Cartas de lectores I: Gajes del oficio

17 Enero 2022

Rescato dichos del señor Galluci. “Proveedores del Estado, en connivencia con funcionarios, entregaban menos leche en polvo, carne de mala calidad, la fruta nunca variaba y se facturaba como pera, banana, etc.”. Lo narrado corresponde al año 1976, meses antes del golpe de Estado. Hoy está el anteproyecto de Fernando Juri de estatización del servicio de transporte público se pasajeros para “garantizar un servicio eficiente”. Según análisis de miembros del gobierno municipal de Capital se pretende “crear una empresa en sociedad con el Estado, pero subconcesionar el servicio a las mismas empresas que lo están prestando” (?). En definitiva, quizás buenas intenciones, o luces repentinas del ingenio estatal, a las que estamos acostumbrados. Y que, antes de producirse, son declamadas como las mejores ideas y propuestas, pero sólo por un sector: el que las pergeña. Llega hasta el hastío el discurso del Gobierno basado en un populismo que sólo busca captar y cooptar votos. Pero sin considerar que las intenciones e ideas, para ser consideradas productivas, deben ser analizadas, trabajadas, mejoradas y aceptadas por la generalidad de los actores. La referencia inicial del lector Galluci la hice como ejemplo de que antes de 1976 existían buenas intenciones e ideas, pero al no ser conocidas por el total de los interesados, todas las implicancias y características de los servicios estatales, y el no contar con el control de la población, era tierra fértil para la corrupción. Usted pregunte, haga una encuesta: ¿ considera que los servicios estatales son eficientes? Y coloque una serie de ítems...Y creo que nadie se sorprenderá si la encuesta refleja el desánimo, la desesperanza y la poca confianza de la población en considerar al Estado como buen administrador y proveedor de los servicios públicos. Obvio: esto está en estrecha relación con la falta de adhesión de Tucumán a la Ley de Información Pública, lo que evita la palabra tan defenestrada por el populismo: control. ¿Por qué el título de la carta? Porque en el sistema educativo, del que formé parte 38 años, esa palabrita es conocida, reconocida y practicada por los componentes de la comunidad educativa y educadora, en ámbitos escolares. Y fue lo único que evitó una debacle mayor en el sistema mucho antes. Claro que el control al que me refiero es en el círculo acotado de las escuelas. Porque, hacia arriba, la cuesta se hace muy pesada y lenta. En resumen, de 1976 a 2022, vemos que la historia es recurrente: a la Argentina le sobra pasado por delante”. Lamentablemente.

Hilda Cristina Ponce

Las cartas para esta sección deben tener un máximo de 200 palabras, en caso contrario serán sintetizadas. Deberán ser entregadas en Mendoza 654 o en cualquiera de nuestras corresponsalías haciendo constar nombre y domicilio del remitente. El portador deberá concurrir con su documento de identidad. También podrán ser enviadas por e-mail a: [email protected],  consignando domicilio real y N° de teléfono y de documento de identidad. LA GACETA se reserva el derecho de publicación.

Tamaño texto
Comentarios