Hojeando el Diario: una comedia musical de 1930 con la mirada en 1980 - LA GACETA Tucumán

Hojeando el Diario: una comedia musical de 1930 con la mirada en 1980

Fantasía de 1980 se estrenó en 1931. Una mirada sobre el futuro a medio siglo después.

31 May 2021 Por Manuel Riva
3

AMOR EN EL AIRE. LN18 y J21 se reúne fuera de miradas indiscretas.

“Una película extraordinaria, rara e interesante ; reflejo de lo que será el mundo dentro de 50 años en sus costumbres, modas, etc, según la imaginación de los compositores cinematográficos del film”, de esta manera nuestro diario anunciaba el estreno de la comedia musical aunada a la ciencia ficción : « Fantasías de 1980 ». El estreno se produjo el 29 de mayo de 1931 poco más de un año después que en Estados Unidos. La historia comienza en los años 1930 cuando un hombre queda dormido debido a un rayo y es despertado 50 años más tarde, ósea en 1980 en un mundo bastante diferente. Muchas de las ideas presentadas por el film no se cumplieron pero otras si. Por ejemplo que cada ciudadano tendría su avión y se trasladaría con él no se cumplió en 1980 ni en el presente. Las personas ya no tendrían nombres sino que serían identificados con letras y número tampoco ocurrió. La comida se obtendría de máquinas en forma de píldoras tampoco se cumplió aunque si podemos calentar alimentos preparados en hornos de microonda. Los matrimonios se realizarían por conveniencia familiar era quizás una idea heredada de la época feudal y creían que volvería en el futuro. Otra idea un poco estrambótica era que los bebés se obtendrían de máquinas expendedores. Lo que si se cumplió en 1980 fue la construcción de rascacielos de decenas de pisos, cosa que ya por la época de estreno las grandes ciudades los tenían. Las videollamadas no llegaron en los ochenta pero si ya en el siglo XXI. De igual manera se presentaba la fantasía de videoporteros cosa que ocurrió un poco más tarde que en la década de 1980.

El argumento de la cinta se centra en el personajes que viaja del pasado y que hace migas con dos jóvenes de 1980, uno frustrado porque no puede casarse con su amada y el otro, su mejor amigo que hará todo lo posible para ayudar al primero a casarse con su enamorada. Para lograr tener posibilidades en la apelación realizada en contra del matrimonio de su enamorada tiene cuatro meses para realizar algún acto superlativo que cambie la decisión del juez. En ese momento se entera que un gran científico estás buscando un voluntario para pilotar un cohete que viajará hasta Marte. El decide ir ya que es piloto comercial, su amigo decide acompañarlo mientras que el hombre de los 30 va también pero de polizón. Los tres viajeros llegan al planeta rojo donde conocen a una exuberante reina que les explica por señas que allí que cada marciano tiene un gemelo, uno bueno y el otro malo. Tras estar unos días con los buenos y lo malos logran escapar y regresar a la tierra justo para presentarse ante el juez para la apelación. Pero el tribunal no reconoce que hayan llegado a Marte hasta que el hombre de los 30 presenta al marciano que había traído en la nave. Final feliz, el juez apoya la moción del joven para casarse y todos a cantar.

De acuerdo a nuestro colega la función estreno fue un éxito de publico que colmó las instalaciones del Grand Splendid Theatre, al igual que en las otras tres jornadas de exhibición. Nuestras páginas expresaba que era « una obra futurista que ha logrado cautivar a los espectadores, tiene paisajes originales que refleja lo que será Nueva York en 1980 » para luego agregar que « se trata de una obra de fuerte originalidad. Hay en ella escenarios vastísimos y lujosos, decorados de suma originalidad, y danzas y canciones hermosas en las cuales toman parte numerosos artistas ».

El film era protagonizado por el humorista Ed Brandel, como el hombre del pasado apodado 00 ; John Garrick, el joven enamorado llamado J21; Maureen O´Sullivan, la enamorada LN18 ; Frank Alberston, el amigo inseparable y de nombre RT42 entre otras figuras de la época.

La película recurre a una figura clásica de la ciencia-ficción: el del durmiente “viajero en el tiempo”. Desde el Rip Van Winkle de Washington Irving hasta “El Dormilón” (1973 ) de Woody Allen, fueron muchos los autores que se sirvieron de esa inverosímil herramienta narrativa que permitía trasladarse al futuro sin necesidad de tecnología alguna. Pese a ser una idea obsoleta los productores la utilizaron para no complicar a los espectadores con adminículos tecnológicos. El argumento presenta a un hombre (El Brendel) es alcanzado por un rayo mientras juega al golf en 1930. Reanimado por los científicos del Nueva York de 1980, se encuentra con un espectacular mundo de maravillas tecnológicas en el que los vehículos aéreos han reemplazado al automóvil, la arquitectura colosal exhibe edificios que alcanzan los doscientos pisos de altura, la comida viene presentada en forma de píldoras, los bebés se extraen de máquinas expendedoras y la gente ha abandonado los nombres, utilizando sólo series de letras y números. Hay puertas de apertura automática, comunicación visual a distancia al estilo Skype, secadores de mano, además los matrimonios eran acordados entre familias y los que buscaran otras parejas debían presentarse ante la justicia. Cabe destacar que los escenarios de las ciudades tanto como los vehículos aéreos tienen grandes similitudes con la colosal pelicula del genio alemán Fritz Lang, obra maestra del expresionismo germano que los tucumanos pudieron ver recién el 19 de junio de 1929, a más de dos años de su estreno a nivel mundial. Se dice que los productores buscaron hacer homenaje con sus escenarios.

Los tucumanos de fines de la década de 1920 e inicios de la siguiente se encontraron con una serie de filmas de avanzada donde la ciencia ficción y la fantasía eran fundamentales. Además, entre unas y otras se incorporó uno de avance tecnológico importantísimo como fue el sonido, de tal manera que cinta como Metrópolis era muda sin embargo Fantasía de 1980 incorporaba el sonido, una herramienta clave en la historia que se desarrollaba en tono de comedia musical. Quizás “Una fantasía del porvenir” de acuerdo a su titulo en España, no sea recomendable para el gran público en el presente en su momento tuvo cierta repercusión por ser el primero musical de ciencia ficción, y quizás el último.

Ni la música ni el elemental argumento causaron la menor impresión en el público. La consecuencia inmediata fue que la ciencia-ficción pasó a figurar en la lista negra de los grandes estudios como género ruinoso por el que no merecía la pena apostar más allá de producciones de serie B o seriales con una relación coste-ingreso menos arriesgada. En los cincuenta se rehabilitó en algo la ciencia ficción y hubo que esperar hasta 1975 para volver a ver fusionados el género fantástico y el musical con « The Rocky horror picture show ».

Comentarios