La campaña 2021/22 de maíz resultó positiva en cuanto a lo económico - LA GACETA Tucumán

La campaña 2021/22 de maíz resultó positiva en cuanto a lo económico

Según técnicos de la Eeaoc, pese a los altos costos, la balanza fue favorable

16 Oct 2021
1

EN TUCUMÁN. Los rindes de indiferencia rondaron de 4,2 t/ha a 5,5 t/ha; menos del promedio de 7,7 t/ha estimado.

De acuerdo a la evaluación que realizaron el personal técnico de la sección Economía de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc), el resultado económico de la campaña de maíz 2020/21 resultó positivo.

Precisaron que si bien los costos alcanzaron registros similares a los del ciclo 2019/20, el precio del maíz mostró niveles interesantes desde el inicio de la cosecha. A esto debe sumarse, añadieron, un excelente rendimiento promedio. “La conjunción de todos estos factores marcaron la diferencia”, afirmaron.

Desde el barbecho a la cosecha, los gastos durante la campaña 2020/21 se ubicaron entre los U$S 330 y los U$S 512 por hectárea, de acuerdo a la tecnología empleada: híbrido sembrado, aplicación o no de fertilizantes y el control de malezas que se haya tenido que realizar.

A este gasto, los técnicos indican que se le debe agregar, siempre por hectárea, alrededor de U$S 85 -en concepto de administración y de estructura-, U$S 120 -para los arriendos fijos (como valor frecuente)- o bien entre un 18% y un 25% de la cosecha, en caso de que el acuerdo se haya dado en porcentaje. Pero también cabe sumar el gasto en flete, que osciló alrededor de los U$S 37 por tonelada.

Debe considerarse, además, que en estas erogaciones no está contemplado el Impuesto al Valor Agregado (IVA) ni ningún otro tributo.

Los rindes de indiferencia -toneladas que se deben producir para cubrir el gasto- oscilaron en 4,2 toneladas por hectárea (t/ha) para el caso de la producción en tierra propia y en 5,5 t/ha para la producción en arriendo; guarismos inferiores al promedio de 7,27 t/ha estimado para Tucumán en esta campaña.

En lo referente a las perspectivas para la campaña 2021/22, hay mucha incertidumbre respecto de las condiciones climáticas que definirán la siembra y los rindes, y también en cuanto a precios y costos. El precio de futuro para la época de cosecha local se ubica un 10% por debajo del actual, y hay mucha incertidumbre relacionada con medidas de regulación de las exportaciones. Además los costos ya son crecientes con respecto a la campaña 2020/21, debido a la suba en dólares -de entre un 50% y el 100%- de los fertilizantes; en especial, los nitrogenados de uso relevante en el maíz. Esto podría determinar una retracción significativa en la fertilización.

Comentarios