Habrían matado por error a un cantante en San Cayetano

Hay dos hipótesis de cómo se produjo el hecho, pero ambas concluyen que hubo una confusión. Un enfermero fue detenido por el caso.

06 Dic 2021 Por Gustavo Rodríguez
3

LA ESCENA DEL CRIMEN. El lugar donde el joven fue herido mortalmente de un tiro por la espalda por motivos que aún no fueron esclarecidos.

“Tanta injusticia tanta discriminación/ te pones una gorra y ya te tratan de ladrón”… Esa una de las tantas canciones que Lisandro Bravo (20 años), conocido artísticamente como “Chino Majestic”, subió a YouTube. La llamó “Injusticia”. Ayer a la madrugada murió al recibir un disparo por la espalda cuando, aparentemente, corría por las calles de San Cayetano para evitar ser asaltado. Un enfermero, que fue señalado como el autor del homicidio, se presentó ayer ante las autoridades. Los investigadores manejan dos hipótesis que tienen una misma conclusión: al cantante le dispararon por error. El proyectil que ingresó por su espalda no era para él.

La víctima participaba de una fiesta que se realizaba en Eugenio Méndez, al 300. A la madrugada, Bravo salió a comprar cigarrillos junto a su amigo Nahuel Brito (19) a un drugstore de la zona, que está abierto las 24 horas.

Después de cumplir con su objetivo, regresaban a la fiesta por esa calle cuando fueron sorprendidos por una moto en la que se trasladaban dos jóvenes y que se detuvo a unos escasos metros delante de ellos.

“Ellos se asustaron porque pensaron que los estaban por asaltar. Salieron corriendo para tratar de escapar. El hombre se dio cuenta y disparó”, indicó Julio García, un vecino.

Los amigos de Bravo fueron en su ayuda. Uno de ellos, al observar que estaba gravemente herido, salió corriendo hasta la seccional 4ª, ubicada a menos de una cuadra, para avisar sobre lo que había ocurrido. El efectivo de guardia llamó a la ambulancia y fue hasta la esquina de Méndez y Fleming. El cantante ya había fallecido.

“En este barrio siempre ocurren este tipo de cosas. No se puede creer lo que pasó. Dicen que los chicos intentaron escapar para que no les robaran”, dijo María Laura de Martínez. “Pero también aseguran que el dueño de casa reaccionó así porque hace dos meses había tenido un problema con el amigo del chico fallecido. De todas maneras, no me parece que alguien dispare por las dudas. En este caso mató a un inocente, a alguien que no tenía nada que ver”, añadió.

La pesquisa

A las 7 el barrio donde se produjo el hecho había sido invadido por investigadores. El fiscal Ignacio López Bustos, acompañado por su auxiliar Fernando Isa, y el personal de Homicidios, que actuaron bajo las órdenes de Juana Estequiño, Diego Bernachi y Jorge Dib, empezaron a indagar sobre cómo se había producido el hecho.

Lograron identificar al autor del disparo como Andrés Quiroga, enfermero con prestación de servicios en un CAPS de San Cayetano. Los vecinos les explicaron a los pesquisas que se había escapado del lugar después de haberse producido el hecho.

Por la tarde, personal de la seccional 4ª recibió una denuncia de que el sospechoso se había presentado en su domicilio de Fleming al 200. Cuando lo fueron a buscar, terminó entregándose. También les dio a los efectivos una pistola nueve milímetros que en principio tenía autorización para portar.

Ahora queda determinar cuál fue el detonante del hecho. Una hipótesis señala que creyó que los jóvenes estaban por asaltarlo. La otra es que en realidad, el sospechoso intentó acabar con la vida del amigo de la víctima.

Brito les dijo a los policías que desde hace bastante tiempo que lo venía molestando y que inclusive lo denunció en comisaría del barrio por amenazas. El fiscal López Bustos, al cierre de esta edición, esperaba que le entregaran esa causa.

Los vecinos entrevistados por LA GACETA tuvieron opiniones diferentes sobre el acusado del crimen. “Es un muchacho que se mata laburando y que estaba cansado de que le roben sus pertenencias. Es lo que sentimos los habitantes de este barrio. Es un problema de nunca acabar”, señaló Juan Pablo Centurión.

Graciela Martínez opinó diferente. “En el barrio es conocido por ser loquito. No me extraña que se haya mandado una cagada sí. Pero bueno, ese es el final de todos los que se hacen los pistoleros”, señaló.

LA VÍCTIMA. Luciano Bravo era conocino como “Chino Majestic”.

En las redes

“Injusticia” es uno de los temas de hip hop que más repercusiones tuvo “Chino Majestic”. Es un tema que habla de la discriminación, de los derechos vulnerados de los chicos de los barrios, de la inseguridad y de los peligros que hay en la calle. Subió ese tema a Facebook y un seguidor lo cuestionó con dureza. “Creo que a lo que apunta el video y la letra es a un público que hoy es un flagelo. Llamar al delincuente por su nombre no es ofender a nadie. Yo veo un flaco de gorra y me cruzo la calle; hoy vestirse de chorro es una moda la cual no me va”, opinó Ricardo Toledo.

Bravo no tardó en responderle. “¿Cómo es eso de vestir cómo delincuente? Yo no me cruzo de calle, quizá porque la tengo y sigo pateando. Es algo subjetivo lo que a vos ‘no te va’. Estoy de acuerdo con el respeto y la educación. La vestimenta no tiene nada que ver con lo que sea uno, y no se trata de economía, ahora se trata de la pobreza mental, de una sociedad en decadencia y perdición. ¡Gracias por tu comentario! ¡Expresarse es hermoso!”, posteó.

Sus amigos también le rindieron homenajes en las redes sociales. “No puedo creer que te hayas ido tan rápido con tanta vida por delante y con tanto talento. No entiendo cómo pudieron matarte así. ¡Un abrazo muy grande al cielo mi hermano! Hoy el rap Tucumano perdió un tremendo player”, publicó Nico Boeri.

Y por la tarde, muchos de sus fanáticos comenzaron a reproducir una de sus creaciones que dejó en las redes: “No hay que lamentarse por la muerte, como no hay que lamentarse por una flor que crece. Lo terrible no es la muerte, sino las vidas que la gente vive o no vive hasta su muerte”.

Comentarios