La hipertensión arterial, esa “enemiga silenciosa” - LA GACETA Tucumán

La hipertensión arterial, esa “enemiga silenciosa”

17 May 2021

Es uno de los flagelos de nuestro tiempo. Ha recibido el mote de “enemiga o asesina silenciosa” y se ha convertido en la principal causa de las enfermedades cardiovasculares, que por año, se llevan en el mundo la vida de 17 millones de personas. Según las estadísticas recientes, la hipertensión arterial (HTA) es la responsable del 45% de los defunciones por cardiopatías y del 51% de las muertes por enfermedades cardiovasculares. La Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) señala que la patología afecta a más de un tercio de la población nacional pero pasa inadvertida o es mal controlada en una gran proporción de casos, lo que aumenta significativamente el riesgo de padecer infartos de miocardio, accidentes cerebrovasculares y otras afecciones.

“Conozca sus cifras de presión arterial” es el lema que acompaña, desde 2013, al 17 de mayo, que ha sido elegido para conmemorar el Día Mundial de la Hipertensión Arterial. Según la Organización Mundial de la Salud, es un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, lo que puede dañarlos. Cada vez que el corazón late, bombea sangre a los vasos, que llevan la sangre a todas las partes del cuerpo. La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser bombeada por el corazón, cuanto más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear. Dolor de cabeza, dificultad respiratoria, vértigos, dolor torácico, palpitaciones del corazón y a veces hemorragias nasales, son algunos de sus síntomas. Si no se controla, puede ocasionar un infarto de miocardio, un ensanchamiento del corazón y, a la larga, una insuficiencia cardíaca, también accidentes cerebrovasculares (ACV).

La HTA ha ganado un triste protagonismo durante la pandemia por ser la comorbilidad más frecuente en los enfermos de coronavirus. Sin embargo, los pacientes hipertensos “no deben temer un mayor riesgo de infectarse con el virus que causa Covid-19. Por sí sola, la hipertensión no ha mostrado hasta el momento ser un factor de riesgo independiente para Covid-19. Sí, cuando se suma a comorbilidades, como la diabetes o la enfermedad cardiovascular”, sostiene la doctora Alejandra Christen, del Consejo Argentino de Hipertensión Arterial de la SAC. “Es importante que las personas hipertensas continúen tomándose la presión en sus domicilios y no interrumpan la medicación durante la pandemia”, añade.

En 2017, el referente del distrito NOA de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA), dijo que la situación era muy preocupante si se consideraba que la mitad de quienes padecían el mal no lo sabían y que solo una de cuatro personas estaba bien diagnosticada y medicada. Sostuvo que la HTA se incrementaría en los próximos años en los adolescentes y jóvenes porque ya a esa edad presentan muchos factores de riesgo. “Hoy, los menores de 34 años ni siquiera se toman la presión. Pero cuando lo hacen y se detecta la enfermedad, nos encontramos con que el 87% de los hipertensos no sabía que tenían el mal”, manifestó en esa ocasión. Para contrarrestar la acción de esta “enemiga silenciosa”, la OMS recomienda un modo de vida saludable, haciendo hincapié en una nutrición adecuada en los niños y jóvenes; evitar el uso nocivo del alcohol, el tabaco y hacer actividad física.

Una buena iniciativa tuvo lugar en 2017, cuando se instalaron en esta ciudad puestos con tensiómetros en las ferias y centros comerciales, con el objetivo de detectar hipertensos que no se acercaban a los centros de salud. Nos parece que, en el ámbito educativo, se podría enseñar a los niños hábitos saludables de alimentación, así como incentivar la actividad física, especialmente en estos tiempos de pandemia, donde la virtualidad obliga a pasar varias horas sentado y profundiza el sedentarismo. La educación siempre es el punto de partida para generar conciencia y prevenir las enfermedades.

Comentarios