Tiroteo en Villa 9 de Julio: “El barrio es un campo de batalla por la droga” - LA GACETA Tucumán

Tiroteo en Villa 9 de Julio: “El barrio es un campo de batalla por la droga”

Un joven de 26 años murió de un balazo y otros dos hombres resultaron heridos en un tiroteo que se registró en Villa 9 de Julio.

16 Dic 2020 Por Gustavo Rodríguez
1

AL AMANECER. Peritos se preparan a trabajar en el lugar del hecho.

El barrio San Roque es un laberinto de pasajes que está en el extremo norte de Villa 9 de Julio. El sonido de las balas volvió a despertar a sus vecinos. Otra vez un enfrentamiento entre dos grupos volvió a aterrorizar a sus habitantes. Un joven murió y dos sufrieron heridas en un choque que según los investigadores, estaría vinculado a la disputa territorial de dos organizaciones que se dedicarían al narcomenudeo. Es el tercer crimen que se produce por estas batallas por el dominio territorial en menos de dos años.

“Y aquí ya estamos acostumbrados a vivir así. Cada tanto uno se mete en la zona de otro y comienzan los tiros”, dijo doña Lucía, una mujer de cabellera blanca que habló a través de una ventana para que nadie la viera. “Ya perdí la cuenta de las familias que venden droga. Con el hambre que hay, muchos comenzaron a dedicarse a esto porque ganan muchísima plata. Por eso empiezan los problemas”, agregó la mujer.

Cerca de la 1 de ayer, un tal “Caco” y “Manzanita”, se presentaron en el domicilio de Gonzalo Ezequiel Figueroa (26 años) ubicada en un pasaje sin nombre a la altura de Wilde al 400. Allí comenzaron a discutir con él porque, según declararon los testigos, se negó a entregarles una importante suma de dinero. Una pariente del propietario les tomó fotos con un celular y amenazó con entregársela a los Policías. Los visitantes prometieron regresar para saldar cuentas. Y cumplieron con su palabra.

Los señalados, acompañados por al menos tres personas más, intentaron llegar hasta el mismo lugar, pero no se dieron cuenta de que eran esperados por otro grupo. Allí se produjo un tiroteo que duró varios minutos. “Parecía una película. Se escuchaban los ¡pum, pum, pum! como si nada. Luego gritos. Los vecinos estaban aterrados, no se animaron a ver qué estaba sucediendo”, contó Juan Carlos Martínez.

Cuando se silenciaron las armas, el resultado quedó a la vista. Gonzalo Figueroa había recibido un disparo y agonizaba en el piso. Su hermano, Julio Abel Figueroa (32), que supuestamente fue uno de los que fue a protegerlo, se retorcía del dolor por el balazo que había recibido en el estómago. Cristian Alejandro Mansilla también terminó con un balazo en un pie. Todos fueron trasladados al hospital Centro de Salud, donde falleció el primero.

“Después del tiroteo salieron todos corriendo. No hubo más muertos porque la suerte estuvo del lado de los vecinos. Pero sólo fue suerte. Algún día se volverán a cruzar y terminarán matando a algún inocente”, agregó Ramírez.

El fiscal Carlos Sale se hizo cargo de la investigación del crimen. Los hombres de la división Homicidios, al mando de los comisarios Jorge Dib, Diego Bernachi y Juana Estequiño, ya trabajan para dar con “Manzanita” y “Caco”, que se habrían ocultado en diferentes viviendas de Villa 9 de Julio. Hasta aquí, pese a las desmentidas de los familiares, se maneja una hipótesis: los sospechados se habrían presentado en la casa de la víctima para decirle que dejara de comercializar droga.

“Todo el barrio sabe quiénes son los que participaron en este hecho. Están metidos en la droga. La gente no le dirá nada a la Policía ni a la Justicia porque saben que los matarán. El barrio se ha convertido un campo de batalla por culpa de la droga”, concluyó Gonzalo H..

Comentarios