Todo es historia: cuando nadie podía ganarle a Atlético en el José Fierro

A fines de agosto de 2016, el “Decano” acumulaba 32 partidos invicto como local.

30 Ago 2020 Por Nicolás Iriarte
2

PROTAGONISTAS. Acosta, Nicolás Romat, “Pulguita” Rodríguez, Cristian Menéndez, Emanuel Molina (arriba), Juan Imbert, y Leandro González fueron claves en el invicto de 32 partidos.

Dos partidos. Ese es el tamaño del invicto que ostenta Atlético como local. Después de perder con Argentinos en febrero, empató los partidos siguientes ante Lanús y River. Ahora bien, ¿cómo una racha tan corta puede ser digna de mencionar? No es que quiera hacérsela pasar como un logro. En realidad, sirve para mirar con la suficiente perspectiva, quizás el invicto más largo en la historia del Monumental “José Fierro” que esta semana tuvo su cuarto aniversario.

El 27 de agosto de 2016, el “Decano” le ganaba 1 a 0 a Atlético de Rafaela con un golazo de Guillermo Acosta. Ese triunfo, en el inicio de la temporada de Primera 2016/17, llevó a 32 el número de partidos sin perder en su estadio. Una bestialidad de marca que se extendió a lo largo de cuatro torneos, dos categorías diferentes, 22 meses, un entrenador y un núcleo importante de jugadores “decanos”.

Tal vez ahora sea de utilidad el actual “invicto” de Atlético. No es que el de hoy sea un equipo vulnerable en su cancha, ni mucho menos. El equipo de Ricardo Zielinski sigue siendo respetado en Tucumán y la muestra más clara fue River en marzo: con todo su poderío, no pasó del empate y perdió el campeonato que hubiese conseguido con un triunfo. Sin embargo, la pequeña y eventual marca, sirve para graficar lo increíble del récord del equipo de Juan Manuel Azconzábal y lo difícil que es enfilar una seguidilla de esas características.

El comienzo

Todo empezó con Huracán. Ese equipo que parece estar dispuesto a propinarle derrotas aleccionadoras al “Decano”. La última fue en diciembre de 2014, cuando le ganó el desempate por el ascenso en Mendoza y pese a la tristeza y el dolor, el equipo resurgió hasta picos insospechables en ese momento. La derrota sirvió para no repetir viejos errores. Un mes atrás, el propio Huracán le ganó 2-1 en el Monumental y además de poner en jaque el ascenso, le enseñó que debía hacer respetar su casa. Lección aprendida número dos.

Luego llegarían 32 partidos seguidos sin perder: Patronato (0-0), Santamarina (4-1), Central Córdoba (Santiago) (1-1), Villa Dálmine (3-1), Instituto (3-1), Chacarita (2-1), Independiente Rivadavia (Mendoza) (2-0), Patronato (1-1), Douglas Haig (2-0), Estudiantes (San Luis) (1-0), Unión (Mar del Plata) (1-1), Boca Unidos (3-1), Gimnasia (Mendoza) (1-0), Ferro (3-0), Atlético Paraná (2-0), Guillermo Brown (Puerto Madryn) (0-0), Santamarina (2-1), Guaraní (3-0), Juventud Unida (Gualeguaychú) (2-0), All Boys (2-1), Gimnasia (Jujuy) (1-0), Sportivo Belgrano (2-0), Los Andes (5-0), Racing (2-1), Unión (2-0), Atlético de Rafaela (3-0), Aldosivi (1-1), Huracán (2-1), Defensa (3-1), Belgrano (2-1), San Martín (San Juan) (3-2), y el mencionado 1-0 a Rafaela (1-0).

Los primeros dos partidos de la racha pertenece al Torneo de Transición 2014 de la B Nacional, los siguientes 21, a la temporada 2015 de la B Nacional, los ocho que le siguen, al Torneo de Transición 2016 de Primera y el último, al de la temporada 2016/17, también de Primera.

Lo curioso (además de la racha en sí) fue que los 32 partidos fueron también los primeros 32 partidos como local de Azconzábal. El entrenador debutó en el 0-0 ante Patronato y demoró casi dos años en conocer su primera derrota como local, al frente del equipo.

El final

El invicto terminó el 18 de septiembre de 2016, cuando el “Decano” recibió a Estudiantes y sufrió una clase de definición de Carlos Auzqui. El “Pincha” ganó 2 a 0 con dos goles suyos y le puso fin a una seguidilla de la que estaba pendiente todo el torneo.

La racha incluso pudo haber terminado antes pero esa mística que creó el equipo durante ese período pareció ayudar a mantenerla, al menos hasta ese partido. La vez que más cerca estuvo de perder fue ante Aldosivi, en Primera. Perdía 0-1 y en tiempo de descuento, Cristian Menéndez empató el duelo. “Si se busca algo positivo es que no perdimos el invicto en casa”, declaró en ese entonces el “Polaco”, dando cuenta de lo importante que era para el equipo mantener ese invicto. “El punto nos sirve”, agregó Azconzábal.

Si Zielinski (que tiene sus propios récords) quiere igualarlo, le faltan 30 partidos como ya dijimos. No es imposible pero tras el repaso ya sabemos que es muy difícil.

Comentarios