La mitad de las mujeres no son dueñas de sus cuerpos - LA GACETA Tucumán

La mitad de las mujeres no son dueñas de sus cuerpos

El nuevo informe de población de ONU dice que 40 millones de personas viven como esclavos. Matrimonios forzados y negación de derechos.

19 Abr 2021
1

SIN AUTONOMÍA. La falta de atención a la salud sexual y reproductiva reduce la capacidad de decisión de las mujeres en gran parte del mundo. REUTERS

¿Cuántas mujeres y niñas pueden afirmar libremente que su cuerpo les pertenece? Esa es la pregunta sobre la que quiere echar luz el informe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), organismo de las Naciones Unidas que se encarga de la salud sexual y reproductiva. El informe aborda el desequilibrio por la falta de autonomía y de integridad en la que viven millones.

El Informe del Estado de la Población Mundial 2021 presentado por el UNFPA, publicado enb su página web y reporteado por la cadena CNN, concluye que no hay derecho más humano que el tener control sobre nuestro cuerpo, ya que este nos da la autonomía para dirigir nuestras vidas.

Expone la información obtenida hasta la fecha en 57 países sobre el indicador 5.6.1 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030. La mayoría de estos países se encuentran en África Subsahariana.

Según Natalia Kanem, secretaria general adjunta de las Naciones Unidas y directora ejecutiva del UNFPA, el informe “revela numerosas lagunas en materia de autonomía corporal; muchas de ellas se han agravado debido a la presión de la pandemia de covid-19. Ahora mismo, por ejemplo, la cifra de mujeres y niñas expuestas a la violencia por razón de género y a prácticas nocivas como el matrimonio precoz alcanza niveles sin precedentes”.

“Aunque los datos comprenden 1 de cada 4 países del mundo, muestran un panorama alarmante del estado de la autonomía corporal de mujeres y niñas: solo el 55% de ellas pueden tomar sus propias decisiones en todas las dimensiones de la autonomía corporal”, dice el UNFPA.

Es decir, sólo la mitad de las adolescentes y mujeres pueden tomar sus propias decisiones en materia de autonomía corporal

“A millones de personas se les niega su derecho a decir ‘no’ a las relaciones sexuales, a elegir con quién casarse, o a tener hijos en el momento que consideren adecuado. A muchas se les niega este derecho debido a su raza, su sexo, su orientación sexual, su edad o su capacidad”, dice el informe, llamado “Mi cuerpo me pertenece”. El título es más una expresión de anhelo y una declaración de principios que una realidad, si se considera los hallazgos que expone sobre los niveles de autodeterminación de la mujer en el mundo.

Este derecho inherente es para la mitad de las niñas y las mujeres del mundo un privilegio que no tienen, explica Harold Robinson, director regional para América Latina y el Caribe. “Una de cada cuatro niñas de nuestra región se casa o entra en una unión usurpada antes de los 18 años, exponiendo su salud y comprometiendo sus opciones futuras”, dice. Robinson también destaca la propensión en la región a los embarazos no planeados y a la negociación para intercambiar relaciones sexuales por un techo o un plato de comida.

Esclavitud y mutilación

“De cada 1.000 personas que hay en el mundo, más de cinco son víctimas de la esclavitud moderna”, dice el informe. Según los datos del UNFPA, 1 de cada 4 víctimas es un niño y más de 7 de cada 10 son mujeres.

Neus Bernabeu, asesora de género y juventud en la región dice que calculan que hay 40 millones de personas viviendo en esas situaciones. “Esclavitud es un término que denomina situaciones (trabajo forzoso, servidumbre por deudas, matrimonio forzado, trata de personas) y que afecta mayormente a mujeres y niños.

Las garantías constitucionales tampoco se aplican de manera igualitaria, reconoció el secretario general de las Naciones Unidas. El informe del UNFPA consigna que, a pesar de que en numerosos países existen garantías constitucionales en materia de igualdad de género, en el plano mundial las mujeres tienen, en promedio, solo el 75% de los derechos jurídicos de los hombres. Carecen del poder de cuestionar estas disparidades porque que su participación en las decisiones políticas es reducida.

“Si se eliminara la discriminación por razón de género en materia de ingresos, se generaría la asombrosa suma de 172 billones de dólares en capital humano y se podría ayudar a millones de personas a salir de la pobreza”, afirma el informe, citando al secretario general de las Naciones Unidas.

“En 2020, 4 millones de niñas todavía estaban en riesgo de verse sometidas a la mutilación genital femenina”, dice el informe.

Actualmente, unos 200 millones de mujeres y niñas viven con las consecuencias de la mutilación genital. El UNFPA estima que la pandemia de covid-19 “puede dar lugar a 2 millones de casos de mutilación genital femenina que de lo contrario se hubieran evitado”. (Especial)

Comentarios