“Mi hermano quería visualizar el riesgo que corren los compañeros de la salud”

Alfredo “Pilolo” Amenábar recordó al médico fallecido el sábado por coronavirus. El respeto por los pacientes.

17 Sep 2020

La muerte de Jesús Amenábar conmovió a los tucumanos. No sólo por ser un médico que le puso el cuerpo al coronavirus y se comprometió desde el primer momento con los pacientes, sino que además fue una de las voces críticas de un sistema de salud que tiene una fuerte deuda con el personal a si cargo, económica y logísticamente. Desde que él falleció la polémica se trasladó a la calle y muchos fueron los que reclamaron que su nombre fuera el que estuviera en el actual Hospital de día Néstor Kirchner. Anoche, su hermano Alfredo, “Pilolo” como se lo conoce, también médico aunque ya jubilado, habló sobre Jesús y no quiso entrar en polémicas, pero dejó en claro que todo lo que Amenábar denunciaba era cierto y aún no se había hecho nada resolverlo.

Estas son las principales definiciones que Alfredo Amenábar le dio a los periodistas Carolina Servetto y Federico van Mameren anoche en “Panorama Tucumano”:

1-

“Se produjo un fenómeno inusual en Tucumán a raíz de esta desgracia. Nos sorprendió la repercusión de lo que sucedió. Causó tanta repercusión la muerte de Jesús... Estamos en una situación de crisis en Tucumán y en todo el mundo a causa de la pandemia y además aparte del problema sanitario hay un problema gravísimo económico y otro problema candente que es la inseguridad. Es decir salud, trabajo y seguridad comprometidas. Al ver que se produce la muerte de un medico que se dedicaba al hospital publico desde hace 27 años genera un sentimiento de solidaridad, de apoyo a esa persona, a esa familia que nos sorprendió muchísimo.

2-

Jesús no fue cualquier médico. Fue un médico que estuvo denunciando y luchando para que se mejoren las condiciones de seguridad durante la pandemia. Él venía denunciando la falta de seguridad de los trabajadores de la salud, eso caló hondo en la sociedad tucumana y después de que pasó lo que pasó salió mucho más a la luz

3-

Siempre hubo mucha gente que estivo protestando con él y que llevó adelante este movimiento con los autoconvocados con una repercusión tremenda. Yo también en esa época en este movimiento. Estuvimos casi tres años hasta conseguir que nuestros reclamos fueran escuchados, y en todo eso Jesús tuvo un papel protagónico. Era un hombre muy temperamental, no lo podían hacer callar de ninguna forma y se convirtió en una de las voces más representativas del Sitas en cuanto a los reclamos de los trabajadores de la salud. Fue siempre un médico de hospital público, le dedicaba mucho tiempo al hospital público...

4-

Jesús estaba frustrado, pero en nuestra familia somos descendientes de vascos, somos duros, y él no se rendía para nada.

5-

El quería poder visualizar el riesgo que corren los compañeros de la salud, la falta de insumos y de protección contra esta pandemia. Venimos reclamando que no se lo valora al trabajador de la salud, y cuando demostramos un papel protagónico heroico, en la atención de los pacientes, escatiman recursos y salarios para atribuir semejante altruismo. Todo el personal de los hospitales y quienes trabajan en cuidados críticos son personas que tienen una generosidad que es increíble, pero no reciben una remuneración adecuada y no tienen los resguardos necesarios, y eso produce un rechazo de la sociedad que excede a los trabajadores de la salud y la población también reclama.

DESTACADO. Amenábar era jefe de Cirugía del Hospital Centro de Salud.

6-

Jesús decidió internarse en el hospital donde trabajó desde hace 25 años, donde tiene médicos de todas las especialidades. Nunca dudé que iba a recibir la atención adecuada, en ningún momento se me ocurrió que podía estar mejor. Conozco a todos los médicos que son excelentes, a todo el personal de salud. Él estuvo en asistencia respiratoria mecánica, se recuperó, se estabilizó y luego de cinco o seis días estabilizados ocurrió un desenlace fatal imprevisto, súbito, que le causó la muerte

7-

Cuando nos enteramos nos causó mucha preocupación, era muy sano, nunca fumó, nunca tuvo alergias ni problemas respiratorios, siempre fue deportista, pero evidentemente en él el ataque de este virus fue muy grave

8-

Durante este tiempo él se cuidaba muchísimo. Nosotros hacíamos consultorio juntos, y cuando yo lo veía me reía. Usaba dos barbijos juntos, se lavaba las manos 500 veces al día, tenía todas las precauciones, más cuando llegaba a su casa y estaba con su esposa y con su hijo.

9-

A mi hermano no pudo importarle menos que le pongan su nombre al Kirchner, al Centro de Salud o al caps de Villa Carmela, al que fuera. Nosotros aprendimos de nuestro padre que no nos interesaba sobresalir con una placa o con una distinción. Pero esto (lo de pedir el cambio de nombre del Hospital Kirchner) se genero, comenzó como un deseo de la comunidad hospitalaria. Luego se tergiversa como suele suceder en nuestro país y quisieron sacar provecho y en eso no me meto, me importa poco la cuestión, no son decisiones que las puede tomar la comunidad hospitalaria, como debería. Me molesta tanto todo el desmanejo que se generó después de una voluntad genuina de los profesionales de la salud, que fueron lo que originaron la propuesta.

10-

Jesús fue una persona polifacética. Competíamos en natación, era autoexigente y con él y con los demás. Siempre quiso hacer todo al mejor nivel, esforzarse al máximo, con mucho tesón. Por ejemplo con la música. Amamos y practicábamos la música. El amaba la naturaleza. Hacía excursiones con otros médicos y amigos, iba en el caballo, señalaba los picos de las montañas y les preguntaba a ver si sabían el nombre. Fue una persona muy apasionado, muy vehemente, muy exigente, muy contestatario, pero también alegre, querible, cariñoso. Con un sentido de la amistad y de la solidaridad muy fuerte.

11-

Mi hermano era un médico que estaba disponible las 24 horas y eso el paciente lo valora muchísimo. Jesús era muy informado, era imposible que sucediera algo y que él no lo supiera. No le podías discutir porque de lo que hablaba tenía mucho información. Hablaba con la verdad y era muy difícil refutarlo. Por suerte nosotros no discutíamos mucho.

12-

El mensaje que deja tras su muerte es la de la entrega a los pacientes. Se preparó profesionalmente al mejor nivel con sus residencias, en Francia y vino a Tucumán, a su lugar de origen y brindó su ciencia, su capacidad, su tiempo, su sabiduría a quien lo necesitara. Por eso su muerte fue tan sentida. Y se lo va a extrañar mucho.

Comentarios