Entrevista a José “Chuchú” Basile: “me hubiese gustado vivir esta final desde adentro” - LA GACETA Tucumán

Entrevista a José “Chuchú” Basile: “me hubiese gustado vivir esta final desde adentro”

Es un ejemplo de superación y amor por la camiseta de Coipú, el campeón del ascenso.

15 Nov 2021
1

CON LA COPA. José “Chuchú” Basile, esbozando una gran sonrisa, recibe la Copa de Oro junto al capitán Emanuel Albarracín. Gentileza foto de Adrián Coronel

Citar el nombre José Salvador Basile les sonará un poco extraño. Quizás el Basile les sea familiar. Pero si se le agrega “Chuchú”, entonces recién cae la ficha sobre de quién se trata. De este joven de 24 años, famaillense, de Coipú Rugby, se puede decir que, cada vez que llega a su club o a cualquier otro, se escucha seguido un “hola Chuchú”, gesto que él devuelve con su amable sonrisa.

Quizás el destino o la mala fortuna se le cruzó en el camino un 24 de mayo de 2015 en una final contra San Martín: recibió un golpe involuntario y quedó tendido en el piso. El diagnóstico fue el peor: ruptura de vértebra, lo que lo dejó parapléjico. Pero José, lejos de renegar de su destino, le puso el pecho a la situación. Así, con muchas ganas, sumado al acompañamiento de su familia y de sus amigos, hoy está en un proceso avanzado de recuperación. Y su felicidad se agrandó con la Copa de Oro del Ascenso obtenida por su club, tras derrotar a San Isidro de Lules 31 a 14. Su capitán, Emanuel Albarracín, se encargó que fuese “Chuchú” quien la recibiera. “Me sentí muy feliz, principalmente porque la copa se iba para Famaillá. Pero no me esperaba el gesto de los chicos. Estoy muy agradecido”, comentó al respecto.

Este joven ejemplo de superación y de amor por la camiseta vivió esta final a puro nervios y con muchas ganas de estar adentro, empujando junto a ellos. “Corría por mis venas las ganas de estar allí jugando. Me hubiese gustado vivir esta final desde adentro”, se lamenta un poco “Chuchú”, que ocupa el rol de coordinador de juego. Él se desempeña en la parte motivacional, a la cual la lleva adelante con mucho empeño. “La verdad es que cuando me asignaron esa tarea no lo esperaba. Creía que iba a ocupar mi lugar como simpatizante. Tengo una muy buena comunicación con todos los chicos. Las sugerencias que tienen me las transmiten y se las planteo a la comisión directiva. También la parte motivacional, otro principal rol del puesto que me asignaron” resume “Chuchú” su labor dentro del plantel.

Volviendo a la obtención de la Copa de Oro, “Rueditas”, como le dicen con cariño dentro del club, comentó que significó muchísimo para él que el club haya logrado este título. “Ya que dentro del plantel hay muchos chicos con los que jugué y compartí muchos momentos. Creo que nos merecíamos esto, porque fue un trabajo de todo el año, en el que no tan sólo jugamos para ganar, sino por el ‘profe’ Germán Gómez y por quien fue compañero de equipo, Roque Carabajal, lo cual dio un plus emotivo para buscar ganar la copa”.

Muchos se preguntarán de dónde surgió el apodo “Chuchú”. Él responde con una carcajada sobre el insólito hecho: “me lo pusieron cuando era bebé. Mi abuelo era guardaespaldas de la familia Bussi. Fueron todos los funcionarios de ese momento a verme y había uno de ellos al que le decían ‘Cuyulo’, porque era petiso, y era muy parecido a mí. Mi abuelo dijo “este (por mí) salió parecido a ‘Cuyulo’”. Justo escuchó mi hermana que interpretó mal lo que dijeron y ella al intentar repetir dijo “Chuchú”. Todos comenzaron a reír y de allí me quedó hasta el día de hoy ese apodo”.

- Si tuvieses un deseo que pedir, ¿cuál sería?

- Poder vivir lo mismo que vivimos en esta final, pero dentro de la cancha, con los jugadores que están y con los que estuvieron desde el día que llegué al club hasta hoy”.

Ficha personal

Nombre y apellido: José Salvador Basile.
Edad: 24 años.
Fecha de nacimiento: 13 de diciembre de 1996.
Apodos: “Chuchú” (de familia) y “Rueditas” (en el club).
Juega desde los 14 años, pero como Coipú no contaba con M14, se sumó a la M15.

Comentarios