La contracara de las noches de Lisboa

Bayern disfruta del éxito y el reconocimiento; Barcelona y PSG hacen borrón y cuenta nueva.

25 Ago 2020

A falta de fútbol local, el interés por el de Europa ha sido bastante mayor al habitual: la definición de la Champions y la de la Europa League sirvieron para alivianar la abstinencia por estos lares, donde hace casi medio año no rueda una pelota en forma oficial ni se puede ir a la cancha. Tucumán tampoco se mantuvo ajena a la pulseada entre Bayern Munich y Paris Saint Germain: muchos se inclinaron hacia el equipo francés, por sus tres argentinos -Di María, Paredes e Icardi- y por ser el más “débil” (si se puede llamar así a un club multimillonario que cuenta con Neymar y Kylian Mbappé), a la vez que otros prefirieron a la máquina bávara, por su fútbol dinámico, prolijo, de asfixiante presión en defensa y una estructura ofensiva profunda y efectiva (42 goles en 11 partidos). Entre las imágenes llamativas de la celebración estuvo la del goleador Robert Lewandowski, despertando junto a la “Orejona”, y la del trofeo pasando el escáner del aeropuerto muniqués. A ella se le sumó la que posteó Mauricio Serna, capitán del Boca derrotado por el Bayern en la Intercontinental 2001. “Qué lindo sería una revancha en condiciones normales”, reclamó “Chicho”, en alusión al polémico arbitraje del danés Kim Nielsen.

NO VA MÁS. Luis Suárez no está en los planes de renovación de Barcelona.

Sobre el futuro, la única certeza de los teutones es que no seguirán contando con Philippe Coutinho, que debe regresar a Barcelona. El nuevo DT, Ronald Koeman, quiere al brasileño en su proyecto de reconstrucción. Y es que el holandés no se anduvo con vueltas en sus primeros días al mando: avalado por la directiva y por el recuerdo fresco de la paliza ante Bayern, no le tembló el pulso para avisarle a Luis Suárez, tercer goleador histórico del club (198), que no lo tendrá en cuenta, así como tampoco a Ivan Rakitic, Antonio Vidal y Samuel Umtiti. La decisión de limpiar al uruguayo, socio y amigo de Lionel Messi, puede pesar en la evaluación que haga el 10 sobre si seguir o no en el club. De todas maneras, la salida de Suárez le abriría las puertas a la llegada de Lautaro Martínez. Distinto es el caso de PSG: la derrota ante Bayern no obsta a que haya redondeado una estupenda temporada, con título de liga y copa, y la primera final de Champions de su historia. Salvo las de Edinson Cavani y Thiago Silva, las caras seguirán siendo las mismas para la próxima temporada. El técnico Thomas Tuchel podrá seguir contando con Mbappé y Neymar -el brasileño ya no encuentra tan seductora la idea de volver a Barcelona- y el club tiene billetera para mantener la base y sumar algún otro refuerzo de categoría a fin de buscar un nuevo asalto europeo.

Comentarios