Hasta en caballo llegaron para ponerse la dosis en Simoca - LA GACETA Tucumán

Hasta en caballo llegaron para ponerse la dosis en Simoca

El plan de inmunización del Gobierno avanza en toda la provincia.

26 Feb 2021 Por Rodolfo Casen
1

ESPERANZA. Berta Herrera, de 81 años, fue una de las que se vacunó.

En el interior tucumano se cumplió ayer la segunda jornada de vacunación contra la Covid-19 con un elevado índice de concurrencia. Los temores a las posibles reacciones que podrían tener las dosis que se aplican y los nervios que se suscitaron ante una experiencia sin precedentes, fueron superados gracias al personal de la salud.

Los mayores de 70 años, al igual que en el primer día, mostraron su ansiedad por ser vacunados y desde muy temprano comenzaron a arribar a los nodos montados por el Gobierno. En Simoca algunas personas de las zonas rurales se mostraron un poco más reacias a recibir la dosis, pero fueron obligadas a concurrir por sus hijos o nietos. Pero estos casos fueron excepcionales. “La verdad que yo no quería vacunarme por miedo a la reacción posterior. Es que consumo varios medicamentos por los achaques que tengo y pensé que uno más me podía hacer mal. Pero por suerte hasta ahora no me pasó nada. Fue mi hija la que me empujó a venir”, confesó doña Berta Herrera (81 años) de Pampa Mayo. En cambio doña María Yolanda Díaz (88 años), de El Puesto, asistió con entusiasmo al nodo ubicado en el Club Social y Deportivo Simoca, frente de la plaza principal. “Soy de bastante riesgo y esperé con mucha ansiedad recibir la vacuna. Pasé todo un año sin poder salir y llena de miedo al virus. Hoy me trajo mi nieto. Desde temprano le comencé a exigir que me acercara. Recibí la dosis y aunque tengo que esperar otra, comencé a sentirme más aliviada”, comentó la mujer. Jesús Espinoza (71 años), de Melcho, llegó al vacunatorio a caballo y se mostró animado ante la posibilidad de ser inmunizado contra el coronavirus. “Que haya aparecido una protección contra el virus es una bendición. No se puede vivir sin poder ver a los hijos, nietos y sin juntarse con amigos o vecinos. Había que cuidarse porque sabía de los estragos que hace la enfermedad. Muchos perdimos parientes o conocidos. Fue muy doloroso”, comentó el hombre.

A la espera

En la “Capital del sulky” y alrededores hay unas 3.000 personas mayores de 70 años que deben ser inoculadas. Con los de 60 años suman un poco más de 6.000. Por ahora, hasta que llegue un nuevo cargamento, se dispone de unas 500 dosis de la vacuna desarrollada por la universidad de Oxford y fabricada por la farmacéutica AstraZeneca. . “En los próximos días van a llegar más vacunas y de esa manera iremos ampliando esta campaña que hoy ya ingresó en una etapa más tranquila y sin los temores del primer día”, dijo el médico Raúl Alfredo Medina, director de Hospital Gómez Llueca y coordinador del nodo vacunatorio. “Afortunadamente todo se desarrolla con normalidad y en un clima de mucha colaboración. El municipio y el equipo de salud estamos integrados para dar respuestas adecuadas a toda la gente que comenzó a llegar para ser inmunizada. Estamos viviendo un hecho histórico”, añadió el profesional.

Trabajo en equipo

El edil Daniel Paz, integrante del COE Municipal, precisó que en el nodo local hay 60 personas del área salud y otros trabajadores de la intendencia. “El municipio está brindando todo el apoyo necesario para que esta campaña no tenga inconvenientes y se brinde a la gente toda la comodidad y asistencia necesaria”, precisó. El nodo de Simoca además de tener cinco núcleos de vacunación y un sector de recuperación, dispone de una sala de shock room con desfibrilador, para posibles casos de descompesación en vacunados. Por ahora no fue usada. A la par de la campaña de vacunación, el COE local, profundizó las tareas de control de las medidas de bioseguridad y otras que se dispusieron para evitar la propagación de la Covid-19. En los últimos días en la zona se reportaron 16 casos de contagios y un fallecido, pero no hay internados en el hospital de la ciudad.

Comentarios