Enfermedades de invierno: cuidarnos de covid-19 previene también neumonías y bronquiolitis

Medidas de higiene y vacunación deberían ser hábitos para toda la vida. Datos de Tucumán. Las infecciones no respiratorias.

11 Jun 2020 Por Claudia Nicolini
1

PREVENCIÓN. Las mismas medidas que sirven contra covid-19 nos cuidan de muchas otras enfermedades.

En cuanto termina de instalarse el frío, un clásico en el Hospital de Niños (por dar sólo un ejemplo) son los chiquillos internados por bronquiolitis y las familias desesperando en los pasillos. Pero este año las cifras de muchas enfermedades infecciosas serán más bajas en el país. De hecho, es lo que declaró a Télam Ana Putruele, jefa de la División Neumonología del Hospital de Clínicas de Buenos Aires: “este año habrá menos casos de neumonía y otras enfermedades respiratorias gracias a las medidas adoptadas para evitar la transmisión del coronavirus, y al aumento de la vacunación antigripal y antineumocóquica”.

Es, en el marco de la pandemia, una buena noticia, porque, como resaltó la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, las enfermedades respiratorias dejan en mayor riesgo de infección grave por covid-19. “También es un desafío para los sistemas de salud sobrecargados. Es probable que neumonía y coronavirus convivan, pero suponemos que este año va a haber mucho menos casos, porque la gente se cuidó mucho, se vacunó más y el aislamiento favorece la disminución de casos”, agregó Putruele.

Entre nosotros

“No sólo bajarán (de hecho, ya bajaron) las infecciones respiratorias -le aseguró Rogelio Cali, jefe de Epidemiología del Siprosa a LA GACETA-. Las medidas básicas, como el lavado frecuente de manos, han bajado también la cantidad de personas con meningitis, con diarreas...”.

“El lavado de manos y la higiene respiratoria (ventilación, uso del pliegue del codo para toser y/o estornudar, evitar grandes concentraciones de gente en ambientes cerrados) inciden en un sinnúmero de enfermedades -agrega-; lo recomendamos siempre, en todas las campañas de educación sanitaria, pero no se logra con tanta eficacia como este año”.

Esta suerte de “ataque” de medidas de prevención -cuenta Cali- no es nuevo, pero sí más masivo. “Pasó algo semejante en 2009, con la gripe A. También ahora parece que la gente se asustó, ojalá sea lo suficiente. Sería muy bueno que estos hábitos hayan llegado para quedarse”, añadió.

Es que las cifras son contundentes: al comparar la misma semana epidemiológica (la 22, que corresponde a la última de mayo) en 2020 hubo 719 casos de bronquiolitis, contra 1.179 de 2019; 4.945 de enfermedades tipo influenza (ETI), contra 10.336 del año pasado, y 609 de neumonía, contra 1.376.

También lo son las cifras de vacunación. “Desde que empezamos con la campaña antigripal, a principios de abril, la cantidad de inmunizaciones de adultos mayores de 65 años aumentó el 114% respecto de todo 2019 (90.853 contra 42.511 de 2019)”, informa por su parte Ricardo Cortez, director de Inmunizaciones del Siprosa.

“De hecho ya se vacunaron casi 70.000 personas más que en todo el año pasado. Ver cómo una enfermedad para la que no hay vacunas mata tanta gente hizo que se tomara conciencia de la importancia de protegerse de aquellas para las que sí las hay”, agrega.

Cifras nacionales

Según el último Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud de la Nación, las notificaciones clínicas en todo el país de la Enfermedad Tipo Influenza (ETI), bronquiolitis en menores de 2 años y neumonía se encuentran muy por debajo de las esperadas. A la semana epidemiológica 19 del 2020, la de fines de abril, se habían notificado estos datos: ETI, 47% menos; neumonía, 53% menos; y bronquiolitis en menores de 2 años, 70,5% menos.

Temas

Coronavirus
Comentarios