Mytko, un polaco que busca aventuras en Tafí del Valle

Arek Mytko se instaló hace seis años en la provincia y planea convertir a Tucumán en una zona de “turismo de aventuras”.

EN LOS VALLES. El polaco “Antonio” exploró la Patagonia y luego vino a estos lares, asegura que hay muchos lugares turísticos desaprovechados. EN LOS VALLES. El polaco “Antonio” exploró la Patagonia y luego vino a estos lares, asegura que hay muchos lugares turísticos desaprovechados.
20 Enero 2022

Arek “Antonio” Mytko llegó desde Polonia hace más de 20 años. Es montañista, escalador de hielo y roca, kayakista y se instaló en Sudamérica con la idea de “explorar y buscar nuevas rutas”, como así también de “disfrutar la naturaleza”.

Su principal objetivo fue explorar la Patagonia, motivo por el cual, sus primeros años como extranjero se desarrollaron en Chile y la Argentina.

El polaco estuvo viviendo en Tucumán estos últimos seis años, es padre de dos niños que habitan en nuestra provincia, y por esta razón, se instaló aquí en busca de nuevas oportunidades. “Algo de lo que hice en la Patagonia quisiera hacerlo acá en Tucumán”, manifestó.

Además, aclaró que pese a las diferencias que hay entre un lugar y el otro, Tucumán puede ser un sitio clave para realizar algunas expediciones. “Por supuesto no es tan extremo como en el sur, pero la provincia tiene gran potencia como para ser una capital de turismo de aventura para el norte de Argentina”, afirmó Mytko.

En Polonia, Arek trabajaba como ingeniero industrial, y cuando comenzó a realizar estas expediciones había quienes se comunicaban con él para realizar nuevas travesías.

Así fue que escaló el Aconcagua, junto a dos compañeros; uno de ellos tenía un solo pulmón y el otro era no vidente. Tres semanas después de partir, alcanzaron sus objetivos y ganaron premios de National Geographic en Polonia.

Su travesía como kayakista se inició en 2004, cuando tuvo su primera expedición en kayac, la cual seguía un recorrido que iba desde Iguazú hasta Buenos Aires, de aproximadamente 2.000 kilómetros.

Al consultarlo con el embajador de Polonia -contó Mytko-, este lo consideró un “loco” al enterarse que se trataba de su primera experiencia y temía por su muerte en el camino. Sin embargo, el kayakista insistió y lo logró. Pasó 43 días remando por su cuenta.

“Me gustan los desafíos, me gusta lo complicado. A mi me gusta demostrar que lo que la gente dice que es imposible, si quieres, se puede”, aseveró el aventurero.

Una de las expediciones más difíciles para el polaco fue una llamada “Triatlón Patagónico” que consistía en tres etapas: 500 kilómetros por mar en kayac, 2.200 kilómetros en bicicleta por Neuquén y un mes en el hielo continental con trineo y esquí. Arek contó que le llevó seis meses finalizar esta experiencia y que ganó muchos premios gracias a ella.

Arek Mytko compartió puntos clave en este tipo de experiencias: qué priorizar para continuar y cómo abandonar el miedo. “Necesitas tener fuerza mental para pasar el tiempo difícil. Así se puede hacer todo”, aseguró.

El físico es una herramienta importante para este tipo de deportes que implican tanta resistencia. Sin embargo, el estado mental predomina a la hora de mantener al aventurero en carrera. “Cuando estás un mes solo en el campo de hielo, te pasan cosas súper complicadas por el clima, hay tormentas fuertes”, detalló y contó que en una de las expediciones que realizó, perdió la mitad de su equipo, no tenía comida, su carpa estaba rota y aún así tuvo que salir del glaciar y llegar hasta la civilización.

Luego de momentos como éste, aseguró que “con toda la experiencia, mi cuerpo y mi mente ya se prepararon”.

Para poder sobrellevar las dificultades, Arek contó su secreto: “cuando estoy con bajos ánimos, yo siempre digo ‘andate a dormir y mañana te vas a despertar con nuevas energías, vas a analizar la situación, vas a buscar solución y seguir’”.

Además, Mytko contó que trataba de no tener ningún contacto con la civilización. “No se puede llorar, estar sentado y buscar que alguien te rescate. Desde el punto A tengo que llegar al punto B, vivo”, afirmó el expedicionista.

Aventurero de Tucumán

Más allá de las complicaciones, el polaco advirtió que este tipo de actividades resultan bastante entretenidas, motivo por el cual tuvo la idea de desarrollar y promover el turismo de aventura en la provincia.

Su plan es “armar una red de senderos por todas las montañas y lugares lindos que ofrece la naturaleza en Tucumán”, que además, cuente con refugios, lugares para acampar, salidas de emergencia y todos los protocolos de manejo y seguridad para aquellos aventureros principiantes que quieran emprender esta travesía sin riesgo alguno.

Además de paseos en montaña, Arek busca cubrir múltiples áreas y aseguró que “nunca se tuvo la posibilidad de hacer estas cosas por falta de desarrollo, de cultura”. Sobre ello, dijo: “acá en Tucumán lo que falta es conocimiento, es un muy lindo lugar, una gran potencia, pero no saben cómo manejarlo”. Su objetivo principal es educar a niños y adultos sobre la naturaleza y la ecología: cómo manejarse en montañas, cómo hacer fuego, cocinar, armar carpas, leer el clima, y todo el resto de actividades que involucran al hombre y a la naturaleza.

El proyecto es ambicioso: Arek Mytko busca instruir al ciudadano para que pueda manejarse por su cuenta en la naturaleza sin la necesidad de un guía y, además, busca atraer a turistas extranjeros que quieran participar de estas expediciones extremas.

Sin embargo, aclaró que para que esto sea llevado a cabo, se necesita una mejora en la infraestructura. “Porque ellos tienen expectativas de todo, necesitan guías, es importante comunicarse con este tipo de personas”, comentó Arek.

Según explicó, viene preparando el proyecto hace seis meses y está a la espera de respuestas: “espero que se contacten conmigo para hacer, para mover y para cambiar esta provincia y tener este orgullo de hacer algo”. (Producción periodística, Bárbara Nieva).

Comentarios