Iluminación inteligente: tips para sentirte mejor en casa - LA GACETA Tucumán

Iluminación inteligente: tips para sentirte mejor en casa

Usar una luminaria adecuada puede cambiar nuestro estado de ánimo y aliviar el desgaste de permanecer tantas horas encerrados en el hogar. Qué luz es preferible para descansar, estudiar o estar en la computadora

17 Jul 2021 Por Guadalupe Norte
2

CICLO CIRCADIANO. La cantidad e intensidad de luz que percibimos influye en nuestra biología.

Con el día nublado, el clima frío y las eternas horas que pasamos acuartelados en el hogar, el recuerdo de las salidas despreocupadas al aire libre se vuelve nostálgico.

Para remediar las restricciones que deja la pandemia, una buena idea es optimizar nuestro espacio de trabajo, estudio o relax utilizando luminaria.

“Está comprobado en muchísimos estudios que los cambios en la iluminación pueden modificar las emociones y mejorar nuestro estado de ánimo”, explica Oli Alonso, especialista en diseño de iluminación eficiente.

Incluso, hay países (como Suecia y Noruega) en los cuales se implementan terapias lumínicas destinadas a atenuar el insomnio, depresión o problemas psicológicos aparejados a los cortos periodos de exposición solar.

¿Cómo podemos evitar que este nuevo estilo de vida indoor afecte nuestro bienestar? La primera sugerencia es permanecer (lo máximo posible) en espacios con una alta presencia de luz natural. De no ser posible, lo mejor es mezclar fuentes de luz general o difusa con otras de luz directa (esta se distingue por las sombras súper marcadas que crea).

“Cuando estamos bastante tiempo en la oficina o cualquier habitación con una iluminación artificial pareja el efecto que produce en los trabajadores es una sensación de monotonía, aburrimiento y cansancio”, afirma el técnico del teatro Mercedes Sosa.

Para contrarrestar dicho tedio e incrementar la productividad, el consejo es agregar al ambiente luces focalizadas en cada puesto, usar planos verticales o alumbrar algunas paredes específicas.

“Después de unas pocas horas de home office o estudio también es bueno apagar la luz que estamos usando y prender por unos minutos una lamparita u otro recurso para variar la información visual que recibimos y aliviar el cansancio visual”, acota Alonso.

Algunas indicaciones: de preferencia la lámpara de escritorio debería situarse más alto que nuestra cabeza y del lado contrario a la mano con que escribimos. Son ideales los modelos articulados para dirigir el foco hacia zonas puntuales.

Al utilizar tecnología

La resequedad y el picor son dos características frecuentes que aparecen ante la fatiga ocular. En estas situaciones el truco arranca con la prevención. La regla es clara: jamás debemos navegar usar la computadora, tableta o celular solo con la luz de la pantalla y en la oscuridad.

El motivo alude al ciclo circadiano. “Cuando hay luz el organismo genera adrenalina y sube nuestra temperatura y ritmo cardiaco con el propósito de prepararnos para iniciar la actividad. En cambio, al desaparecer/atenuarse la iluminación, el cuerpo baja su energía y secretamos melatonina: una hormona que nos incita al descanso”, detalla.

Bajo estas circunstancias, si antes de dormir abusamos de la tecnología, la luz azul de los dispositivos hará que nos activemos de vuelta. “Por esta razón, hay televisores de última generación que traen detrás una pequeña franja de luz para romper con el contraste entre la oscuridad de la pieza y el resplandor intenso de lo que reproducimos”, acota Alonso.

Además vienen aplicaciones gratuitas para smartphones (“sFilter”, “HALO”, “Dimly”, etcétera) que suman filtros especiales para abrir libros digitales o navegar en redes sociales bajo las frazadas.

Recreación

La armonía hogareña también se consigue al experimentar con la temperatura de color de los focos. En las áreas de estudio y trabajo la sugerencia es decantarlos por las luces frías. Estas ayudan a la concentración, la lectura, escritura y cualquier tarea visual.

En el living, sala de juegos, estudio artístico o junto al equipo de música es aconsejable elegir las luces cálidas. Su presencia transmite relajación y llaman al reposo.

Complementos

En busca de experiencias inmersivas, muchos adolescentes, jóvenes y gente del mundo gamer compran teclados, mouses y gadgets luminosos con secuencias de colores.

Estos extras son interesantes desde la perspectiva decorativa, pero no influyen en nada más. “El único cuidado es chequear si esas luces tienen una frecuencia de cambio alta (flicker o parpadeo) porque ahí sería contraproducente. Dependiendo su intensidad el resultado serían dolores de cabeza, mareos y (en casos mínimos y extremos) epilepsia”, agrega el docente universitario.

En el punto intermedio entre la innovación y las chucherías, otro producto curioso son los LED con Bluetooth y control de voz. A través de una app estos modifican su tonalidad para ambientar las habitaciones.

Por ejemplo, hay variantes rosas para las “veladas románticas” o colores verdes para “un picnic en la naturaleza”.

Comentarios