El caso Djokovic: libertades, obligaciones y excepciones

Deportistas tucumanos opinan sobre la polémica que se desató ante la búsqueda del serbio de ingresar a Australia sin estar vacunado.

10 Ene 2022
1

REACCIONES. En el mundo, lo sucedido con el tenista serbio no pasó inadvertido: hubo manifestaciones de todo tipo. reuters

Tras la gran polémica que se desató por el tenista serbio Novak Djokovic en su afán de ingresar a territorio australiano para jugar el Abierto sin contar con la certificación de vacunación que exige el país, el debate sobre las excepciones al deporte en tiempos de pandemia se instaló con fuerza. Y lo sucedido generó repercusiones en nuestra provincia. Integrantes del ambiente deportivo tucumano, de distintas disciplinas, fueron consultados por LG Deportiva. Pensamientos y conceptos de los más variados, permiten tener una idea más que clara sobre las diferentes posturas ante la situación.

Andrés Herrera, director técnico del club de rugby Coipú, de Famaillá, fue uno de los que compartió su óptica sobre lo sucedido en Australia. “Él está en todo su derecho al no vacunarse. Asimismo, debería haber tenido en cuenta las políticas de Australia, sabiendo que son muy inflexibles con los ingresos a su país, no tendría que haber esperado a último momento para llegar a este punto”, advirtió

Bernabé Alzabé, ex director técnico de Lawn Tennis, manifestó su sentir con respecto a la postura del gobierno australiano. “Creo que las reglas estaban claras antes de iniciar el torneo. Es muy respetable la decisión oficial de tomar a Djokovic como una persona normal, más allá de que sea el número uno del mundo. Me parece que ante la cantidad de personas fallecidas que hubo, deberían aflojar con la política anti vacuna. Si queremos seguir disfrutando de las cosas que nos gustan, debemos adecuarnos a las nuevas reglas. No es un capricho el de Australia”, remarcó.

Ulises Kusnezov, montañista, mostró su óptica con respecto a la experiencia vivida por “Nole”. “Me parece extremista la postura del gobierno australiano de no tener al número uno del mundo en el torneo más importante del país, siendo que existen maneras de que una persona no vacunada esté aislada del resto de la gente. Es un deporte individual. Él puede estar en su burbuja y participar. Termina siendo una pena para el torneo. No me parece que se deba obligar a las personas a vacunarse”, asintió.

Por su lado, Diego Vidal, actual director técnico de Natación y Gimnasia, alegó la diferencia existente entre lo vivido por Natalia Vikhlyantseva (se puso la vacuna Sputnik) y el tenista serbio. “Uno puede ser anti vacuna o tener desconfianza por sus efectos, pero todos los países ya tomaron medidas fuertes para ir todos por el mismo camino. Él sabía que debía vacunarse para participar del torneo. A las excepciones por el deporte no las vi en ningún lado. Las disposiciones de cada país se deben respetar. Djokovic no debería estar sorprendido por esta situación. En el caso de la tenista rusa es injusto, porque ella no puede elegir qué vacuna ponerse”, aseveró.

Elvio Díaz, jugador de La Querencia, criticó el actuar de las autoridades australianas. “No es bueno que un símbolo como él tenga una postura anti vacuna. Pero, por otro lado, el gobierno australiano me parece pésimo porque había recibido una exención médica que le permitía jugar el Grand Slam. Como mensaje, creo que es importante cuidarnos entre todos y hay que hacer hincapié en la vacunación”, señaló.

El dirigente Ignacio Golobisky, vicepresidente de Atlético, fue contundente con sus declaraciones. “Primero, quiero reivindicar la postura del gobierno australiano que ejerce su derecho soberano de disponer sobre las políticas sanitarias dentro de su territorio. Si la persona que hoy quiere ingresar es Djokovic o Juan Pérez es exactamente lo mismo. Por otra parte, me parece que esa postura anti vacuna por parte de las figuras destacadas está generando escepticismo sobre la vacuna, sentimientos de temor a vacunarse, porque son ejemplos para los jóvenes. Es una postura enfrentada a la ciencia. Por otro lado, otra postura del gobierno australiano me parece absurda: repudio la decisión de no dejar participar a Natalia Vikhlyantseva por tener Sputnik. Es una cuestión más geopolítica que sanitaria. Me parece terrible”, dijo.

Rubén Moisello, presidente de San Martín, expresó también su pensamiento. “Respeto a los anti vacunas, pero también existe un principio general que es el bienestar común, regulado por leyes y normas. Las personas que deciden no vacunarse deben atenerse a las restricciones. El derecho de Djokovic termina donde comienza el de los demás, y cuando el derecho impone que no puede ingresar a un país, deberá aceptarlo. Nadie puede imponer que se vacune, pero debe adaptarse a las normas que hay” afirmó.

El piloto dakariano Ricardo Neme opinó que las excepciones para ningún caso deberían existir. “Para mí, esto es una muestra de lo que sucede en los países serios. Ningún ciudadano o extranjero que ingrese tiene un trato especial, independientemente de su condición, prestigio o actividad que realice. No existen excepciones por cualquier motivo. Y si hablamos de su condición anti vacuna estamos hablando de un tema personal. Pero evidentemente los países están buscando que sea un tema resuelto y que la gente se vacune”, aseguró.

A su vez, David Ruffino, entrenador asistente del plantel femenino de la Unión de Rugby de Tucumán, considera que la organización debería haber tomado en cuenta las políticas del país donde se llevaba a cabo el torneo. “Es un caso polémico. Muchos países organizaron sus políticas sanitarias en función de la vacunación. Y también existe este sector que tiene una resistencia frente a las vacunas, dando lugar a un cortocircuito, a pesar de la autorización que tiene para jugar. La organización, sabiendo las políticas del país, debería haberle negado su participación, antes de llegar a este punto. Por otra parte, hablando de Vikhlyantseva, creo que no hay motivos científicos y claros para rechazar una vacuna como la Sputnik”, subrayó.

Como queda claro, se trata de un tema de amplio debate. Seguirá dando que hablar, sea cual sea la definición que tenga. La libertad individual y el bien común una vez más se encuentran enfrentados en un set que parece no tener fin, en el cual ninguno de los dos puede rematarse. La única certeza es que esta pandemia abre debates en todos los ámbitos y el deporte no es la excepción. (Producción periodística: Benjamín Papaterra)

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Panel coronavirus Tucumán

Estadísticas actualizadas de nuestra provincia Ver panel covid

Comentarios