefectiblemente mal", aseveró. Sobre el precio del dólar aseguró que "no tiene techo" en este contexto.

4. Reservas

Un reciente informe de GERES (Grupo de Estudios de la Realidad Económica y Social) precisó que según el último balance del Banco Central, actualizado al 7 de mayo, las reservas netas (sin contar depósitos privados ni el “swap” con China) se ubicaron en USD 6.518 millones. Y las reservas líquidas fueron negativas en USD 2.855 millones, si se descontaban los USD 3.735 millones correspondientes a la tenencia de oro y los 5.639 millones de DEG (Derechos Especiales de Giro del FMI) activos. Entonces, las reservas totales llegaron a USD 41.816 millones.

Para el economista Gustavo Ber, “a pesar de que el BCRA recupera la compra de divisas -tras algunas ruedas con saldos negativos- no se despejan las inquietudes de los operadores respecto a las chances de alcanzar el objetivo de acumulación de reservas más allá de la favorable estacionalidad del segundo trimestre”.

5. Tasas

En principio, la suba de tasas implementada podría ayudar a sacar pesos del mercado del dólar informal y ser un factor a la baja, pero lo cierto es que el mercado considera que la tasa corre de atrás a la inflación y tal vez no es suficientemente tentadora, pero, por otro lado, juega también el hecho de que no debería ser una medida aislada. Si no se sube la tasa en conjunto con otras decisiones que apunten a controlar la suba de precios, es difícil que las demás variables se puedan mantener tranquilas también y el dólar es un elemento más de nuestra economía. Es por este motivo que los inversores podrían comenzar a migrar desde instrumentos en pesos a dólar, más temprano que tarde.

Tamaño texto
Comentarios