Causa IPV: detalles de las cuentas de Jiménez Augier - LA GACETA Tucumán

Causa IPV: detalles de las cuentas de Jiménez Augier

Al ex funcionario lo acusaron por enriquecimiento ilícito.

19 Oct 2020 Por Gustavo Rodríguez
1

“NADA IRREGULAR”. Dijo Jiménez Augier sobre el dinero descubierto. LA GACETA / ARCHIVO

Néstor Miguel Jiménez Augier era un funcionario de peso en el Instituto Provincial de la Vivienda y Desarrollo Urbano. De los cinco imputados que serán enjuiciados si prosperara el pedido de la fiscala Adriana Giannoni, será el único que, por ahora, no afrontará cargos por integrar la asociación ilícita que defraudó al Estado a través de la empresa Marán en el mejoramiento y la construcción de viviendas. Le formularon cargos por enriquecimiento ilícito. Lo increíble es cómo se llegó a descubrir el patrimonio del sospechoso.

Entre 2008 y 2015, en concepto de sueldos, el imputado logró ingresos por casi $ 1,8 millón, pero sólo habría utilizado $ 373.157. “Existen discordancias patrimoniales verificadas ante el consumo no justificado destinado a los gastos de subsistencia del acusado y su grupo y la suma de U$S 459.700 más $ 100.000 encontrados en una caja de seguridad de un banco”, explicó la fiscal en el planteo que realizó

1- Un polémico divorcio

Giannoni, en el principio de la investigación, comenzó a analizar la vida de los señalados Jiménez Augier, José Lucas Barrionuevo, Sebastián Alejandro y Darío Martín Nieva y del arquitecto Jorge Horacio Tapia. Descubrió que en una caja de seguridad de un banco tenía U$S 500.000 y $ 100.000. Y, en el proceso de divorcio que había llevado adelante encontró indicios para poder establecer el origen de esos fondos. Justamente, en el juicio del fuero civil, ubicó un escrito presentado por el abogado Alejandro Torres confirmando que el dinero era de Jiménez Augier y que no pertenecía a la sociedad conyugal, sino que se trataba de bienes gananciales independientes de su acción de separación.

El imputado se presenta en Tribunales para declarar cuál era el origen de esa importante suma de dinero. “El acusado cambió drásticamente su estrategia manifestando que en realidad tal dinero no era suyo sino que era de propiedad de Alvaro Cristian Arraya, estableciendo que dichos fondos llegaron a su cuenta bancaria mediante un contrato de custodia que celebró con el mencionado Arraya y que tal dinero provenía de ganancias del Quini 6, aportando como prueba dicho contrato y el boleto de Lotería ganador”, se puede leer en el requerimiento a elavación a juicio.

También quedó al descubierto que en el juicio por divorcio Arraya había solicitado la devolución de su dinero. Pero la estrategia defensiva del acusado sería rápidamente desacreditada por la investigación. Tanto es así, que Giannoni en su planteo señaló: “Jiménez Augier manipuló a su familia, a un sistema, a una sociedad, involucró a un individuo mediante engaños, todo ello con el fin de proteger el dinero que obtuvo ilegítimamente a costas del Estado”.

2- Los dichos de la esposa

La ex esposa del sospechoso Teresa Patricia Ávalos se presentó en tribunales a declarar en el marco de esta causa. Fue interrogada sobre distintas situaciones y ella contó con lujo de detalles cómo fue el proceso de divorcio.

Al ser interrogada sobre la existencia de la caja de seguridad, respondió: “no conocía nada de esto. Todo esto me causó asombro”. “Es claro que la testigo ha manifestado un total desconocimiento y sorpresa ante la vida secreta que mantuvo el imputado”, sostuvo Giannoni.

3- El escribano, otro testigo clave

Jiménez Augier, en la Justicia, dijo que no había nada irregular en la existencia de ese dinero, puesto que había quedado asentada en un acta realizada por un escribano público. Giannoni citó a declarar al notario. “No hubo nada de dinero de ningún tipo en ese acto. Ni yo, ni ningún empleado de la escribanía contó ninguna cantidad de dinero en ese acto. Simplemente fue un acto declarativo donde una de las partes establecía algo y la otra ratificaba lo dicho por la otra parte. Es extra protocolar, sale al tráfico jurídico, pero no queda ninguna constancia”, señaló el escribano Ernesto Padilla.

“Fue un acto sumamente informal, solo va una persona que dice algo y la otra persona ratifica los dichos, ni siquiera pueden decir que firmaron un contrato con ese acto porque son dos actos unilaterales”, agregó en su declaración. Otro dato importante: el escribano informó que en el acto no se hizo traspaso de dinero físico, sino que fue una mera declaración.

4- La palabra de arraya

“Las declaraciones testimoniales obtenidas resultan ser una prueba esencial que puso al descubierto la mendacidad del imputado. En efecto la coartada de Jiménez Augier se vio desarticulada no solo por prueba documental proveniente de un proceso judicial, sino por el propio testimonio de quien señaló como propietario del dinero que se encontró en su poder”, argumentó Giannoni.

Arraya declaró que en 2015, el sospechoso lo habló por divorcio porque tenía todos los ahorros de su vida en la caja de seguridad y que estaba en pleno disputa con su mujer. “Me pidió que yo diga que ese dinero era mío porque en el juicio le iban a quitar todo esa plata y que él estaba por hacer un arreglo extrajudicial con la esposa”, indicó.

Aclaró además que el 13 de abril de 2013 que el día 13 de abril del 2008 ganó el premio del Quini 6 (unos U$S 1,3 millón) y con eso realizó varias compras de inmuebles que alquila para subsistir. “El contrato de depósito se efectuó en una escribana de calle Santa Fe al 300 a pedido de Jiménez Augier donde me certificaron la firma creo, porque fue allí donde firme el contrato que después se presentó en el juzgado de Familia. Aclaro que el profesional que presentó los papeles en el juzgado de familia lo puso él. Sólo firmé los escritos a fin de que arreglara su situación con su esposa”, declaró.

“No niego que firmé porque si me hicieron firmar papeles de todo tipo y me decía una y otra vez que era para resguardar la plata de Jiménez Augier porque su señora le iba a quitar sus ahorros de toda la vida. Jamás lo llamé yo después de declarar aquí, nunca más hablamos, no lo quiero ni ver por el lío que me metió”, agregó en uno de los puntos más duros de su declaración como testigo.

5- Llegan los pedidos

Luego de que estallara el escándalo, Arraya confirmó que fue citado por Jiménez Augier al estudio del abogado Torres. “Yo creía que era por el tema del divorcio y concurrí. Allí me dijeron ambos que debía mantener lo que había firmado en la escribanía y me ofreció lo que quiera para mantenerme en la mentira y le dije que no”, declaró en sede judicial.

“Jiménez Augier fue a mi casa y me dijo que le pida lo que quiera. Le dije que no. Que diría toda la verdad en nombre de Dios y mi familia. Se quedó callado y le dije: ‘mirá el daño que me has causado’. Me respondió: ‘perdoname’. Es fue la última comunicación que tuve con él”, declaró.

Giannoni, en el pedido de elevación a juicio, brindó una opinión sobre el testimonio de Arraya: “ha dejado en evidencia que el dinero que Jiménez Augier intenta justificar en su nombre en realidad no es de su propiedad, sino que se trató en un principio de una maniobra para quitar tal monto del proceso de divorcio en el que se encontraba y terminó siendo una de las grandes pruebas del enriquecimiento ilícito en que el imputado en autos ha incurrido al no encontrarse declarado dicho monto bajo ningún aspecto”.

Comentarios