La mente se mantiene activa pese a la pausa

Lazarte y Viaña Silvetti “se bancan” los desafíos que impone el singular tiempo que se vive.

10 Jul 2020

“En estos momentos hay otros jugadores que están pensando en cómo ganarles”, reconoció Martín Mendoza. El entrenador de tenis adaptado comanda la preparación de Benjamín Viaña Silvetti y Gonzalo Lazarte, los dos tenistas tucumanos con presente de selección. En pausa sigue la competencia, pero no la mente de los deportistas que se desempeñan exitosamente sobre sus sillas de ruedas y no dejan de estar focalizados en volver de la mejor manera. “Sé que hasta fin de año no habrá ningún torneo. Toda la temporada se perdió, pero le voy a poner todas las ganas para que cuando podamos volver, lo haga de una manera potente y recupere rápido lo perdido”, anticipó Viaña Silvetti. “Me da pena porque había muchos torneos por jugar”, opinó Lazarte.

Ambos son compañeros de entrenamiento y también van al mismo colegio, el Santa Rosa. Viaña le pone más sustento al lamento de su amigo. “La pandemia fue un golpe duro porque se venía un salto internacional”, detalló el jovencito que sufrió una lesión medular tras un accidente automovilístico.

El tenista se refiere a los viajes a Brasil y Chile. Sucede que los buenos rendimientos en la temporada pasada los pusieron en los planes de la Asociación Argentina de Tenis Adaptado (AATA) que los había invitado a competir en esos países limítrofes. Con esas metas era que estaban entrenándose en las canchas del country de San Pablo, hasta que la covid-19 vino a alterar los planes de todo el planeta. La meta macro de los entrenamientos, hasta el momento y dependerá siempre de la evolución de la pandemia, está aplazada, ya que estaba programada para junio de 2021 en Cali, sede de los primeros Juegos Parapanamericanos Juveniles; para representar al país están preseleccionados.

“Ellos vienen bien. Sus buenos desempeños hicieron que la Asociación les ponga mucha atención”, explicó Mendoza. “A mi forma de ver, están entre los primeros preseleccionados”, agregó el entrenador.

Esa atención por parte de la AATA y de los rivales que tal como Rocky en la película deben tener una foto de Viaña y Lazarte en el espejo de su cuarto para pensar todo el tiempo en cómo ganarles, se generó a partir de sus actuaciones en los torneos “Miguel Zúñiga Memorial Open” y “Cañuelas Open”, los torneos de la modalidad adaptada que se hacen en el país.

EXITOSO. En el “Miguel Zúñiga Memorial Open”, Viaña Silvetti obtuvo el título en Juniors singles y dos coronas en dobles.

En el medio del Zúñiga, entre fines de enero y principio de febrero, pudieron concentrar en el Cenard y seguir sumando horas de alto rendimiento, tal como les gusta a ambos. “Aprendemos mucho compitiendo”, insiste Lazarte, que sufre parapecia espástica (puede caminar y correr, pero con dificultad) demostrando que el parate para él es muy difícil de sobrellevar.

Las enseñanzas de competencia para Viaña también son irremplazables. “Es ganar experiencia porque aprendemos mejor cómo tenemos que ser en la cancha, pero por sobre todo los tipos de jugadores que hay”, analizó Viaña. “Yo me banco no competir”, dice Gonzalo, pese a su lamento por las suspensiones. “Habrá que entrenarse cuando se pueda y esperar”, afirmó Benjamín.

Mientras tanto tienen en claro qué es lo que hay que hacer por estos días. “Si me va mal en el colegio me matan, je”, afirmó Viaña Silvetti. En ese sentido el entrenador destacó el compromiso de los dos. “Si no les va bien no entrenamos. De ellos mismos nace el: ‘che Martín tengo una prueba…’. Entonces reprogramamos el entrenamiento. Más allá de que ellos puedan llegar a vivir de esto, la carrera de un deportista tiene un límite físico. Tienen que ser profesionales además de jugadores. Si no les va bien no entrenamos”, estableció Mendoza.

No es un equilibrio fácil de mantener. Ellos lo saben y desde afuera también se lo percibe así. “Cuando cuento que juego en alto rendimiento me da vergüenza. A veces, no me creen porque no entienden que alguien compita a tan poca edad”, contó “Benja”. Lazarte, por su parte, recibe las mismas reacciones. “Es medio raro. Somos muy chicos, no es que no me creen, sino que les parece raro”, destacó el jugador.

Comentarios