La Corte suspendió la actividad presencial

La aparición de casos de covid entre empleados de los tribunales motivó a regresar a la modalidad de trabajo remoto.

25 Ago 2020 Por Juan Manuel Montero
1

SIN ATENCIÓN AL PÚBLICO. Por lo menos hasta el 6 de septiembre, las puertas de las oficinas permanecerán cerradas en los tribunales. la gaceta / foto de Ines Quinteros Orio

Vuelta atrás. Mientras desde el Gobierno resisten a la posibilidad de volver de fase a raíz del crecimiento exponencial de casos de coronavirus en la provincia, los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la provincia resolvieron ayer suspender todas actividades presenciales en los edificios del ámbito local. De esta manera, se regresará al trabajo bajo la modalidad remota, al menos durante 15 días.

El domingo, la secretaria general de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN), María Nélida Paz, había solicitado a las máximas autoridades del Poder Judicial que dispongan la suspensión de las actividades tribunalicias, como así también los plazos procesales y la no concurrencia en forma presencial de todos los agentes judiciales y profesionales del Palacio de Justicia, abarcando a todas las dependencias del Poder Judicial. Esto, ante el brote masivo de la covid-19 entre los agentes judiciales.

Los miembros de la Corte ya habían tenido que tomar determinaciones similares desde que se declaró la pandemia. De hecho, el 16 de marzo, mediante una acordada se había decidido restringir al máximo la atención al público por el plazo de dos semanas y sólo se atendieron casos de urgencia con guardias rotativas. Sin embargo, debido a recomendaciones del ministerio de Salud, esa modalidad se extendió hasta el 26 de mayo, cuando se decidió reabrir las oficinas con estrictos protocolos de seguridad.

Durante ese tiempo comenzó a utilizarse la modalidad remota, que incluyó audiencias y dictado de sentencias. El sistema en sí tuvo muchos problemas e incluso llevó a las autoridades del Colegio de Abogados a solicitar que se revea esta modalidad ya que el portal mediante el cual se llevaban adelante los trámites era muy lento, y solicitaron que coexistiera la modalidad remota con la presencial. A pesar de esto, los jueces del máximo tribunal defendieron el sistema.

El 4 de junio, en otra decisión objetada, esta vez por los propios empleados, la Corte resolvió suspender la fijación del receso de invierno para julio. Un mes después, los vocales resolvieron ampliar la modalidad de trabajo mixta, presencial y remota, del Poder Judicial hasta el 31 de julio y luego, mediante otra acordada esos plazos se extendieron.

Ayer, los cinco miembros de la Corte (en el caso del vocal decano Antonio Estofán fue con firma digital), resolvieron “que en aras de prevenir futuros casos resulta conveniente disponer que la modalidad de trabajo en el Poder Judicial de Tucumán sea exclusivamente de forma remota hasta el 06/9/2020. En ese período los plazos procesales de todas las causas en trámite continuarán abiertos y las/os magistradas/os habrán de disponer su suspensión en aquellas causas en las que consideren que la tramitación pudiere afectar derechos de las partes, asimismo, cuando fuere solicitada por alguna de las partes, por el Ministerio Público Fiscal o el Ministerio Pupilar y de la Defensa”. Agregaron: “Los/as Funcionarios/as de la Oficina de Oficiales de Justicia y de la Justicia de Paz que deban ejecutar en forma presencial las medidas ordenadas por los/as distintos/as Magistrados/as, en especial las del fuero de familia, deberán ser realizadas de acuerdo a un protocolo específico que a tal fin elaborarán el Cuerpo de Peritos Médicos y el Departamento de Higiene y Seguridad”.

De esta manera, desde hoy, ninguna de las dependencias judiciales atenderá al público.

Comentarios