"No puedo reprocharme nada", dijo Suárez al despedirse del Barcelona

El delantero se mostró emocionado durante una conferencia. Con lágrimas, aseguró que se iba "orgulloso" y "satisfecho" por los seis años en el club español.

24 Sep 2020
1

Luis Suárez. FOTO TÉLAM

El delantero uruguayo, Luis Suárez, se despidió hoy del Barcelona. Emocionado, el goleador y amigo íntimo de Lionel Messi, aseguró que se va "orgulloso" y "satisfecho" por los seis años en el club español y, sobre todo, por los compañeros que tuvo a su lado, entre ellos el mejor jugador del mundo.

"Es muy difícil para mí. Quiero agradecer al club, que confió en mí tras un error que cometí antes de fichar. Siempre voy estar muy agradecido por el trato recibido", afirmó con la voz entrecortada al inicio de su intervención. El jugador recordó su llegada a la institución catalán, en el que debutó el 25 de octubre de 2014. Había cumplido la sanción por el mordisco que le había dado al italiano Giorgio Chiellini en el Mundial de Brasil.

"Dejo muchos amigos aquí. Además de un jugador, se va un ser humano que tiene sentimientos", añadió entre lágrimas, antes de mencionar el apoyo que recibió de su familia y de la hinchada “culé”.

Acompañado por Messi, Piqué, Sergi Roberto y Sergio Busquets - los cuatro capitanes del FC Barcelona-, además de Jordi Alba, el uruguayo quiso dejar a un lado los malos momentos y diferencias que pudo haber tenido con los directivos del Barcelona, e insistió en que se queda con los títulos conseguidos, recuerdos y logros que ni siquiera había imaginado alcanzar.

Se mostró orgulloso por el legado que dejaba como tercer máximo goleador de la historia, sin mostrar resentimientos por haber quedado marginado. Aunque, con corrección, deslizó que de la misma forma el club catalán debía aceptar la decisión de Messi de marcharse.

"Hay que aceptar cuando el jugador dice que no quiere seguir como cuando el club dice que no cuenta contigo. Es la realidad del fútbol", subrayó el futbolista charrúa, quien abandonó el conjunto azulgrana tras haber sido marginado del plantel por el DT holandés Ronald Koeman, pese a que él quería continuar.

Suárez, de 33 años, se va al Atlético de Madrid del DT argentino Diego "Cholo" Simeone, rival directo del Barcelona en la Liga española. Según afirmó, quiere demostrar que "puede seguir compitiendo".

"Hoy es mi despedida, no le voy a dar el gusto a nadie", dijo, preguntado sobre si reprochaba a alguien -en referencia al presidente Bartomeu o Koeman- la forma en que se gestionó su partida. "Siempre va a haber gente que esté de acuerdo o no. Es un tema que ya digerí, que ya acepté", aseguró.

"No puedo reprocharme nada, jugué con lesiones y eso lo valoro. Me voy orgulloso como tercer goleador de la historia", dijo Suárez. No obstante, reconoció que el proceso fue conflictivo: "fue un mes de locos, de decir cosas que uno no pensaba, se han inventado cosas, se filtraron cosas que no son verdades y eso indigna, pero debes alejarte de todo.

Sobre su relación con Messi, sostuvo que al llegar le decían "cuidado con Leo, que es delantero", y que "le hacía mal". Luego fue uno de sus mejores socios de Messi, junto con el brasileño Neymar. El uruguayo sumó 98 goles, detrás de Messi (704) y César Rodríguez (232). (Télam)

Comentarios