Se acerca el invierno y en Tucumán será mucho más frío que el anterior - LA GACETA Tucumán

Se acerca el invierno y en Tucumán será mucho más frío que el anterior

Una ola polar sorprendió al país esta semana. Qué clima se espera en los próximos días. Cómo cuidarse.

19 Jun 2021
2

PLUS. Este fin de semana largo los tucumanos podrán escaparse hasta Tafí del Valle a disfrutar de la nieve y de los paisajes.

Sabemos que invierno es sinónimo de frío: está en las películas, lo oímos en las canciones y, aunque con poca frecuencia, lo experimentamos en su máximo esplendor. Y es que el frío frío, ese que endurece la piel, desgraciadamente en Tucumán suele durar poco. Pero, como ya hemos visto, el invierno sorprenderá gratamente a los amantes de la estación este año.

Todavía el otoño no ha terminado y ya se sienten los cambios en la temperatura. De un día para el otro, los tucumanos debimos empezar a desempolvar los camperones, las parkas, las bufandas, ¡hasta gorritos y guantes!

Claro que el clima frío no llegó sólo a nuestra provincia: el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) informó que, además de Tucumán, Córdoba, La Pampa y Entre Ríos se encuentran, por las bajas temperaturas en “advertencia violeta”. 

Esto significa, básicamente, que la población debe mantenerse alerta por el cambio de temperatura, que puede dificultar las actividades de la vida diaria. En tanto, Buenos Aires, Santa Fe, Corrientes, Santiago del Estero, Catamarca y La Rioja lo están pero manera parcial. El organismo dijo que se espera que los valores mínimos estén entre los 2°C bajo cero y los 5°C, y que las máximas se mantengan entre los 6°C y los 13°C, hasta mañana inclusive.

El doctor en Meteorología Juan Leónidas Minetti, director del Laboratorio Climatológico Sudamericano, adelantó a LA GACETA que si se despeja, habrá más días helados, con una temperatura cercana a los 0°C.

Tres oleadas

Minetti explicó que las bajas temperaturas se deben a una depresión de altura que viene cruzando la cordillera. “Toda la parte norte de la cordillera está nevada”, alertó.

El meteorólogo confirmó que este invierno será más duro que el de 2020. “Habrá tres oleadas de aire polar a comienzos, mediados y finales de julio”, dijo, aunque aclaró que las oleadas de julio serán secas, por lo que podríamos tener nevadas importantes, pero ya hacia el final del invierno, en las primeras semanas de septiembre.

Hay que cuidarse

“En los periodos de otoño e invierno de cada año, en función de la concurrencia de una serie de factores climáticos y ambientales, hay un marco predisponente de las enfermedades respiratorias, constituido por el frío, la estación seca y la circulación viral, que puede provocar procesos inflamatorios”, describe Ernesto Ways, pediatría especialista en enfermedades respiratorias.

El médico explica que es importante tener en cuenta que este año nos encuentra con doble circulación viral: además de la covid-19, empiezan a dar vueltas los virus propios del invierno. ¿Por qué hablamos de “este año”? La respuesta es simple: en 2020, con las restricciones más estrictas los contagios de enfermedades respiratorias fueron menos. “Este año, desde la semana epidemiológica 16, en abril, ya tuvimos un incremento de la patología respiratoria en adultos y niños”, alerta el especialista.

Alerta con los niños

Ways cuenta que, en función de su inmunología y la conformación de su aparato respiratorio, los niños están predispuestos a tener otra serie de enfermedades desencadenadas por este tipo de virus, común en invierno. “La central que nos preocupa es la bronquiolitis; hemos tenido un 2020 sin esta enfermedad por la cuarentena, pero hoy hay más socialización de los niños y fundamentalmente los bebés, mucho más temprano, lo que hace que se puedan producir contagios de los virus capaces de desencadenar en los más chicos enfermedades respiratorias, cómo la nombrada antes o la bronquitis obstructiva”, asevera. “Y a diferencia de 2020, ya hemos tenido un incremento de esas enfermedades”, resalta.

Recomendaciones

“Hay que cortar la cadena de contagios, y la forma es, fundamentalmente, aislar al niño pequeño del resto de la familia (porque, aunque se crea que el niño es el que trae el virus a casa y contagia a sus mayores, suele ser al revés) evitar las visitas innecesarias, tanto dentro de casa, como el ir a visitar a cualquiera. Y el cuidado de la casa, que significa el lavado frecuente de las manos, toser en el codo, no enviar a los niños a la escuela o a la guardería si están resfriados, no dejar de darles el pecho, tener las vacunas al día y ventilar los ambientes para permitir la circulación de viento (muy importante y el gran problema del invierno: aunque nos haga frío, dejemos siempre una ventana abierta), porque los virus se estacionan en las superficies lisas y pueden permanecer mucho tiempo”, sugiere.

Comentarios