Atlético necesita dar vuelta la página cuanto antes

El club de 25 de Mayo y Chile finaliza una temporada catastrófico, penúltimo en la tabla de la Liga Profesional.

EN 2016. Azconzábal, en su anterior paso por Atlético.  GACETAFOTO DE ARCHIVO. EN 2016. Azconzábal, en su anterior paso por Atlético. GACETAFOTO DE ARCHIVO.

Si hay algo que necesitan hacer en Atlético cuanto antes es dar vuelta la página. Pero la pregunta sería cómo, después de este cierre de temporada catastrófico con un “decano” penúltimo en la tabla de la Liga Profesional, la salida de dos entrenadores, la llegada de otro y… el adiós por la puerta de atrás del mayor ídolo en actividad que tenían los de 25 de Mayo y Chile: Cristian Lucchetti.

La desmentida del arquero y ahora excapitán del club contra el actual DT, Juan Manuel Azconzábal, supone ser la gota que rebalsó el vaso de las emociones entre los hinchas. Primero hubo silencio sobre si “Laucha” iba a seguir o no; luego llegó la declaración de Azconzábal diciendo que “no le podía garantizar el puesto” al mendocino y, posteriormente, el ofrecimiento formal de la directiva de renovarle por una temporada más su contrato, y el “adiós” de Lucchetti por no considerar ético aceptar cobrar un sueldo sin tener la posibilidad de ganárselo honestamente como acostumbró en sus más de 20 años de carrera profesional.

“Ante las versiones que circularon en los últimos días sobre mi continuidad en el club, y las recientes declaraciones del nuevo entrenador que no coinciden con lo que él me transmitió personalmente, me veo forzado, no siendo mi estilo, a comunicar lo sucedido en la única charla que mantuve con el nuevo DT pos River. Allí él me comunicó de manera rotunda que no iba a tenerme en cuenta en este nuevo proceso. En ningún momento me habló de arrancar todos de cero o de no tener privilegios a la hora de competir, si así hubiese sido, no habría dudado ni un segundo en seguir ligado al club”, escribió Lucchetti en una sentida carta de despedida que envió a la redacción de LG Deportiva, 24 horas después de escuchar la entrevista radial que Azconzábal había dado con un diferente versión de los hechos.

Y entonces, con el fin de 2021 a cuestas, desde la comisión directiva no refutaron el escrito de “Laucha” ni tampoco diagramaron una solución puertas adentro del vestuario. Se llamaron al silencio.

Claro está, el regreso de Azconzábal al club con el que ascendió a Primera como jugador y años después como entrenador,  no puede haber comenzado más complicado.

“Tengo una relación de años con Lucchetti, es un amigo para mí. Nos ha dado muchísimo como futbolista pero sobre todo como persona. Su calidad humana es un ejemplo”, le dice a LA GACETA uno de los altos mandos de la institución, quien fuera el que convenció 10 temporadas atrás al arquero de sumarse al proyecto albiceleste cuando el presente de la institución era de gris oscuro para negro, Miguel Abbondándolo.

Ahora bien, entrar en detalles para desglosar una versión o la otra de lo sucedido, no es tema de la dirigencia, asegura otro directivo. Atlético contrató a Azconzábal como entrenador y es Azconzábal el que dirá con qué futbolistas quiere contar y con cuáles no. “Nuestro límite es la línea de cal que separa el ingreso a la cancha. No podemos hacer nada respecto a ello, porque confiamos en el entrenador que contratamos. Es él el que toma las decisiones del plantel que pretende formar, no nosotros”, esto quiere decir que si Azconzábal no quiere a Lucchetti la CD respetará la postura del entrenador.

Está claro que por cómo se manejó la situación hay demasiados grises en la panorámica. También que la renovación del grupo será casi total y exponencial. La idea es sembrar para cosechar cuanto antes, pero con caras renovadas. De la vieja guardia, quedará poco y nada.

El de Lucchetti fue el caso más llamativo y doloroso para los hinchas de Atlético.

Comentarios