La muerte de Viale logró superar la grieta, pero también cosechó críticas - LA GACETA Tucumán

La muerte de Viale logró superar la grieta, pero también cosechó críticas

De su familia sólo pudo asistir su hijo al funeral. Oficialismo y oposición lo recordaron con cariño.

13 Abr 2021
1

Un cortejo fúnebre acotado, con pocas personas y apenas algunos miembros de su familia tuvo el fallecido periodista Mauro Viale. Solamente su hijo, el también periodista Jonatan Viale, y su esposa, Micaela, pudieron despedirlo en nombre de la familia más cercana, ya que quienes habían estado con Viale los días previos a su internación, deben permanecer aislados. Los restos del periodista fueron trasladados al cementerio de La Tablada ayer al mediodía.

Ivana Viale, la otra hija, había estado con su papá el viernes, cuando él comenzó con los síntomas de la enfermedad. Por ese motivo, ella y su marido, que era el productor del programa que Mauro conducía en América, tuvieron que guardar aislamiento y no pudieron participar de la despedida. Tampoco pudo asistir Leonor Schwadron, esposa de Viale desde hacía casi 50 años, quien ni siquiera pudo acompañarlo durante sus días de internación en el Sanatorio Los Arcos.

Viale falleció el domingo repentinamente en el sanatorio Los Arcos, donde había ingresado el día antes, luego de presentar síntomas de coronavirus. Tenía 73 años.

El conductor había recibido el jueves la primera dosis de la vacuna contra la covid-19 y al día siguiente comenzó a sentirse mal, por lo que algunos atribuyeron su enfermedad a la misma vacuna. Uno de ellos fue el periodista Samuel “Chiche” Gelblung, que en el programa “El show de los escandalones” dijo, directamente, que a Viale “lo mató la vacuna”.

“No lo puedo creer todavía, no lo puedo entender. Tampoco sé exactamente lo que pasó, si una complicación de la vacuna o la trombosis. Nadie se cuidaba mejor el cuerpo que Mauro, que hacía gimnasia todos los días a las 6 de la mañana. No lo puedo creer, estoy demolido”, comenzó el periodista en diálogo con los presentadores. “No lo mató salir a laburar, lo mató aparentemente la vacuna. No sé qué carajo pasó. Un tipo sano, flaco, con todos los parámetros fantásticos”, arremetió Gelblung, uno de los grandes amigos de Viale.

“Hoy fui a vacunarme y lo primero que hicieron fue tomarme la temperatura. Ahí me avisaron que podía llegar a darme fiebre. Están meta llamarme para preguntarme si tuve fiebre porque es muy peligroso que la vacuna actúe con ese efecto secundario. No tengo fiebre”, había dicho el periodista la semana pasada luego de colocarse la primera dosis de la medicación preventiva.

Repercusiones

Las redes sociales se inundaron de saludos y de mensajes de condolencias hacia la familia de Viale. Dirigentes políticos de todas las banderas, en general, lo recordaron con buenas palabras y lamentaron su fallecimiento. Sin embargo, también salieron a la luz algunas críticas.

“Mauro Viale fue un hombre que ejerció el periodismo con su propia impronta. En lo personal, pierdo a alguien por quien sentí un profundo afecto y a quien siempre le reconocí el don de respetar la pluralidad. Mis condolencias a su familia y a quienes, como yo, lo han querido”, expresó en su cuenta de Twitter el presidente de la Nación, Alberto Fernández.

“Anoche no pude evitar recordar a Néstor durante unas vacaciones en Pinamar, atornillado frente al televisor todos los mediodías, para seguir ‘el programa de Mauro’ que abordaba un caso muy famoso”. Con esta breve anécdota y sin detallar de qué caso se trató, la vicepresidenta, Cristina Fernández, lo despidió en Twitter.

Desde la vereda de enfrente del oficialismo, Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de Gobierno porteño, también destacó su figura. Lo recordó como “una buena persona y un periodista que amaba su profesión y con una trayectoria única”.

El senador del radicalismo Luis Naidenoff, en tanto, dijo que Viale fue “un excelente profesional que marcó la historia del periodismo argentino” pero que era “ante todo, una gran persona”.

En el sector gremial también hubo saludos por la muerte de Viale. El cotitular de la CGT, Héctor Daer, publicó: “Un gran periodista que se nos va, de excelente profesionalismo. Siempre será recordado como parte de la historia de la televisión”.

Críticas

Sin embargo, entre tantos mensajes de afecto, hubo también algunas críticas y salieron a la luz archivos que recordaron a Viale desde otra perspectiva. Uno de ellos, el más cuestionado, fue el programa en el que entrevistó en 1997 a la actriz transexual Florencia de la V, a quien en reiteradas ocasiones durante el programa la desacreditó insistiendo en que se trataba de un “varón”, porque no se había realizado la operación para reasignarse el sexo. También fue insistente con la pregunta acerca de cómo se llamaba antes de su transición, pregunta que la actriz eludió y que Viale respondió “Cachito”. Muchos años después, Florencia de la V sostuvo que aquello no se trató de una entrevista, sino de violencia de género. También las redes se hicieron eco de la famosa pelea entre Viale y el empresario Alberto Samid, a quien acusó de haber avalado el atentado a la AMIA, hecho que terminó con puñetazos y patadas en pleno programa. Tras la muerte de Viale, y sin remordimientos, Samid dijo que con el tiempo comprendió que el periodista era “un provocador nato”.

Comentarios